Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ColumnaInvitada | ¡El tiempo es ahora! ¡Por un 2020 verde!

Hablar de polarizar o no promover el aborto es desconocer los derechos fundamentales de las mujeres. Despenalizar el aborto en todo el país implica garantizar y respetar el derecho de las mujeres.
mar 14 enero 2020 06:45 AM
(Obligatorio)
Símbolo. Organizaciones feministas han hecho del pañuelo verde una forma de simplificar la protesta por sus derechos.

El aborto existe y no se puede evadir con respuestas como la que dio AMLO el pasado 2 de diciembre: “Preferimos mejor que lo vayan resolviendo mediante el diálogo en la misma sociedad, que el gobierno espere a que haya acuerdos. No queremos polarizar con este tema, no se descarta nada, nada; más no promoverlo. Esperar a que la misma sociedad sea la que decida sobre este tema”.

Hablar de polarizar o no promover el aborto es desconocer los derechos fundamentales de las mujeres. Despenalizar el aborto en todo el país implica garantizar y respetar el derecho de todas las mexicanas a decidir sobre su cuerpo, autonomía reproductiva, vida, salud e integridad.

Publicidad

En 2019, Oaxaca se convirtió en el segundo estado en despenalizar el aborto en todas sus causales; sin embargo, los derechos de las mujeres no deben condicionarse por límites territoriales. Actualmente, miles de mujeres de la República deben desplazarse a la capital para poder ejercer su derecho a un aborto libre y seguro.

Urge que la Cuarta Transformación sea congruente con lo que dice y haga uso de su mayoría en los congresos locales y legisle a favor de las mujeres, eliminando prejuicios machistas que se han mediante un sistema patriarcal acompañado de la moral religiosa, leyes punitivas y las violencias estructurales.

Recomendamos: 2019, el año en que la ‘ola feminista’ sacudió a México

Recordemos que estados como Hidalgo y Puebla han rechazado la despenalización del aborto, aunque la mayoría de las legisladoras y legisladores pertenecen a Morena, el partido que en sus estatutos menciona “el cambio verdadero del país comienza por cambiar la forma tradicional de intervenir en los asuntos públicos”.

Las mujeres en México han soportado durante muchos años la carga de una legislación restrictiva que ha costado innumerables vidas, transgrediendo sus derechos sexuales y reproductivos, así como su derecho a la autodeterminación sexual, la cual deberían garantizar los poderes públicos, todas las mujeres tenemos el derecho de elegir nuestras opciones de vida y decidir sobre nuestro cuerpo de manera libre, sin violencias o coacciones.

Publicidad

Diversos estudios han demostrado que la despenalización de la interrupción del embarazo disminuye las muertes por abortos clandestinos, tal es el estudio publicado por la revista médica The Lancet y el Guttmacher Institute, mediante el cual la Comisión Guttmacher-Lancet muestra que el avance de la salud y los derechos sexuales y reproductivos es esencial para que los países puedan tener un progreso social y económico sostenible, así como para preservar los DDHH de todas las mujeres, incluido el derecho al aborto legal y seguro.

En México, las consecuencias de la penalización del aborto constituyen un grave problema de salud pública, muchas mujeres mueren (muertes que son totalmente evitables) a consecuencia de abortos practicados ilegalmente. Aquellas que logran sobrevivir a un aborto clandestino han sido criminalizadas, en 2019 se encontraban 200 mujeres privadas de su libertad por abortar. (Las Libres A.C.)

Lee más: México rompe récord en averiguaciones por aborto en 2019

La penalización del aborto es una violación a los derechos humanos de las mujeres de acuerdo al Comité de Naciones Unidas para la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW), quien enfatiza que la penalización de una práctica médica que sólo necesitan las mujeres es una violación a la igualdad y a la no discriminación.

Resulta inadmisible que en México se siga evadiendo la despenalización del aborto. No podemos seguir permitiendo que los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres dependan de coyunturas políticas, de no querer “politizar”, de la moral de algunas personas que están en los congresos o en los poderes. No podemos conformarnos con una simple concepción de democracia en la que reine el gobierno de las mayorías. No podemos permitir que nuestra democracia se convierta en una tiranía contra las minorías.

Publicidad

Despenalizar el aborto es una justicia social, sólo quienes tienen recursos pueden abortar de manera segura, las que pagan el costo de la ilegalidad son las mujeres de escasos recursos. Despenalizar el aborto en México significaría priorizar a más de la mitad de las personas que conforman el país. ¡El tiempo es ahora!

Un tema de derechos humanos no puede ser consultado ni decidido por una sociedad permeada de doble moral, juicios machistas y misóginos, ignorando que la decisión de interrumpir un embarazo está íntimamente relacionada con el ejercicio de la autonomía y las libertades individuales. Si pretendemos que sean “las otras personas” quienes decidan sobre el cuerpo de las mujeres, cómo lo propone el presidente López Obrador, significaría, como lo describe Mónica Roa,arrebatarle a la mujer su condición ética, se la reduciría a su condición de objeto, se la cosificaría, se la convertiría en medio para los fines que otros eligen”.

Razón tiene el colectivo LasTesis al afirmar… “Son los pacos (policías), los jueces, el Estado, el presidente. El Estado opresor es un macho violador...”.

Aborto legal en todo el país ¡Por un 2020 Verde!

_________________

Nota del editor: la autora es Directora general de la Red Nacional de Refugios A.C. Un espacio compuesto por más de 60 organizaciones de defensa de los derechos de las mujeres.

Las opiniones de este artículo son responsabilidad única de la autora.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad