Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#LaEstampa | La valentía de Mitt Romney

El senador republicano Mitt Romney decidió votar en favor de la remoción de Trump, y por eso Donald Trump no lo dejará en paz.
jue 06 febrero 2020 06:50 AM
U.S. Senator Romney announces voting intentions in Trump impeachment trial during Senate debate at the U.S. Capitol in Washington
El senador Mitt Romney a momento de anunciar su voto a favor de enjuiciar a Donald Trump.

Los senadores republicanos exoneraron a Donald Trump. No solo eso. Dejaron que transcurriera el juicio de destitución sin permitir la presentación de evidencia pertinente o la comparecencia de testigos, ni siquiera aquellos que claramente contaban con evidencia relevante para el proceso. No solo eso. Lo hicieron exhibiendo una coordinación descarada con la Casa Blanca, como si fuera remotamente normal que el acusado y el jurado conversaran sobre la estrategia para alcanzar la absolución del primero.

El cinismo de todo el asunto ha sido tan flagrante que desafía la imaginación. Además, es mayormente inédito. Incluso en momentos de tremenda tensión, los partidos políticos en Estados Unidos han conseguido mantener como prioridad el cuidado del andamiaje institucional del país. La política es un juego de cínicos, pero nada como esto.

Lee más: El juicio político de Trump cierra con una absolución para el presidente

El Partido Republicano simplemente le dio la espalda a lo correcto y decidió entregarse por completo a Donald Trump. Por un cálculo político o por miedo, da igual. Lo cierto es que el Partido Republicano pertenece hoy a Trump. Y ya está.

Pero incluso en esta penumbra hay una señal de esperanza. Contra todo pronóstico, el senador de Utah y excandidato presidencial republicano Mitt Romney decidió votar en favor de la remoción de Trump.

Publicidad

Romney se vuelve, así, en el primer senador en votar por la destitución de un presidente de su partido. De ese tamaño es su valentía. Romney enfrentará ahora la furia de Trump, sus colegas republicanos y sabe Dios quién más en ese mundo de furia que es el partido republicano y sus seguidores. Es probable que la decisión augure el final de la carrera política de Romney.

Donald Trump, para empezar, no lo dejará en paz. Apenas unos minutos después de conocerse el voto de Romney, Trump tuiteó un video agresivo, denunciando a Romney como un traidor. Es lo contrario. Con su solitario gesto de coraje frente al abuso de poder, Romney deja claro que otra interpretación de la política, una mucho más noble y moralmente correcta, es posible aún en el Partido Republicano. No es poca cosa. Hay que respetar su valentía.

__________________

Nota del editor: Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

Publicidad
¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad