Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Celso Piña, el músico que hizo bailar a García Márquez y amenizó mítines

El músico norteño, quien murió este miércoles a los 66 años, logró que figuras públicas como políticos, intelectuales y artistas se movieran con sus ritmos, que también llevó hasta actos de campaña.
mié 21 agosto 2019 06:25 PM
celso piña
La productora La Tuna Group informó que Celso Piña murió alrededor de las 12:38 a causa de un infarto.

Carlos Monsiváis lo definió como "el acordeonista de Hamelin", Gabriel García Márquez bailó a su ritmo en Monterrey y el cineasta Alejandro González Iñárritu eligió una de sus canciones para la banda sonora de su película Babel. Muchas figuras públicas —políticos, intelectuales u otros artistas— cedieron ante el ritmo de las cumbias de Celso Piña.

El llamado 'Rebelde del Acordeón' falleció este miércoles a los 66 años, un hecho que ha llevado a sus seguidores a recordar su música y su legado.

Publicidad

En su trato con figuras públicas, Celso Piña fue contratado para amenizar actos de campaña de políticos de diferentes partidos y, hace 15 años, fue protagonista de una velada en la que el escritor colombiano, ganador del Premio Nobel de Literatura, se levantó de su silla para bailar sus canciones.

Apenas el 9 de marzo pasado, el músico regio recordó en su cuenta de Twitter cuando, con su "acordeón, un tamborcito y la guaracha", hizo bailar al autor de novelas como Cien años de soledad y a su esposa, Mercedes Barcha.

"En apenas tres minutos, con la música de Celso Piña, que se consideraba propia de los barrios bajos, para los de vestimenta tipo cholo, de zapatos tenis, pantalones guangos y camisa desfajada, bailaron y disfrutaron de lo lindo, las élites del periodismo, de la industria y la cultura, con sus vestidos de gala, trajes de casimir y zapatos bien lustrados", se lee en una crónica que el diario La Jornada publicó sobre ese 2 de septiembre de 2004.

Se trató de un encuentro en el Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey, Nuevo León.

Publicidad

La reunión y el baile de Celso Piña y García Márquez ocurrió en el marco de una cena que ofreció el empresario Lorenzo Zambrano, cabeza de Cementos Mexicanos (Cemex) y copatrocinador de la Fundación para un Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI), a los asistentes a un seminario sobre periodismo y a los comunicadores premiados por su trabajo y trayectoria.

Recomendamos: Celso Piña, 'el Rebelde del Acordeón', fallece a los 66 años

"El ambiente era tan alegre y contagioso que hasta don Julio Scherer, fundador de Proceso, se animó a bailar un rato, siendo Lorenzo Zambrano y el gobernador, José Natividad González Parás, de los pocos que no participaron en aquel vendaval de la bullanguería", relata la crónica de La Jornada.

Publicidad
¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Hubo un error, por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad