Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Así es Choix, Sinaloa, donde detuvieron a Rafael Caro Quintero

Pedazo de la Sierra Madre Occidental, el municipio ha respondido con desplazamiento a un abandono histórico de los gobiernos y el destino crítico que le marca el narcotráfico.
sáb 16 julio 2022 08:01 PM
Caro Quintero detención
La segunda detención de Rafael Caro Quintero ocurrió entre los matorrales de San Simón, una comunidad de Choix, Sinaloa.

En el último punto del extremo norte de Sinaloa y enclavado en la Sierra Madre Occidental, Choix –el municipio donde este viernes 15 de julio fue detenido Rafael Caro Quintero – se debate entre su señorío natural, el olvido histórico de los gobiernos y los embates del narcotráfico.

Por un lado Sonora y por el otro Chihuahua, en uno de los caminos rumbo al llamado "triángulo dorado", el destino crítico lleva décadas ahí. En los 70 del siglo pasado, la Secretaría de la Defensa Nacional ubicó sembradíos de marihuana y amapola en el paisaje de montañas y pinos lo que añadió a la vida un elemento que suele romper la tranquilidad: a veces, sobrevuelan helicópteros; surgen encuentros a balazos o elementos del Ejército ejecutan estrategias.

Publicidad

Por ejemplo, la búsqueda de José Noriel Portillo Gil “El Chueco”, llegó hasta Choix. El operativo de mil elementos para localizar al presunto asesino de los sacerdotes jesuitas Javier Campos y Javier Mora, y al guía de turistas, Pedro Palma, en Cerocahui, Chihuahua, montó retenes en el municipio sinaloense. Así fue detenido el exalcalde José Lindolfo Reyes Gutiérrez en posesión de 2 millones 500,000 pesos cuya procedencia no pudo acreditar.

En la memoria reciente está el 11 de julio de 2020 cuando Francisco Fierro Torres, secretario del Ayuntamiento, fue hallado muerto en un predio a la entrada del municipio, y otros funcionarios fueron secuestrados.

En las elecciones de junio de 2021, Amalia Gastélum Barraza se convirtió en las primera mujer munícipe, con la candidatura de la alianza Morena-PAS. “Lograremos muchas mejoras, vamos (a) iniciar una nueva historia”, publicó en su perfil de Facebook cuando recibió la constancia como ganadora. En las horas posteriores a la detención de Caro Quintero, en los campos del municipio que gobierna, declinó brindar cualquier declaración.

En Choix se sabe que es difícil que la paz estalle por completo, coinciden habitantes desde el anonimato. Pero el gobierno municipal lucha por amainar esta realidad. En abril pasado, al lado de Promotur Sinaloa, se integró al programa “Atrévete a vivir el turismo en Sinaloa” y promovió sus joyas turísticas de aguas termales, ruinas y festividades de sus grupos indígenas, entre los que sobresalen los cahitas y los totoremes.

El Ayuntamiento llamó a presenciar las danzas de pascolas y matachines que han sido preservadas durante siglos porque en Choix, casi el 10% de la población está integrado por grupos originarios.

Pero el abandono también es una estampa. El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) ubicó a Choix en 2020 entre los municipios más marginados de México con el 54% por ciento de sus casi 30,000 habitantes en condición de pobreza o pobreza extrema. El porcentaje es mayor al de Badiraguato, el otro municipio serrano a través del cual, también se llega al llamado “triángulo dorado”, que presenta 40.3% de la población en esa circunstancia.

Gobiernos federales van y vienen con diferentes siglas de partidos y ofertas, pero Choix no sale de su ensimismamiento y un círculo fatal. Sus comunidades son consideradas inaccesibles y peligrosas para la aplicación de los programas sociales y entonces, la ayuda gubernamental no llega. Así, los “pisos parejos” de Felipe Calderón Hinojosa no lo alcanzaron y la Cruzada Nacional contra el Hambre de Enrique Peña Nieto (2012-2018) lo dejó fuera. Ahora, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador llevó las becas del bienestar que no han logrado paliar la miseria y la carencia.

 

El 17% de los choixeños, según el último censo del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) de 2020, carece de vivienda digna. Algunos habitan casas con paredes de lámina y cartón, techos inestables y pisos de tierra como si se tratara de otra época en México. El historiador Óscar Loza Ochoa, fundador de la Comisión de Defensa de Derechos Humanos en Sinaloa, describe que esa circunstancia, en algunos casos, es más grave. “La gente ha tendido a vivir en las cuevas. Es el monte. Y hay grupos indígenas que ahí han hecho hogares”.

La tarde del viernes, Choix, Sinaloa, fue mencionado a nivel internacional. La Secretaría de Marina informó que detuvo en ese pedazo de sierra a Rafael Caro Quintero, el fundador del extinto Cártel de Guadalajara y a quien durante décadas la Agencia antidrogas de Estados Unidos ha acusado del asesinato de uno de sus elementos, Enrique “Kiki” Camarena , en los 80 del siglo pasado. El legendario hombre de las drogas fue encontrado entre los matorrales de la comunidad de San Simón debido al olfato de Max, una perra.

Merrick B. Garland, fiscal general, en un comunicado emitido por el Departamento de Justicia de Estados Unidos, expresó: “No hay escondite para nadie que secuestre, torture y asesine a las fuerzas del orden estadounidense”.

¿Por qué ahí?

En 2010, la guerra en contra del crimen organizado lanzada desde el gobierno de Felipe Calderón (2006-2012) desbarató al cártel de los Beltrán Leyva y dejó varios fragmentos. El estudio "La mitificación del Chapo", firmado por el investigador Scott Stewart, de la agencia de inteligencia StratFor, identificó a una de estas células como “Los Mazatlecos” y advirtió de su expansión en el norte de Sinaloa.

El gobierno federal y estatal reconocieron que un nuevo grupo delincuencial avanzaba en el valle de El Fuerte, rumbo a Choix, para pelearle el control de terrenos para siembra al llamado Cártel de Sinaloa. El último Informe de Gobierno de Enrique Peña Nieto indicó que durante su sexenio, ese grupo estuvo entre sus 122 objetivos, en tanto que el gobierno del estado desplegó policías ministeriales en la región para perseguirlo.

A su vez, el gobierno de Estados Unidos formuló una acusación en contra de uno de los presuntos líderes de “Los Mazatlecos”, Isidro Meza Flores “Chapo” Isidro, en un Tribunal Federal de Primera Instancia en Columbia. El FBI, a su vez, publicó una recompensa de 5 millones de dólares a quienes dieran información que condujera a su detención.

En Choix, Sinaloa, esta historia, salió cara. “Los Mazatlecos” buscaron refugio entre su sierra y a su paso quemaron viviendas de cientos de personas en 28 comunidades, según quedó plasmado en la recomendación 39/2017 de la Comisión Nacional de Derechos Humanos en 2017. Ese flujo de personas que salió del municipio dejó los pueblos vacíos y se esfumó de los conteos oficiales y los no oficiales.

 

Loza Ochoa, el defensor de derechos humanos, indica que desde entonces, el desplazamiento de familias de Choix no ha parado. “Hay una situación muy difícil después del asesinato del secretario del Ayuntamiento. Y entonces, ha tenido que desplazarse funcionarios de la presidencia municipal. Se han ido con sus familias del lugar. No solo han sido solo ciudadanos de a pie. Están las renuncias de funcionarios de primer nivel. Al mismo tiempo, hay un desplazamiento 'hormiga'. Poco a poco, las familias se van”.

A ese escenario llegó Rafael Caro Quintero cuando en agosto de 2013, un juez ordenó su liberación al considerar que su proceso había sido erróneo porque se siguió un “tecnicismo”.

Publicidad
Publicidad