Publicidad
Inicia sesión

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

"La pandemia nos ha dejado marcados", lamentan en iglesia de San Judas

María Guadalupe acudió para agradecer a San Judas que su hermano y tío pudieran sobrevivir al COVID-19.
mié 28 octubre 2020 05:56 PM

María Guadalupe Tirado Elías atravesó la Ciudad de México para acudir al Templo de San Hipólito este 28 de octubre, día en que se celebra a San Judas Tadeo.

Pese a las restricciones impuestas por la pandemia de COVID-19 y el riesgo de contagiarse al estar entre cientos de personas, María sentía el compromiso de no fallar este año.

Publicidad

"Mi hijo estaba en un reclusorio y gracias a él mi hijo salió de esa prisión. He tenido también difuntos de esta pandemia que nos ha dejado marcados de por vida. Mi hermano y mi tío lograron superarlo, salir de la pandemia; uno de mis cuñados sí falleció", dice al salir de la iglesia.

Mientras que su tío estaba hospitalizado, su hermano debió encerrarse a solas en una habitación, intentando sobrellevar los síntomas sólo con té, paracetamol y eritromicina, bajo el seguimiento de un médico quien lo atendía por llamada telefónica.

Su cuñado de 64 años fue internado en una clínica; sin embargo, su cuerpo no soportó lo suficiente para que el sistema inmune pudiera combatir al virus SARS-CoV-2, del que hasta ahora no se conoce vacuna y medicina específica para su tratamiento.

"Como él no se quiso intubar murió, le dañó bien el pulmón izquierdo, le dañó mucho el COVID y falleció. Hemos tenido esa pérdida muy dolorosa que se queda dentro de nosotros, muy marcada", relata.

Publicidad

Desde hace más de una década era una tradición acudir en familia, pero este año sólo fue acompañada de su hija, hijo, yerno y dos de sus nietos pequeños, quienes jugaban entre las figuras de San Judas y recibían dulces que regalaban a los fieles. Esta vez sus padres decidieron quedarse en casa.

"Mi mamá y mi papá están al borde del pánico por lo mismo que mi hermano estuvo en una situación muy difícil", comparte María.

Desde la salida de su hogar en Tlalpan, María y su familia intentaron tomar todas las precauciones a su alcance: todos –incluso los niños– llevan cubrebocas, usan gel antibacterial constantemente y dentro de la iglesia portaron guantes que después desecharon.

Con una mezcla de tristeza y esperanza, María decidió asumir el riesgo para demostrar su fe un año más.

"Damos gracias a San Judas, por eso estamos aquí y nos arriesgamos a venir. Hay mucha gente que no se cuida nada, yo no critico, a lo mejor porque lo ha pasado lo que nosotros sufrimos y vivimos", comenta.

Tras visitar el atrio y recibir la bendición dentro de la iglesia de San Hipólito en unos pocos minutos, sin tiempo para sentarse a reflexionar o rezar, emprenden el camino de vuelta a su hogar esperando que el próximo año puedan regresar con la familia completa.

Publicidad
Publicidad
Publicidad