Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¡Llévele, marchanta! Los tianguis regresan tras la pausa que impuso el COVID-19

Con cubrebocas, hule cristal y gel sanitizante, los comerciantes de los mercados sobre ruedas volvieron a instalarse en la CDMX, mientras intentan adaptarse a la "nueva normalidad".
vie 03 julio 2020 05:45 AM
tianguis.jpg
Comerciantes decidieron tomar precauciones como proteger sus puestos con plástico.

Comerciantes del mercado sobre ruedas regresaron este jueves a los alrededores de la Unidad Habitacional Lomas de Plateros, en la alcaldía Álvaro Obregón, luego de que no pudieron instalar sus puestos desde abril debido a la epidemia de COVID-19.

Junto a jitomates, huevos y frijoles, los cubrebocas y el gel con alcohol se han convertido en parte esencial de los tianguis y mercados de la Ciudad de México, que este 2 de julio recibieron la luz verde para volver a trabajar, como parte de la reapertura de actividades económicas.

Publicidad

Para Ignacio Trinidad, vendedor de verduras desde hace 25 años, esta es la crisis más difícil que le ha tocado vivir, desde que la alcaldía indicó que los vendedores debían dejar de instalarse temporalmente para reducir el riesgo de contagios.

"Ese día tuvimos que regalar la mercancía que nos quedaba y, como nosotros no somos de aquí sino de Puebla, nos fuimos para allá. Nos fue muy mal porque nosotros vivimos al día y por dos meses no pudimos vender", contó.

Ahora, decidió colocar plástico transparente alrededor de su puesto, para de esa forma proteger los nopales, las calabacitas y los rábanos que ofrece. Para poder regresar, pidió un préstamo personal, pues el crédito de 25,000 pesos anunciado el 20 de mayo por la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, aún no ha llegado.

"No toda la gente sabe que ya estamos trabajando, así que no toda la gente llega", comentó.

Ignacio Trinidad trajo productos desde Puebla para vender tras dos meses de no instalarse por la epidemia de COVID-19 en CDMX.

Publicidad

A unos pasos, Guadalupe Hernández volvía a calentar el comal sobre el cual prepara quesadillas y sopes, mientras usaba cubrebocas y se frotaba gel sanitizante entre cada orden para mantener sus manos limpias.

Ella, su madre y su hermana pudieron trabajar solo un día a la semana cuando antes lo hacían seis. En Gustavo A. Madero, las autoridades les permitieron seguir vendiendo los sábados en un horario limitado.

"Solamente con lo de ese día teníamos que sobrevivir toda la semana. Ahora que regresamos, la gente no sale tanto como estaba acostumbrada", dijo este jueves.

"Además, la mayoría de nuestros clientes son adultos mayores, los jóvenes van más al súper porque trabajan y van a lo que les queda más fácil; entonces, que los adultos mayores no puedan salir sí nos afecta", señaló.

Limpieza de puestos y herramientas con una solución de agua y cloro, uso de cubrebocas y caretas, espacio entre puestos y un límite para instalarse hasta las 16:00 horas son algunas de las medidas aplicadas en el mercado sobre ruedas de Plateros.

Clientes esperan a 1.5 metros del puesto de Guadalupe Hernández para recibir sus quesadillas y sopes en el mercado sobre ruedas de Plateros, en Álvaro Obregón.

Publicidad

Daniel Robles, dueño de un puesto de frutas, afirmó que no perdió mercancía porque surte solo lo que va a vender en el día; sin embargo, sí acabó con sus ahorros al no poder vender, en su caso, por cinco semanas.

Aunque ya deseaba regresar, piensa que debe estar preparado en caso de que se registre un incremento en los contagios y que la capital regrese a semáforo rojo.

"Todos estamos con el Jesús en la boca porque sabemos que esto no se va a acabar de la noche a la mañana. Uno sigue las reglas, pero si llega a haber otro brote… tenemos que prepararnos otra vez para poder comer, porque los compromisos y deudas pues ya se vienen estancando", advirtió.

"Los intereses no paran, trabaje usted o no trabaje, a mí me vale chicle. Ahí es donde uno se pone tenso con la familia, con la pareja, y aunque quisiera uno buscar otro trabajo, no hay".

Daniel Robles colocó plástico alrededor de su puesto para proteger las frutas.

En la ciudad hay 10 rutas de mercados sobre ruedas registradas entre la Secretaría de Desarrollo Económico (Sedeco), así como 1,500 tianguis con 350,000 personas y alrededor de 100,000 vendedores registrados en el Sistema de Comercio en Vía Pública.

Hoy, al igual que el resto de los sectores económicos de la capital, todos ellos buscan empezar a reponerse del golpe que ha significado la emergencia sanitaria por el COVID-19.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad