Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

En la palma de la mano: jóvenes crean miniaturas del transporte chilango

Eduardo y Leonardo son dos apasionados del transporte público de la CDMX y se dedican a reproducir a escala, trenes, camiones, microbuses y otros transportes que han rodado en la ciudad.
dom 26 junio 2022 11:59 PM

Leonardo Hernández y Eduardo Vázquez se dedican a crear versiones del Metro –y otros medios de transporte de la Ciudad de México– que caben en la palma de la mano.

Se conocieron por Facebook al compartir la pasión por el transporte chilango, interés que surgió desde su niñez y ahora han convertido en un trabajo con "La ciudad de miniatura", donde ofrecen los modelos a la venta.

Publicidad

Leonardo es el experto en las miniaturas de vehículos del transporte público, pues ha recreado desde microbuses hasta trenes del Metro, cada uno con atención al detalle para que sean un retrato de los originales, pero a escala 1 a 32.

“He realizado muchos modelos (...) desde los 80 hasta ahora han pasado 40 años y ha habido muchos cambios, desde la quiebra de la Ruta 100, desde la creación del RTP, la creación de Metrobús también en 2005 y ahora con el nuevo Cablebús en 2021”, cuenta.

Su interés surgió desde niño en los recorridos en RTP que hacía junto a su madre y fue en la escuela cuando hizo sus primeros modelos de un vagón del ‘gusano naranja’ que recorre en 226 kilómetros de vías la ciudad.

“Todo viene desde un hobby y desde mi afición al transporte público desde pequeño; siempre me ha gustado el tema de los autobuses, del Metro, de los microbuses.

“En la secundaria empecé a hacer maquetas de casas en el Taller de Diseño Arquitectónico, entonces se me ocurrió ‘no será tan difícil hacer un modelo a escala de un transporte’”, relata en entrevista.

Leonardo señala que la reproducción de cada vehículo es de 8 a 10 días de trabajo.

 

A Eduardo le cautivó la iconografía del Metro, aquellas figuras que identifican cada una de las 195 estaciones, cuyo diseño se inspiró en el de las Olimpiadas de 1968 y estuvieron a cargo del diseñador Lance Wyman.

“Es una afición de toda la vida. De pequeño yo viví en la colonia Guerrero, entonces usábamos constantemente el Metro, fue algo que me gustó desde entonces, su iconografía, los trenes, los sonidos.

La primera estela que hizo fue en realidad de una estación imaginaria, la cual creó como un regalo.

“Desarrollando un regalo para mi pareja en ese momento hice una estela del Metro, se me ocurrió, los señalamientos, creo que nadie ha hecho nada de eso”, comenta.

Eduardo reproduce las estelas de las estaciones del Metro, mismas que ya le encargan como recuerdo de la CDMX y que ya ha enviado a varios países.

Ahora Eduardo reproduce las estelas de las estaciones que las personas le pidan y también realiza encargos especiales con nombres de estaciones inventados con iconografías especiales o fotografías. Cada una de las estelas lleva entre 6 y 10 horas de trabajo, según la complejidad de la misma.

Algunos de sus clientes han trabajado en el Metro, mientras otros son chilangos que han cambiado de hogar pero buscan llevar un pedazo de la Ciudad de México consigo a donde vayan.

Muchas personas que viven en los estados, señala Eduardo, piden su estación como un recuerdo de épocas pasadas." 'Aquí viví mucho tiempo, era la estación que tomaba cuando iba a estudiar’, me dicen".

“Ha habido (clientes) en el extranjero a Canadá, a Estados Unidos, a Colombia, a Francia, a Alemania, donde han pedido también los modelos de las estelas. Precisamente hay gente que ya está en otro lugar o alguna cuestión y ahora sí que es el recuerdo del Metro, es el ícono de nuestra ciudad”, dice Eduardo.

 

Trabajo en conjunto

Eduardo y Leonardo han trabajado juntos desde 2019, cuando abrieron "La ciudad en miniatura" en Facebook y afirman que la cualidad que los distingue es la investigación que se hace antes de hacer la escala.

La idea es tener todos los detalles para que luzcan idénticos y para plasmar cómo se veía el logo de una estación en cierto año específico o recrear vehículos que han desaparecido de las calles de la ciudad como los camiones que eran conocidos como ‘chimecos’.

“Todo lleva una investigación histórica, desde tener las medidas exactas del modelo con una ficha técnica; cuánto mide de largo en el caso de los vagones del Metro que miden aproximadamente 17 metros de largo, saber detalles como el color de los interiores, el grosor de las gomas de la puertas, detalles muy específicos”, señala Leonardo.

Si deseas tener en tu cada una de las reproducciones que realizan Eduardo y Leonardo, puedes contactarlos a través de esta página de Facebook .

Publicidad
Publicidad