Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

"Mercaditas feministas" desafían la prohibición de vender en el Metro de la CDMX

Mujeres organizadas en este esquema, ajeno a otros comerciantes, buscan generar ingresos y ejercer resistencia a la violencia económica. El gobierno local inició operativos para evitar su instalación.
dom 21 noviembre 2021 06:30 AM
Mercaditas
Las mujeres que forman parte de las "mercaditas feministas" están instaladas en estaciones con alto flujo de personas y transbordos, como Chabacano y Salto del Agua.

Mujeres han tomado los pasillos de distintas líneas del Metro como espacio para la venta de botanas, ropa, juguetes y playeras. Lo que las distingue de otros vendedores —además de ser todas mujeres— son los mensajes que colocan en sus tendidos, como "¿Y si mañana falto yo?", "Préstame tu voz" y "El futuro será feminista o no será".

Victoria, de 28 años, acaricia el cabello de su hijo, de alrededor de seis, quien está acostado sobre su regazo. "Es que ya se aburrió, ya llevamos mucho tiempo aquí", dice Victoria, madre sola de dos niños.

Publicidad

"Se me dificulta encajar en algún trabajo formal porque tengo el cuidado de mis hijos, llevarlos a la escuela, ahora sí que me demandan tiempo y me es difícil establecerme en un trabajo porque no hay muchos permisos para estar faltando, o te descuentan o te despiden", cuenta en entrevista.

Vicky, como le gusta que la llamen, señala que para ella ser parte de una "mercadita feminista" es una forma de resistencia.

"Para mí, es un proyecto exclusivamente para mujeres al igual que yo en una situación vulnerable. Es un proyecto que nos da la oportunidad, por así decirlo, de emprender, y es una protesta contra la violencia económica", afirma.

El secretario de Gobierno de la Ciudad de México, Martí Batres, afirmó al comparecer ante el Congreso capitalino el 11 de noviembre que no se permitirá el comercio informal al interior del Metro, por lo que se emprendieron operativos con elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC).

Un ejemplo de ello fue la movilización de policías realizada este 17 de noviembre en la estación Salto del Agua, donde convergen las líneas 1 y 8 del Metro. Los uniformados impidieron la instalación de alrededor de 20 mujeres, quienes en respuesta se manifestaron en la estación Bellas Artes, de las líneas 2 y 8, donde se rompieron torniquetes y realizaron pintas en muros.

Esto provocó el cierre intermitente de estaciones como Bellas Artes, San Juan de Letrán, Isabel La Católica, Salto del Agua y Garibaldi-Lagunilla, de diferentes líneas.

En un recorrido, Expansión Política observó la presencia de policías y cintas divisorias en los pasillos de transbordo en las estaciones Pino Suárez, de las líneas 1 y 2, y Salto del Agua, de las líneas 1 y 8.

Mientras, en la estación Chabacano, cruce de las líneas 2, 8 y 9, los pasillos para trasbordar eran ocupados por más de 100 mujeres que ofrecen distintas mercancías.

Publicidad

La jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, afirmó sobre el tema que se ofrecerán opciones a las mujeres de las "mercaditas feministas". Sin embargo, los operativos para impedir su instalación serán permanentes.

"Hay alternativas, hay mesas de diálogo, pero también nos corresponde la protección civil del Metro, por eso se está evitando que se pongan en distintas estaciones donde ya inclusive habían llegado a los andenes. Es fundamental que esto no ocurra", sostuvo la mandataria el 18 de noviembre.

Vicky tiene ahora dos miedos: los comerciantes encabezados por líderes, quienes han percibido su llegada como una invasión, así como los operativos de la policía.

"Las comerciantas, la mayoría detrás de ellas tienen hombres detrás, líderes que les cobran cuotas, y ellas de algún modo quieren hacernos a un lado para apoderarse. Sí me da miedo, y más si es de una manera violenta, porque tengo la necesidad de tener aquí a mi hijo, con la agresividad de los grupos de choque y ahora con los operativos de la policía", comenta.

Silvia Sánchez Barrios, diputada local del PRI, es parte de una de las familias de líderes del comercio en vía pública e impulsa la iniciativa de ley "Chambeando Ando" para regular su ejercicio en la ciudad.

La legisladora señala que, mientras con los comerciantes usuales el gobierno local tiene mesas de negociación con sus líderes, los colectivos feministas han llegado a cambiar esta dinámica, lo cual considera injusto pues —desde su punto de vista— han recibido un trato preferencial.

"No estoy de acuerdo con las nuevas organizaciones, sean feministas, sean triquis, porque todos tenemos las mismas necesidades de vivir dignamente y llevar un pan a la casa", dice la diputada local.

Vendedoras en pasillos
Las mujeres dicen temer por grupos de comerciantes organizados y por los operativos policiales.

Publicidad

"A veces llegan organizaciones nuevas escudándose en que son feministas para poder despojar a otras organizaciones de los espacios. Le están dando mucho poder a ese tipo de organizaciones que nunca han estado, que también se merecen trabajar pero no en espacios que han tenido otras organizaciones", insiste.

Su iniciativa de ley descarta la presencia de comerciantes dentro del Metro. Solo la contempla fuera de las estaciones.

Otra diputada local, Ana Villagrán, del PAN, reconoce que existe violencia económica contra las mujeres, agravada por la pandemia de COVID-19. Sin embargo, considera que permitir la instalación de las "mercaditas feministas" representa un riesgo para la integridad de los usuarios del Metro.

"Con el pretexto de la pandemia, permitieron la instalación de muchísimos puestos ambulantes en los pasillos del Metro, y aquí ya no es una cuestión de si apoyamos causas, este es un tema de protección civil", expone.

"Si se llega a incendiar, que ha ocurrido, la gente tiene que desalojar rápido; si llegamos a tener otro sismo como el del 2017, la gente tiene que salir. Ante cualquier otra clase de tragedia, como una riña entre ellos mismos, ¿por dónde salen los usuarios?", argumenta Villagrán.

Para dar una solución al problema, la legisladora panista plantea buscar espacios en las alcaldías para permitir a estos grupos de mujeres vender.

"Sentémonos con los 16 alcaldes de la capital y veamos qué plazas públicas se les pueden otorgar, pero con este sentido de responsabilidad feminista y empoderamiento de la mujer", insiste la diputada.

Publicidad
Publicidad