Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

No suspender fiestas y eventos en la CDMX, "una apuesta peligrosa" ante Ómicron

Frente a las festividades de Navidad y Año Nuevo, expertos en salud consideran riesgoso que el gobierno capitalino no active restricciones para prevenir casos de la nueva variante de COVID-19.
mié 22 diciembre 2021 02:47 PM
(Capitalinos se congregan en el Zócalo de la CMDX para visitar las atracciones navideñas)
En el Zócalo capitalino, el gobierno local desplegó una verbena navideña.

La decisión de la jefa de gobierno capitalina, Claudia Sheinbaum, sobre no suspender actividades en la Ciudad de México frente a la variante Ómicron de COVID-19, e incluso seguir con eventos masivos privados y públicos como la verbena navideña en el Zócalo, representa "una apuesta peligrosa", advierten especialistas en salud.

Malaquías López Cervantes, doctor en Salud Pública por la UNAM, considera "un error" la postura del gobierno capitalino, luego de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) alertara sobre la rápida propagación de esta variante y su capacidad de infectar a personas vacunadas o que ya han enfermado.

Publicidad

"El riesgo es muy alto. Contrasta ver que en otros lugares, como es el Reino Unido, aparezca el primer ministro (Boris Johnson) diciendo que deben tener muchas precauciones, limitar la actividad social, y aquí se festeja en el sentido contrario", dice en entrevista.

"Se apuesta a que los casos de la enfermedad van a ser muy leves, a que no pasa nada. Creo que es un error", expone.

Rafael Bojalil Parra, investigador del Departamento de Atención a la Salud de la UAM Xochimilco, considera que hasta el momento existe poca información, en especial debido a la disminución de pruebas de COVID-19 en la ciudad.

En enero se llegaron a aplicar hasta 27,164 pruebas en un día, de acuerdo con el portal Our World in Data, mientras este 19 de diciembre se aplicaron apenas 642, según el reporte diario del gobierno capitalino.

"Eso no quiere decir que sean la totalidad de los casos, son los detectados, y estamos haciendo muy pocas pruebas. Estamos haciendo pruebas más o menos al nivel de los primeros meses de la pandemia en 2020", indica el académico de la UAM.

Otro factor en juego es el incremento de casos de esta variante en Estados Unidos.

"El virus no requiere pasaporte. Si en Estados Unidos el 73% de sus casos son Ómicron, lo lógico es que muy pronto tengamos aquí la gran mayoría de nuestros casos por esta variante. Esto se debe a que es mucho más contagiosa que Delta, que hasta el momento era la más contagiosa", señala Bojalil.

Publicidad

López Cervantes señala que la falta de una relación entre los casos de esta variante que han sido detectados en la ciudad puede reflejar que ya existe una propagación comunitaria.

"La única posibilidad de contagio ha sido en la comunidad y, si esto es cierto, quiere decir que el virus anda corriendo libremente por la comunidad", advierte.

En la ciudad se ha vacunado con esquema completo al 95% de los habitantes mayores de 18 años y se avanza en el refuerzo para adultos de 60 años en adelante, el cual ha sido aplicado al 30%.

Mientras, entre adolescentes de 15 a 17 años, 91% tiene la primera dosis, y entre menores de 12 a 17 años con comorbilidades graves, 99% ya recibió una de dos dosis.

"En general, se considera en el mundo que las vacunas son la única esperanza que uno podría tener con firmeza en estos momentos; en ese sentido, que la población esté vacunada es muy favorable", dice López Cervantes.

"Hay evidencia de que personas que ya han sido vacunadas o tuvieron COVID-19 se están contagiando con la variante Ómicron. Aun cuando se trate de casos medio leves, tarde o temprano el virus va a encontrar su camino para llegar a personas que por algún motivo son más susceptibles y, por esa razón, van a ser atacadas con mayor intensidad", agrega.

Entre las personas vulnerables están aquellas con esquemas de vacunación incompletos o las vacunadas hace tiempo y sin refuerzo, que además tienen alguna comorbilidad.

Publicidad

Bojalil explica que esta variante puede evadir la protección brindada por las vacunas, según la evidencia hasta ahora encontrada.

"Sabemos que las mutaciones de la proteína de la espícula de Ómicron son numerosas y eso parece ser que provoca que puedan evadir la respuesta inmune inducida, tanto por infecciones previas como por vacunación previa. Entonces, el decir 'no va a pasar nada' es una apuesta, peligrosa, por cierto", señala.

Para el investigador de la UAM, a mediados de enero se podría ver un repunte importante en la pandemia, por lo que considera necesario cancelar eventos masivos de forma preventiva.

"Actuar después de que veamos un repunte me parece que no es la mejor estrategia", sostiene.

Publicidad
Publicidad