Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Los cabos sueltos de la despenalización del aborto

La decisión de la Suprema Corte de despenalizar el aborto es un avance sólido para el movimiento feminista y una muestra de que la ley no será más sin nosotras.
mié 08 septiembre 2021 11:59 PM

La decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) de anular la cárcel para quien aborta es una gran victoria para el movimiento feminista.

Con esta despenalización, que además fue aprobada por unanimidad, se pavimenta el camino para que el aborto se haga legal en la totalidad del territorio nacional. Por ahora, solo Coahuila estará obligado a cambiar su legislación para que abortar no sea un delito, pero todas las mujeres que estén en prisión por ese delito podrán ahora utilizar un amparo para que sean encarceladas.

Publicidad

Esto no es menor, de acuerdo con los datos compilados por Arturo Ángel, tan solo en los primeros seis meses de 2021 se han abierto 432 indagatorias por delitos de aborto en México. Esto es, cada día se abren poco más de dos casos.

Además, en un futuro, quizá muy cercano, veamos el resto de los estados despenalizar el aborto también, convirtiendo a México en el país más poblado de América Latina en permitir el aborto. Hasta ahora el aborto solo es legal en CDMX, Veracruz, Oaxaca e Hidalgo.

La decisión es histórica sobre todo por las razones esgrimidas por la Corte para ello: el derecho de la mujer a decidir sobre su cuerpo. El derecho a que las mujeres decidiéramos sobre nuestro cuerpo era la batalla feminista por excelencia y una de las principales razones por las que el aborto era considerado parte de medular de la agenda de igualdad.

Aún así, quedan tres cabos sueltos.

Publicidad

El primero es que esta decisión no significa necesariamente que la Corte tenga una inclinación ideológica de izquierda que vaya a traducirse en áreas fiscales o económicas. Este es un éxito del movimiento feminista, más no de la izquierda. En un futuro esta misma corte podrá aprobar aspectos contrarios a agendas como el cobro de impuestos, la competencia de mercado o la regulación de la banca.

Segundo, no sabemos cómo vayan a responder a esto los estados más conservadores del país o qué influencia logren tener organizaciones conservadoras en futuras discusiones a nivel estatal. El tema podría convertirse, incluso, en una bandera partidista, diluyendo la posibilidad de que los estados implementen legislaciones locales que de manera efectiva den acceso al aborto a sus ciudadanas. Es decir, despenalizar el aborto no significa necesariamente facilitar el derecho de las mujeres a tener un aborto seguro.

Finalmente, está el tema federal. Hay quien especula que Olga Sánchez Cordero podrá negociar en el Congreso la aprobación de una ley que efectivamente regule el derecho de las mujeres a abortar. Sin embargo, esto puede estar lejos de la realidad. Olga ha mostrado una fuerte lealtad a López Obrador y éste ha tomado una posición titubeante ante el aborto.

Con el colmillo político que lo caracteriza, López Obrador sabe que, entre la población general, la recepción de esta noticia no será homogénea. La mayoría de los mexicanos probablemente no estén feliz con ella.

De hecho, de acuerdo con una encuesta de El Financiero, solo el 45% de los mexicanos están a favor de la interrupción legal del embarazo y el porcentaje no parece variar mucho entre hombres y mujeres. El rechazo al aborto legal y seguro viene sobre todo de personas mayores y de quienes tienen altos niveles educativos básicos. En la elección intermedia las personas que más votaron por Morena fueron, precisamente, las que comparten ese perfil.

Publicidad

Me soprendería si Morena tomara el tema del aborto como una bandera propia. Estimo que lo más probable es que no lo consideren como una de sus prioridades.

Con todo y lo anterior, la decisión de la SCJN me deja con un buen sabor de boca. Las mujeres ganamos y no tengo duda de que seguiremos ganando.

______________________

Nota del editor:

Las opiniones de este artículo son responsabilidad única de la autora.

Publicidad
Publicidad