Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Hago votos para que la elección del fiscal de la CDMX sea imparcial: Jorge Mirón

El exsubprocurador capitalino dice que, si bien no ha sabido de injerencias en el proceso de selección, espera que en él de verdad haya las mismas condiciones para los nueve aspirantes a la fiscalía.
lun 02 diciembre 2019 06:15 AM
Jorge Antonio Mirón Reyes
Jorge Antonio Mirón Reyes fue subprocurador de Planeación, Coordinación y Derechos Humanos de la procuraduría capitalina durante el sexenio pasado.

Jorge Antonio Mirón Reyes está en la contienda de la que saldrá el próximo fiscal general de la Ciudad de México y tiene un mensaje para quienes se encargan de esa decisión: les pide evaluar con los mismos criterios a los nueve aspirantes, sin ningún tipo de favoritismo, pues advierte de que solo así la persona elegida tendrá la legitimidad necesaria para ocupar el cargo.

“Para los nueve postulantes que somos, debe ser el análisis en el mismo sentido, con la misma objetividad y con un esquema de imparcialidad. Me parece que eso ayuda a fortalecer la legitimación de quien llegue a ser designado”, dice el abogado en entrevista con Expansión Política.

Publicidad

Como todos los aspirantes, Mirón Reyes compareció la semana pasada ante el Consejo Judicial Ciudadano y está a la espera de que esta instancia anuncie a la terna de finalistas que enviará a la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, lo que se prevé ocurra a más tardar el 5 de diciembre. De esa lista, Sheinbaum elegirá a un candidato que deberá ser aprobado por el Congreso local.

Mientras el proceso avanza, el exsubprocurador de Planeación, Coordinación y Derechos Humanos de la Procuraduría General de Justicia (PGJ-CDMX) habla de los retos que enfrentará la futura fiscalía, así como de las acciones que echaría a andar en ella en caso de convertirse en su titular.

¿Cuáles serán los desafíos que tendrá la Fiscalía General?
Uno tiene que ver con la autonomía de la institución. Para que la fiscalía pueda cumplir con su objetivo, tiene que contar con autonomía de gestión, técnica, presupuestal y política. Debe lograr ser una institución de procuración de justicia para las personas. Esa autonomía debe permitir ofrecer una atención adecuada, contar con elementos técnicos, y debe ser una autonomía alejada de cualquier injerencia que pudiera perturbar los procedimientos. El segundo paso es fortalecer la capacitación del personal sustantivo, que se encamine a llevar a cabo una investigación del delito con perspectiva de género, que permita reunir datos de prueba necesarios y, sobre todo, en un marco de respeto a los derechos humanos. Todo eso tiene que ir generando confianza en la institución y fortaleciendo la cultura de la denuncia. Y un tercer aspecto es la coordinación con las organizaciones de la sociedad civil.

Publicidad

Menciona usted la autonomía política. ¿Cómo cree que se pueda blindar a la fiscalía de posibles injerencias de otros actores públicos?
Un aspecto fundamental tiene que ver con el perfil de la persona que ocupe la titularidad de la fiscalía. En la medida de que no exista ninguna vinculación con el grupo que se encuentra gobernando, esto ayuda mucho a que se pueda ofrecer una actuación con independencia, con autonomía. Las instituciones de procuración de justicia tienen ya que dejar de funcionar como brazo en algunos casos represivo del Estado para resolver algunas cuestiones de interés a nivel gubernamental, y permitir que se desarrolle la actividad a favor o en contra de quien sea, pero con objetividad, con libertad de decisión. Tiene que funcionar así, porque de lo que se trata es de contar con una institución que favorezca a quienes habitan y transitan esta ciudad, y lejos de cualquier otro interés.

Dos integrantes del Consejo Judicial Ciudadano renunciaron acusando injerencias en el proceso de selección del futuro fiscal. ¿Usted ve intentos por interferir en este proceso?
Yo particularmente no he tenido información y no pudiera emitir una opinión en ese sentido. Lo que creo, y me parece debe ser así, es que los integrantes del consejo deben cumplir con esta tarea para la que fueron designados con toda la objetividad e imparcialidad que se requiere. Eso va a ser muy importante, para que esa persona que llegue a ocupar la titularidad pueda cumplir adecuadamente su función. Yo hago votos para que el trabajo del consejo tenga esta objetividad e imparcialidad, para que tenga en cuenta elementos como experiencia, formación académica y todo lo que implique conocimiento en el ámbito de la procuración de justicia, y se aleje de cualquier otro aspecto que pudiera incidir en la decisión. Si el consejo cumple con este papel, las cosas podrían aterrizar adecuadamente, es una gran oportunidad.

Te puede interesar: La fiscalía de la CDMX tendrá que recobrar la confianza social: Victoria Pacheco

Publicidad

Entonces, hace votos para que el consejo siente cancha pareja entre los aspirantes, sin favoritismos para la procuradora Ernestina Godoy ni para nadie más.
Para los nueve postulantes que somos, debe ser el análisis en el mismo sentido, con la misma objetividad y con un esquema de imparcialidad. Me parece que eso ayuda a fortalecer la legitimación de quien llegue a ser designado.

Usted estuvo en la procuraduría, sobre la que pesan muchas críticas. ¿Qué cree que sí se hizo bien en ella que podría llevarse a la fiscalía?
Un área que me parece que fue creada con un esquema reciente es la de justicia alternativa. Esa área ha ido cumpliendo el papel que le corresponde de acuerdo con este nuevo modelo del sistema de justicia penal acusatorio. Evidentemente, se requiere trabajar más para que pueda ampliar este ámbito, pero creo que es una de las áreas que funcionaron adecuadamente.

De llegar a ser elegido fiscal, ¿cuáles serían las tres primeras acciones que pondría en marcha?
Primero, fortalecer la confianza de la ciudadanía hacia la fiscalía, estableciendo un esquema de atención que permita dar una respuesta rápida y eficiente hacia quien solicite sus servicios. El segundo aspecto es la lucha contra la corrupción. Hay que trabajar muy fuerte en ese sentido. Necesitamos ir rompiendo estos esquemas de afectación a la imagen de la fiscalía. Entonces, vamos a llevar a cabo acciones muy directas, desde la designación de personas muy probadas y honestas en cargos de dirección hasta esquemas de fiscalización y fortalecimiento de los órganos de control. Incluso, puede sugerirse la instalación de participación ciudadana en la vigilancia de la institución. Finalmente, la capacitación. Tiene que haber una capacitación permanente y fortalecida pero planeada. No es llamar a todos a un curso, sino una capacitación dirigida a quien tiene que estar dirigida. Esto va a fortalecer la actividad técnica del personal.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad