Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ColumnaInvitada | ¿Se puede aprender algo de estas elecciones?

La ola guinda sigue ganando terreno gracias al fracaso de los gobiernos anteriores para resolver problemas como la corrupción, la inseguridad y la desigualdad.
lun 06 junio 2022 11:59 PM
Conteo de votos durante el cierre de casillas
Este 5 de junio los ciudadanos de seis estados fueron a las urnas para participar en las elecciones 2022 en México.

Más allá de la interminable discusión de hinchas políticos sobre qué significan las victorias o derrotas de los partidos en las seis gubernaturas que ayer se disputaron según filias y fobias, la jornada electoral nos aporta claves para entender cómo ha funcionado Morena en este sexenio, y cómo podría reconfigurarse el sistema de partidos en el futuro cercano.

Para empezar, vimos que el presidente puede dominar la conversación nacional, e incluso mover las vísceras a favor y en contra suyo, pero no tiene gran capacidad de movilización propia. Sus consultas no han sido muy nutridas y, por más recursos que se hubiesen desplegado, tanto de manera legal como extralegal, no alcanzaron los umbrales mínimos para considerarlas vinculantes. Podemos discutir si esa participación representa un piso o un techo de apoyo, pero eso también puede ser interpretado por razones políticas.

Publicidad

Sin embargo, Morena sigue ganando en los estados, por más que la oposición proclama semana con semana la caída de la popularidad del presidente. Si López Obrador no tiene el músculo electoral esperado, hay que hablar las cosas con honestidad: la ola guinda sigue ganando terreno gracias al fracaso de los gobiernos anteriores para resolver problemas como la corrupción, la inseguridad y la desigualdad. Seguirá pasando esto mientras haya personas políticas relacionadas con estos escándalos, o siga sin haber autocrítica.

Tercer lugar: si Morena avanza con liderazgos estatales, y el PAN conserva bastiones aún con los embates diarios del presidente, es de esperar que el sistema de partidos se reconfigurará desde lo local. Bajo esta perspectiva, podemos leer las elecciones de 2018 a 2002 bajo dos narrativas.

La primera es en realidad fantasiosa: la lucha por acabar con los guindas a través de la unión de la oposición. Sí, quizás ayude a explicar el triunfo en Durango y algunas regiones como la mitad de la Ciudad de México, parte de la zona metropolitana y algunas ciudades, pero a final de cuentas es un bonito deseo suponer que eso les dará un techo alto de crecimiento a nivel federal rumbo a 2024.

En cambio, la segunda narrativa suena más congruente: la oposición mantiene bastiones no tanto por su oposición visceral contra el presidente y su partido, sino porque simple y llanamente ha sabido hacer las cosas bien. Hablamos de un gobierno aceptablemente responsable y eficaz, una narrativa sólida sobre qué une a la entidad, cuál es su proyecto colectivo y hacia dónde van con la continuidad. También han sido determinantes para esos triunfos personas que han sabido comunicar esas ideas de identidad, preferentemente de manera más fresca y auténtica: Maru Campos, Teresa Jiménez y Mauricio Kuri.

Bajo esta premisa, Morena puede tejer un discurso, estructuras y liderazgos propios y distintos al presidente si sabe ver a la descentralización como una oportunidad para crear un partido sólido, con posibilidades de sobrevivir al caudillo. Tendrán esa ventana de oportunidad mientras los partidos opositores sigan sin entender qué les pasó encima en 2018.

 

¿Podrá Morena reinventarse a través de lo local? ¿Tendrán los partidos de oposición la capacidad de leer esta nueva realidad, o ya se habrán resignado a bajar sus niveles de votación, mientras una élite siga controlando el acceso a candidaturas y privilegios?

Por lo pronto, veamos si el PRI, el PAN y el PRD tienen capacidad de hacer autocrítica a partir de hoy.

__________

Nota del editor: Fernando Dworak es analista y consultor político. Licenciado en Ciencia política por el Instituto Tecnológico Autónomo de México, es experto en temas legislativos. Síguelo en Twitter y/o en LinkedIn . Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas de su autor.

 
Publicidad
Publicidad