Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La CDMX, un santuario para migrantes que encara deficiencias

En 2017, la capital fue declarada ciudad santuario y su Constitución local establece que debe estar abierta a la migración, pero aún carece de protocolos definidos para atender a este sector.
dom 16 junio 2019 07:00 AM
CDMX, ciudad santuario
Una "Ciudad Global". Según la Constitución local, la CDMX debe ser "hospitalaria" con los migrantes que lleguen a su territorio.

CIUDAD DE MÉXICO (Expansión Política).- Era 2017 cuando el entonces jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera, presentaba a la capital del país como “ciudad santuario” para los migrantes, es decir, una que buscaría proteger a quienes integran este sector a través de leyes o programas sociales, siempre y cuando estas personas no estuvieran involucradas en actividades delictivas.

Dicha figura tomó relevancia al inicio de la presidencia de Donald Trump en Estados Unidos, debido al endurecimiento de sus políticas hacia la migración indocumentada.

Un ejemplo de estas ciudades es Los Ángeles, California, donde no se permite que la policía detenga a una persona solo para determinar su estatus migratorio. Otro es Chicago, Illinois, donde se establecieron leyes para limitar la ayuda de las autoridades locales en la investigación del estatus migratorio de alguien, salvo cuando exista una obligación legal u orden de un tribunal. Algunos casos más son Nueva York, Washington, DC, y San Francisco.

Publicidad

¿Por qué se declaró a la CDMX como ciudad santuario?

La capital fue declarada como ciudad santuario el 6 de abril de 2017, a partir de un acuerdo publicado en la Gaceta Oficial. En él, Mancera instruyó a las dependencias del Gobierno capitalino facilitar a los migrantes el acceso a sus programas.

“Esta ciudad se ha consolidado en el tema de migración como una ciudad ejemplo, como una ciudad de las que se llaman ‘ciudades santuario’ para los migrantes, y nosotros tendremos que refrendar esta tarea y esta política en su momento”, afirmó Mancera entonces.

Sin embargo, el apoyo al final se dirigió a los migrantes de origen mexicano repatriados desde EU, no a migrantes de Centroamérica u otro país en tránsito por la CDMX.

En noviembre de 2018, cuando Mancera ya había dejado la Jefatura de Gobierno para asumir como senador y José Ramón Amieva estaba al frente de la urbe, esta recibió a decenas de centroamericanos que viajaban hacia EU en una de las llamadas caravanas migrantes.

Lee: Caravana migrante, el más reciente reto de la política exterior

Publicidad

¿Qué ha pasado en el gobierno de Sheinbaum?

Ya con Claudia Sheinbaum como jefa de gobierno, en los primeros meses de 2019 la capital volvió a recibir a más caravanas. Incluso, se habilitó un albergue en el estadio Jesús Martínez ‘Palillo’, en Iztacalco, donde las autoridades ofrecieron alojamiento, alimentos y servicios médicos a los migrantes.

Sin embargo, esos días no estuvieron exentos de tensiones. El 15 de febrero, un grupo de centroamericanos fue detenido por policías capitalinos. Sheinbaum reconoció entonces que el actuar de los uniformados fue incorrecto, aunque lo atribuyó a que las personas en cuestión no respetaron las reglas del albergue, por lo que habían sido expulsadas de ahí.

Para Jaqueline L’Hoist, activista por los derechos humanos y expresidenta del Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (Copred), hubo signos de alerta durante la atención a la presencia de migrantes en la CDMX.

“El Gobierno de la Ciudad con Claudia Sheinbaum se ha articulado lo suficientemente bien en el tema de los albergues”, dijo en entrevista. “Lo que me preocupa es que no hay un protocolo claro de atención ni de comportamiento en los albergues. De repente, se convierten no en refugios, sino en espacios de retención”.

Publicidad

Entonces, ¿la CDMX sigue siendo santuario?

Aunque Sheinbaum no ha promovido en sus discursos el concepto de ciudad santuario, ha respaldado la política de Andrés Manuel López Obrador de tratar a los migrantes con apego a los derechos humanos y ha recordado que la Constitución local señala que la CDMX debe ser “solidaria, hospitalaria y de asilo”.

“Está en la Constitución, nosotros no podemos cambiar la política de migración, pero apoyamos al presidente de la República”, dijo recientemente al conmemorar el Día de la Libertad de Expresión.

Hoy, el artículo 20 de la Constitución capitalina, titulado “Ciudad Global”, señala que el gobierno y las autoridades locales deben “promover, respetar, proteger y garantizar los derechos de las personas migrantes, ya sea que se encuentren en tránsito, retornen a la Ciudad de México o sea este su destino, así como aquellas personas a las que les hubiera reconocido la condición de refugiados u otorgado asilo político o protección complementaria, con especial énfasis en niñas, niños y adolescentes, de conformidad con lo establecido en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, los tratados internacionales y las leyes federales en la materia”.

Lee: Tras depuración en el INM, se prevé mandar 825 elementos más

¿Y qué está haciendo la capital para este sector?

Este año, se destinarán 10 millones de pesos para el programa Hola Migrante, que ofrece apoyos de 6,600 pesos a migrantes con residencia temporal o permanente en la CDMX, así como orientación parar regularizar su situación ante el Instituto Nacional de Migración (INM).

Sin embargo, a diferencia de las ciudades santuario en EU, en la capital no se limita la actuación de ninguna autoridad local ni federal —como la Guardia Nacional— sobre los migrantes. Esto significa que un migrante puede ser detenido, por ejemplo.

En este contexto, y ante la posibilidad de que México sea tercer país seguro, como lo exige la administración de Trump , expertos como L’Hoist consideran que se necesita repensar el papel de la CDMX como una urbe amigable con este sector.

“De las personas solicitantes de asilo, el 80% se queda en la Ciudad de México. Por supuesto, hay que repensarnos como ciudad santuario”, dijo.

“¿Qué nos significa esto? Cómo vamos a garantizar que a familias completas que vienen a una ciudad santuario, donde se les va a proteger, se les van a garantizar sus derechos humanos, y el resto de la ciudadanía no debe tener conductas xenofóbicas”, subrayó.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Hubo un error, por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad