Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El debate sobre la #MenstruaciónDigna cobra fuerza a nivel nacional

México carece de políticas públicas que garanticen el acceso a productos de higiene menstrual. A nivel federal y en la CDMX, organizaciones impulsan reformas para que esto sea posible.
sáb 21 noviembre 2020 07:15 AM
higiene menstrual menstruación digna
En la Cámara de Diputados, se discutió quitar el IVA a estos productos. El planteamiento no prosperó, pero sus impulsores insisten en él. En tanto, en la Ciudad de México se propone hacer gratuitos estos insumos.

El aislamiento en estos meses de pandemia ha permitido a niñas, adolescentes y mujeres adultas vivir sus ciclos menstruales en casa con mayor comodidad, pero también ha dejdado en evidencia la falta de políticas públicas en México que garanticen el acceso a productos de higiene menstrual.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en México —donde hablar del tema sigue siendo tabú—, alrededor de 63 millones de mujeres menstrúan cada mes, y solo por esa condición biológica enfrentan altos impuestos y falta de espacios adecuados para gestionar su periodo con dignidad.

Publicidad

"Es increíble que no haya ninguna política pública que atienda esto cuando somos más de la mitad de la población. Al ser una condición que tenemos, que no es opcional, menstruar no debería ser un lujo", dice Anahí Rodríguez, vocera de la iniciativa Menstruación Digna.

El 21 de octubre pasado, la Cámara de Diputados rechazó eliminar el IVA a los productos de higiene menstrual, que representan hasta el 8% del gasto mensual de los hogares. A la par, en el Congreso de la Ciudad de México fueron presentadas tres iniciativas que buscan garantizar el acceso gratuito a estos productos.

Por una #MenstruaciónDigna

Los productos de higiene menstrual en México son diversos. Si se toman en cuenta los más comunes, que son toallas sanitarias y tampones desechables, el precio ronda los 40 o 50 pesos por 10 o 14 unidades. En una familia con dos personas que los requieran, el gasto asciende a 250 o 300 pesos mensuales.

Si una mujer inicia su ciclo menstrual a los 15 años y llega a la menopausia a los 49 —según las estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS)—, llegará a utilizar más de 13,000 toallas o tampones durante su vida fértil. Sin embargo, no todas las mujeres tienen acceso a estos productos.

"El cálculo que en Menstruación Digna traemos es el de la Ciudad de México, donde en un hogar de situación económica vulnerable se estima un ingreso neto de 3,600 pesos mensuales, y este gasto representa hasta el 8%, solo hablando de toallas sanitarias; habrá que sumar también el gasto de medicamentos (que algunas mujeres requieren)", dice Rodríguez.

Publicidad

Esto va de la mano con la brecha salarial: en México, las mujeres perciben un salario menor que los hombres, aunque en ocasiones realicen el mismo trabajo. El Inegi reportó este año que, de la población ocupada de 15 años y más, la remuneración mensual promedio de las mujeres es de 4,082 pesos, mientras que la de los hombres es de 5,191 pesos.

Además, no todas las mujeres mexicanas pueden vivir con dignidad su periodo, pues, por ejemplo, 36% de los hogares en la CDMX no tiene abasto diario de agua, 33% vive sin excusado con descarga directa y casi 10% carece de sanitario o su uso es compartido con otras familias, según datos de Evalúa CDMX .

La falta de acceso a los servicios básicos de agua potable puede provocar infecciones y enfermedades vaginales, y con ello vulnerar el derecho a la salud de las mujeres en situación de pobreza.

La vocera de Menstruación Digna destaca que también hay ausentismo en las escuelas —de acuerdo con UNICEF , 43% de las niñas y adolescentes en México prefiere quedarse en casa que ir a la escuela durante su periodo—, ya sea por falta de dinero para acceder a estos productos o por falta de espacios públicos para gestionar con dignidad el ciclo menstrual.

"Al final, esto repercute en su educación y, a largo plazo, genera más desigualdad; (por eso) queremos que todas las personas que menstrúan tengan acceso a estos productos y que no haya impedimento para acceder a este derecho (...) También es muy complicado que las personas en situación de calle o en prisión accedan a estos productos", advierte.

Publicidad

Diputados rechazan eliminar el IVA

El 21 de octubre, 218 diputados federales, en su mayoría de Morena y de sus aliados del PT y del PES, rechazaron eliminar la tasa vigente del 16% para productos de higiene menstrual, con lo que el pleno de la Cámara desechó la iniciativa de la legisladora Martha Tagle, impulsada por más de 30 organizaciones civiles que forman parte de Menstruación Digna.

La iniciativa buscaba que estos productos sean considerados de primera necesidad, como alimentos o medicamentos, y que se repartan de manera gratuita en escuelas y a la población con menos recursos.

Fue rechazada con el argumento de que la propuesta por sí sola no cumplía el propósito de hacer más accesibles estos productos, solo beneficiaría a las empresas fabricantes y, al eliminar el IVA, generaría un hueco en las finanzas públicas en plena crisis por COVID-19.

"Abogamos por tres cosas: pedir la gratuidad, tasa cero y que generemos investigación sobre la menstruación, porque no sabemos cuál es el producto que más usan las mexicanas o cuáles son los síntomas más comunes de los cólicos", dice Rodríguez.

La activista argumenta que, aunque el IVA no puede ser disminuido a nivel estatal, la gratuidad sí puede garantizarse en todo México. Y si bien el tema por ahora no prosperó en la Cámara de Diputados, aplaude que ahora se esté discutiendo.

"No se había dimensionado el problema (...) Ahora ya se empezó a hablar de esto y hay un mayor interés. Se trata de una política pública implementada en 20 países, no es algo que se nos ocurrió ahorita ni lo vemos como algo imposible", dice.

Y en la CDMX buscan la gratuidad

Aunque a nivel federal la eliminación del IVA a estos productos no prosperó, casi de manera simultanea en el Congreso capitalino fueron presentadas al menos tres iniciativas para garantizar a las mujeres el acceso a una menstruación digna.

La primera propuesta fue presentada el 22 de octubre por Alessandra Rojo de la Vega, del PVEM; la segunda, por la morenista Paula Soto, y la tercera, por la priista Sandra Vaca.

Las tres iniciativas, que ya fueron turnadas a comisiones, buscan que las mujeres tengan garantizado el acceso gratuito a productos como copas, tampones o toallas sanitarias.

Rojo de la Vega propuso que el gobierno de la CDMX reconozca la gestión de higiene menstrual como parte de los derechos reproductivos de mujeres, niñas y adolescentes, además de que la Secretaría de Salud local asegure la entrega efectiva y gratuita de copas menstruales a quienes lo soliciten.

La iniciativa busca también garantizar la provisión en ámbitos escolares de información veraz, detallada y basada en evidencia científica sobre la menstruación, para remover preconceptos y estigmas que refuerzan desigualdad de género.

La propuesta de Soto, que de igual manera plantea reformar la Ley de Salud local, intenta que la menstruación sea considerada un tema de salud pública y se desarrollen programas de distribución gratuita, sencilla e informada de productos seguros y reusables.

Además, incorpora la perspectiva de género en los servicios del sector salud en la CDMX, y propone implementar campañas de información y orientación sobre la menstruación, que incluyan medidas de preparación y de autocuidado.

La diputada Vaca, en tanto, busca que a través del sistema de salud local se entreguen paquetes de higiene menstrual, que incluyan toallas sanitarias, tampones, copas, jabones antisépticos y medicamentos como analgésicos y antiinflamatorios.

De acuerdo con cifras del Inegi, en la capital las mujeres representan 52.4% de la población total. Además, las mujeres de entre 10 y 54 años representan 65% de esta población, que es la que requiere de productos para la higiene durante el periodo menstrual.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad