Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La Estampa | Trump decidió calentar el gatillo

La decisión de Trump de matar a Qassem Soleimani revela sobre el tipo de personaje que el presidente de Estados Unidos ha elegido representar este año asegura León Krauze.
jue 09 enero 2020 07:00 AM
(Obligatorio)
Matiz. El presidente Trump anuncióó que las represalias contra Irán serán económicas.

Desde antes del 1 de enero, sabíamos que el 2020 sería un año turbulento y decisivo para Estados Unidos. A todas luces, la elección de noviembre será no solo muy disputada sino previsiblemente agresiva.

El Partido Demócrata tiene frente a sí un proceso de primarias que bien podría terminar en su fractura, mientras que Donald Trump ha acumulado ambición y dinero para asegurarse la reelección.

Publicidad

Sin importar quién sea el rival demócrata que enfrentará, Trump usará todos los medios a su alcance para reelegirse. A eso hay que sumar la polarización y discordia que dejará tras de sí el proceso de destitución, que seguramente terminará en la exoneración del presidente, pero afectará de maneras todavía inciertas su popularidad rumbo a la elección.

Recomendamos: La obsesión de Trump con Obama marca su política exterior

Ya esos dos factores auguraban un año complicado. Pero Donald Trump quería más. La decisión de matar al militar iraní Qassem Soleimani, la figura de mayor rango abatida por Estados Unidos en una operación como esta desde la Segunda Guerra Mundial, pudo haber derivado un conflicto regional de proporciones y consecuencias muy graves.

Que Irán haya optado por responder con un ataque mayormente inofensivo en contra de dos bases militares en Irak que Estados Unidos había ya desalojado como medida preventiva debe interpretarse solo como un consuelo temporal.

Trump anuncia sanciones económicas para Irán y descarta bajas tras ataques

Publicidad

Es improbable que la reacción iraní a la muerte de alguien del peso de Soleimani se quede como está. Por lo pronto, sin embargo, cualquier reducción en la tensión provocada por Trump, que pudo derivar con toda facilidad en un conflicto de enormes proporciones, es una buena noticia.

Lee: Así ha escalado la tensión entre Irán y Estados Unidos

Lo que no es una buena noticia es lo que la decisión de Trump revela sobre el tipo de personaje que el presidente de Estados Unidos ha elegido representar este año. Hasta hace unos días, Trump había jugado el papel del populista etno-nacionalista, calentando y aprovechando los ánimos nativistas para su beneficio político. Pero se había resistido a usar esa típica carta estadounidense: la beligerancia militarista.

Si Trump de verdad ha decidido calentar el gatillo como estrategia de reelección, al mundo le espera un 2020 lleno de angustia. Peor noticia no podría haber.

__________________

Nota del editor: Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

Publicidad
¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad
Publicidad