Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Los momentos "no oficiales" del encuentro AMLO-Trump: cena, abrazos, bates...

La empresaria Patricia Armendáriz contó el encuentro en el que participaron los presidentes, así como funcionarios y empresarios de México y EU.
jue 09 julio 2020 05:45 AM
candidatos conapred (1).jpg
Los empresarios Patricia Armendáriz y Carlos Bremer en la cena con el presidente AMLO.

La agenda de este miércoles del presidente Andrés Manuel López Obrador en Estados Unidos concluyó con una cena privada en la Casa Blanca con empresarios y funcionarios mexicanos y estadounidenses en la que no siempre se cumplieron las medidas sanitarias contra el coronavirus.

A través de su cuenta de Twitter, Patricia Armendáriz, la única empresaria en la comitiva mexicana que también estuvo integrada por Carlos Slim, Ricardo Salinas Pliego y Carlos Bremer, dio detalles de la cena.

La presidenta de Financiera Sustentable relató que el mandatario de Estados Unidos, Donald Trump, continuó con la serie de elogios a su homólogo mexicano durante la convivencia.

“Es el mejor presidente que han tenido. Es duro, audaz. Y quiere mucho a su país”, afirmó que dijo el magnate republicano durante su discurso dentro del salón Este de la Casa Blanca. Mientras que el presidente mexicano señaló: “Queremos ser amigos, es el propósito de esta visita”

La también participante del reality show “Shark Tank” detalló las presentaciones que acontecieron: desde Carlos Slim argumentando que el T-MEC es más completo que el antiguo TLCAN porque incluye “reglas de trabajo hasta el anuncio de inversiones por parte de Sempra y Shell, pasando por su compañero “tiburón” y director de Grupo Financiero Value, Carlos Bremer, quien expresó su compromiso con México. Hasta llegar a Miguel Rincón, CEO de Bio Pappel y compadre de López Obrador, que anunció inversiones en Estados Unidos.

Publicidad

También contó que productores lácteos expresaron su interés de invertir en México por medio del T-MEC, y el anuncio de Sempra de "una inversión muy importante" en el país.

Mientras que el presidente mexicano expresó que su gobierno está “en la mejor disposición de favorecer sus inversiones”, y que para ello estaba el canciller Marcelo Ebrard y el jefe de la oficina de la Presidencia, Alfonso Romo.

Publicidad

La cena de tres tiempos consistió en jitomates veraniegos con emulsión de ajo negro, queso comté y crocante de pan rústico, como entrada; filete de robalo con papas al azafrán, puré de chirivía, zanahorias jóvenes y alioli de cítricos, de plato principal, y como postre, galletas de mantequilla y azúcar mascabado acompañadas de crema de limón y merengue tostado.

El menú, de acuerdo con el relato de Armendáriz, fue pintado a mano y tenía ambas banderas.

En la lista de invitados estuvieron Gretchen Watkins, presidenta de Shell; Dan Dignes, CEO de Gas y Petróleo, Cabot; Kumar Galhotra, jefe de operaciones para Norteamérica de Ford; el CEO de Sempra, Jeff Martin; Michael Dykes, presidente y CEO de la Asociación Internacional de Alimentos Lácteos; Leon Topalian, CEO de Nucor; Fred Smith, CEO de FedEx, James Taiclet, CEO de aeroespacial Lockheed Martin; Steve Schwarzman, Chairman, CEO de la firma de inversiones Blackstone; y Craig Glidden, vicepresidente de General Motors, por parte de EU.

Mientras que la de lado de mexicano fue completó con Daniel Chávez, de Grupo Vidanta; Bernardo Gómez, de Televisa; Olegario Vázquez, de Grupo Angeles; Carlos Hank González, del Grupo Financiero Banorte; Marcos Shabot Zonana, presidente de la Comunidad Judía en México.

La agenda del presidente que empezó desde las 7:30 am con la visita a los monumentos a Abraham Lincoln y Benito Juárez, concluyó con este evento, en el que no se cumplieron las medidas sanitarias, como el uso del cubrebocas, según se aprecia en las imágenes compartidas por los asistentes.

El único momento en el que se vio al mandatario mexicano usar la mascarilla fue durante el vuelo a Estados Unidos, lo que llamó también la atención porque viajó en la sección económica en el asiento 17-A.

Entre las reuniones, los mensajes y la firma en el Libro de Invitados de la Casa Blanca, el presidente mexicano también se dio tiempo de intercambiar bates de béisbol –el deporte favorito de López Obrador– con presidente de Estados Unidos.

Al finalizar la cena, el mandatario mexicano se tomó algunas fotografías con la comitiva y luego se encaminó nuevamente en la Residencia de México en Estados Unidos para pasar la noche y salir a las 7:30 rumbo a Miami, Florida, donde su vuelo hará una escala antes de partir hacia la Ciudad de México, donde arribará a las 15:20 horas.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad