Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Auditar al auditor: el conflicto en la ASF pone en duda su lucha anticorrupción

Tras los cambios al reglamento interno y la renuncia de un auditor especial, quien señala que se hacen menos revisiones y se presentan menos denuncias, diputados piden revisar al órgano fiscalizador.
vie 19 noviembre 2021 11:59 PM
David Colmenares
David Colmenares asumió la titularidad de la ASF en marzo de 2018.

La confianza en la Auditoría Superior de la Federación (ASF) como uno de los pilares de la lucha contra la corrupción está en entredicho: una reforma a su reglamento interno y una renuncia reciente han puesto bajo la lupa al principal órgano fiscalizador del país.

Pero en realidad, los cuestionamientos a la gestión de David Colmenares no son nuevos. Desde que el auditor asumió el cargo en marzo de 2018, la institución ha enfrentado críticas por aspectos como la reducción en el número de auditorías realizadas anualmente, la escasa presentación de denuncias penales, o bien, la posible inconsistencia en sus resultados.

Publicidad

Ahora, según lo denuncia del exauditor especial de Cumplimiento Financiero, Gerardo Lozano Dubernard, a esto se suma la posible existencia de una estrategia para entorpecer la presentación de denuncias penales ante la Fiscalía Anticorrupción.

¿Por qué la ASF está bajo la mira?

La semana pasada, Lozano alertó a los diputados de la Comisión de Vigilancia de la ASF que las reformas al reglamento interno, vigentes desde el 26 de agosto, abrirían la puerta a decisiones arbitrarias y opacas.

En nueva carta el 11 de noviembre, renunció al cargo a partir del día 16, inconforme con esa reforma reglamentaria, pues, a su juicio, concentraría en una sola área auditora la facultad de decidir cuándo se declaran solventadas las observaciones de la ASF o cuándo llevan a denuncias penales.

A decir del exfuncionario, esas decisiones recaerían en exclusiva en el titular de la Auditoría Especial de Seguimiento, Informes e Investigación, Nemesio Arturo Ibáñez Aguirre, cercano a Colmenares.

Antes de la reforma, las cuatro áreas auditoras de la ASF tenían la atribución de presentar denuncias penales y de colaborar en procesos, “tanto en la etapa de investigación como en la judicial”. Esas áreas eran la Auditoría Especial de Cumplimiento Financiero, la Especial de Desempeño, la Especial de Gasto Federalizado y la Especial de Seguimiento.

En ese contexto, Lozano afirma que hay una tendencia a reducir las denuncias penales ante casos de irregularidades, mientras que la ASF ha asegurado que la reforma reglamentaria es solo una reestructuración para mejorar su trabajo.

¿Qué hay de cierto en las acusaciones?

Según el mismo Colmenares, la Auditoría Especial de Seguimiento, el área acusada por Lozano, es parte de “la nueva visión y proyectos estratégicos” de la ASF.

Hacia esa área se han transferido los expedientes de las demás unidades administrativas auditoras y, tan solo en cinco meses, de octubre de 2018 cuando fue creada a febrero de 2019, procesó 4,447 acciones, un promedio de 889 al mes.

El 20 febrero de 2019, Colmenares reportó a diputados que el objetivo de esa nueva área es dar seguimiento especializado a los casos y desahogarlos.

¿La ASF obstruye denuncias contra funcionarios de AMLO?

Colmenares asumió el cargo en marzo de 2018. Desde entonces y hasta el corte del 3 de noviembre, se han presentado 186 denuncias, todas sobre irregularidades detectadas en el ejercicio de recursos de administraciones pasadas, y más de la mitad de ellas se ha presentado con base en revisiones realizadas por su antecesor en la ASF, Juan Manuel Portal.

Respecto de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, la ASF ya revisó la Cuenta Pública 2019, su primer año de gobierno, y aún revisa una parte de la Cuenta Pública correspondiente a 2020, pero la mayor parte de los resultados de estas últimas (64%) será presentada hasta febrero de 2022.

Así, hasta el momento ninguna denuncia se ha presentado contra funcionarios de la actual administración.

Publicidad

Según la versión de Lozano, al irse dejó tres dictámenes técnicos para denuncias penales pendientes y 66 dictámenes técnicos con observaciones por 21,000 millones de pesos.

Por eso, diputados han urgido a presentar denuncias en donde se hayan acreditado irregularidades.

“De nada sirve que haga auditorías si no arrojan resultados, y los resultados son evidencias de irregularidades para poder presentar denuncias de hechos. De lo contrario, sus auditorías son políticas”, afirma la diputada Inés Parra Juárez, de Morena.

“Lo que queda claro es que ya no genera confianza. No podemos seguir con un auditor omiso y evasivo”, sostiene la secretaria de la Comisión de Vigilancia de la ASF, en una postura que no es la del resto de su bancada.

La reforma denunciada por Lozano “demuestra que Colmenares no quiere entrar a fondo en el combate a la corrupción”, por lo que debe renunciar, sostiene la morenista.

(El auditor David Colmenares) solo simula luchar contra los corruptos”.
Inés Parra Juárez, diputada de Morena

El diputado Héctor Saúl Téllez, del PAN, expone que, si bien su bancada está por fortalecer a la ASF, sí debe revisarse qué ocurre.

“Es preocupante que (Lozano) denuncie que hay más de 21,000 millones de pesos con observaciones, con posibles desvíos que posiblemente pueden terminar en actos de corrupción, y que no se han ejercido las acciones, los pliegos sancionatorios en materia administrativa o en materia penal”, advierte.

El monto total observado en la Cuenta Pública 2019 ascendió a 100,914 millones de pesos y se han reintegrado 1,517 millones, por lo que quedan pendientes de resarcirse 99,396 millones, expone el panista.

Entre los pendientes de la Auditoría Especial de Seguimiento están observaciones por solventar por 3,215 millones ejercidos en programas sociales. Por ejemplo, 126 millones observados en Jóvenes Construyendo el Futuro, 263 millones en Becas del Bienestar Benito Juárez, 1,832 millones en Sembrando Vida y 992 millones de la pensión para adultos mayores.

¿La ASF ha reducido las auditorías a AMLO?

Las auditorías aplicadas a la Cuenta Pública 2017, el penúltimo año del expresidente Enrique Peña Nieto, fueron 1,675, y las realizadas para 2018, el último año del sexenio, llegaron a 1,808.

En ambos casos, el Programa Anual de Auditorías fue autorizado por el entonces auditor Portal, bajo cuya gestión se detectó la contratación de empresas fantasma para el desvío millonario de recursos públicos, en casos emblemáticos de corrupción como “La estafa maestra”.

Publicidad

Pero tras la llegada de Colmenares en 2018, las revisiones al ejercicio del gasto para 2019, el primer año de López Obrador, cayeron en 25%: hubo 450 auditorías menos, se realizaron solo 1,358.

Para la Cuenta Pública 2020, el segundo año de López Obrador, sí aumentaron las revisiones en 265 (19.5%), para un total de 1,623 auditorías, una parte de las cuales está en curso. En todo caso, la cifra no iguala las del sexenio de Peña.

El diputado de MC Salomón Chertorivski alerta que debieron programarse más revisiones y no menos para el ejercicio de 2019.

“Sí tenemos la preocupación de que en 2019, con tantos programas relevantes, con tantos cambios, una mayor cantidad de auditorías sobre todo forenses era fundamental”, dice.

Sin embargo, expresa su voto de confianza a la ASF y al auditor Colmenares, y descarta que haya una estrategia deliberada para reducir auditorías con el fin de disminuir observaciones, denuncias y señalamientos de corrupción al actual gobierno.

No podría afirmar eso, yo confío en el profesionalismo de la ASF como institución, en su seriedad y profesionalismo”.
Salomón Chertorivski, diputado de MC

Según el Informe de Avances sobre la Implementación del Sistema Nacional de Fiscalización de México, elaborado en 2018 por la OCDE, tras la revisión del actuar de la ASF, la reducción en el número de auditorías se explicaría por una nueva visión “para mejorar su selección y programación de auditorías”.

“(Para 2018) la ASF logró una reducción del 12.3% en el número de auditorías. Esto demuestra el progreso en la reducción del número de auditorías realizadas y el enfoque en el valor cualitativo”, dice el documento.

¿El auditor Colmenares es afín a un partido?

Colmenares es economista de la UNAM y fue en la ASF, en tiempos de Portal, auditor especial de Gasto Federalizado, en 2013. Fue funcionario de Liconsa de 1995 a 1998.

Durante todo el sexenio de Heladio Ramírez, militante del PRI y quien fue gobernador de Oaxaca de 1986 a 1992, fue su secretario de Finanzas.

En 2000, a la llegada del panista Vicente Fox a la presidencia de México, fue titular de la Unidad de Coordinación con Entidades Federativas de la Secretaría de Hacienda, responsable de la entrega de recursos del Ramo 23, años después cuestionado y tachado de “fondo de los moches” en la asignación de recursos a los gobiernos locales.

Publicidad

El ahora auditor fue designado con más de dos meses de retraso, en marzo de 2018, por mayoría calificada de 377 votos de la 63 Legislatura de la Cámara de Diputados. Fue una elección secreta, mediante cédula y en urna.

Colmenares tuvo el apoyo de PAN, PRI, Morena, MC y PVEM, y tras su elección hubo en el pleno festejo en el tricolor.

El entonces diputado del PRD Guadalupe Acosta Naranjo dejó evidencia de ello al alertar desde su curul: “La ovación del PRI nos dice el tamaño de la dependencia del que acabamos de nombrar”. El exdiputado federal de MC Jonabad Martínez también expuso su preocupación de que “el nuevo auditor piense que tiene un compromiso con el PRI o con Morena”.

La ASF y sus controversias

A la llegada de Colmenares a la ASF, fueron destituidos tres auditores que fungieron durante la gestión de Portal y bajo cuyas revisiones se detectaron casos emblemáticos de la corrupción en México.

Salieron de la institución Salim Arturo Orci Magaña, auditor de Gasto Federalizado; Javier Pérez Saavedra, auditor especial de Cumplimiento Financiero, y Muna Dora Buchahin, de la Auditoría Forense.

En el caso de Buchahin, quien documentó las irregularidades que derivaron en el caso de “La estafa maestra”, la ASF aseguró que esta exfuncionaria incurrió en anomalías y anunció una investigación.

Hasta la fecha nada ha sido comprobado y la exfuncionaria señaló que su salida tuvo como fin impedir auditorías para sancionar a responsables de casos de corrupción y detectar más casos.

Regaño presidencial

En febrero de este año, en la entrega de resultados sobre el primer año del gobierno de López Obrador, la ASF determinó que el costo de la cancelación del aeropuerto de Texcoco ascendió a 331,996 millones de pesos.

El 22 de febrero, en su conferencia mañanera, López Obrador corrigió a la ASF y la acusó de prestarse a “campañas” en su contra.

“Exageran, no solo eso, están mal sus datos, yo tengo otros datos y se va a informar aquí, y ojalá lo hagan ellos, los de la ASF, porque le están dando mal la información a nuestros adversarios”, dijo.

Horas después de ese regaño presidencial, la ASF informó en un comunicado que sí había un error de metodología en su revisión.

Colmenares fue citado a comparecer ante la Comisión de Vigilancia de la ASF, en tanto que se dio a conocer que Agustín Caso Raphael, auditor especial de Desempeño responsable de la revisión al aeropuerto, fue separado del cargo el viernes 26 de febrero.

En su comparecencia ante diputados, Morena y PT demandaron la renuncia de Colmenares por “el dolo” en el reporte sobre el aeropuerto, y el diputado morenista Marco Antonio Andrade Zavala aseguró que hay denuncias de posible corrupción y tráfico de influencias contra Colmenares.

El caso dejó de atraer reflectores una vez que la ASF dio a conocer en mayo pasado que el costo de cancelar la obra en Texcoco fue de 113,327 millones de pesos, cifra ya cercana a los 100 millones que el presidente estimó.

Sin embargo, todavía sigue su curso una investigación interna en la ASF, según reportó en octubre el líder de Morena en la Cámara, Ignacio Mier.

Caso Raphael sigue separado del cargo, en tanto que renunció Donald Pieter Poucel, exdirector de Auditoría al Desempeño Económico. Además, también está pendiente una solicitud formal del PT para proceder a la destitución del auditor.

Publicidad
Publicidad