Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ColumnaInvitada | Por el derecho a la salud integral para todas las mujeres

El Estado continúa siendo omiso a la hora de cumplir con su obligación de proveer servicios de salud integrales a las mujeres, escribe Wendy Figueroa.
vie 04 octubre 2019 06:00 AM
opinion_wendy.png
Wendy Figueroa es directora general de la Red Nacional de Refugios A.C. @RNRoficial

El pasado 26 de septiembre, mujeres oaxaqueñas conquistaron un espacio más para la defensa del derecho a la salud de todas las mujeres con el impulso a la despenalización del aborto en la entidad.

En una sociedad permeada por la cultura machista, que propaga normas que erosionan y dificultan el acceso real y expedito a la salud sexual y reproductiva de las mujeres, la noticia es un halo de esperanza para el reconocimiento y acceso a este derecho, pues se ha demostrado que el dominio sobre nuestros cuerpos y nuestras decisiones tiene por consecuencia el incremento brutal de la violencia de género y el feminicidio.

Publicidad

Oaxaca es ejemplo, pero es menester hablar también de los pendientes: aún con estas conquistas, el Estado continúa siendo omiso a la hora de cumplir con su obligación de proveer servicios de salud integrales a las mujeres, pese a que existen tratados internacionales como la Convención Sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW, por su siglas en inglés) que obliga a los firmantes a proteger la vida, la salud y la dignidad de todas las mujeres mejorando el acceso a los servicios y estableciendo mecanismos efectivos que transversalicen la perspectiva de género y que sean intersectoriales.

Hoy, el Estado mexicano tiene pendiente eliminar impedimentos para que todas las mujeres accedan a servicios de salud como los altos costos; la necesidad de autorización de cónyuges para acceder a atención médica; los tratos discriminatorios o los castigos impuestos, desde las mismas leyes, a las mujeres que ejercen su derecho al aborto.

Lee también: Abortemos la doble moral

Las mujeres, niñas y adolescentes no tienen acceso pleno a los servicios de salud y de información sobre sus derechos sexuales y reproductivos. Esto trae por consecuencia que sean ellas mismas quienes paguen no sólo con su salud, sino con cárcel o incluso con su vida por verse obligadas a aceptar embarazos no deseados, a practicarse abortos inseguros, a vivir embarazos adolescentes o a procrear hijos producto de violencias sexuales.

Publicidad

Pese a esto hay aún quienes se oponen al reconocimiento de nuestros derechos, persiguiendo a las mujeres, incluso con normas que las condenan, lejos de protegerlas. Estas posturas están principalmente respaldadas por líderes religiosos que no respetan la moral privada, la ética, la conciencia individual y la frontera de nuestros cuerpos. Este es otro pendiente del Estado para garantizar el acceso a la salud, particularmente el ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos de todas: mantener su laicidad en todas las políticas públicas, de modo que no pongan en riesgo la libertad y las reivindicaciones de las mujeres.

Te puede interesar: #EnFotos: El "pañuelazo" por el aborto legal cubre varias ciudades de México

La promoción y defensa de los derechos de las mujeres, niñas y adolescentes pasa por combatir todo tipo de violencias, impulsar y aplaudir cambios y, a la par, continuar recordando al Estado que falta y vamos por más: que los derechos de las mujeres ya no se encuentren limitados a lo prescrito en el texto constitucional, sino que también incluye a todos aquellos derechos que figuran en los tratados internacionales ratificados por el Estado mexicano.

Por eso y porque los derechos humanos no son de progresistas ni de conservadores, son DERECHOS, es imperativo que en todo el país todas las mujeres podamos vivir una vida libre de violencias, lo que incluye la eliminación de las violencias del Estado muchas veces omiso, negligente o complaciente ante un sistema patriarcal que pasa por encima de los derechos humanos omitiendo el principio de democracia, pro persona y de progresividad.

_________________

Nota del editor: la autora es Directora general de la Red Nacional de Refugios A.C. Un espacio compuesto por más de 60 organizaciones de defensa de los derechos de las mujeres.

Las opiniones de este artículo son responsabilidad única de la autora.

Publicidad
¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Hubo un error, por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad