Publicidad
Inicia sesión

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Por qué Andrés Manuel López Obrador está contra el alza de la tasa de interés?

El presidente quiere que Banxico deje de subir las tasas de interés, para que haya crecimiento económico, pero el mandato del banco es mantener el poder adquisitivo de la moneda. ¿Tendrá razón AMLO?
vie 24 junio 2022 01:12 PM
(El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador)
La estanflación es uno de los escenarios posibles que prevén los analistas para la economía mundial. La inversión en México, además, se encuentra en niveles históricamente bajos.

El presidente Andrés Manuel López Obrador sigue empecinado en pedir al Banco de México que deje de subir la tasa de interés. Este viernes, incluso, pidió a los encargados de la política monetaria en el país buscar “otra fórmula” para controlar la inflación sin sacrificar el crecimiento económico.

¿Por qué López Obrador no quiere que Banxico suba sus tasas de interés y por qué es prácticamente imposible que logre convencer al organismo autónomo?

Publicidad

La mayor alza de la historia

El jueves, el Banco de México decidió subir la tasa de interés a 7.75%, desde el 7% previo. Es el alza más alta de los últimos 14 años.

“Desde que el Banco de México adoptó la tasa de interés como objetivo operacional en 2008, nunca había hecho un incremento a la tasa mayor a 50 puntos base. La decisión de subir la en 75 puntos base fue unánime”, indicó Gabriela Siller, directora de Análisis Económico en Grupo Financiero BASE.

Gran parte de su decisión estuvo guiada por el repunte de la inflación en la primera quincena de junio, sobre todo en su componente subyacente; es decir, excluyendo los precios más volátiles de la economía:

“En la primera quincena de junio las inflaciones general y subyacente registraron tasas anuales de 7.88% y 7.47%, respectivamente, manteniéndose en niveles elevados no observados en dos décadas. Sus expectativas para 2022 y 2023 volvieron a incrementarse de manera importante”, indicó Banxico en su anuncio de política monetaria.

Al presidente Andrés Manuel López Obrador no le cayó bien este anuncio y este viernes pidió dejar de subir la tasa de interés.

¿Por qué deben subir la tasa de interés?

López Obrador se quejó recientemente de que los “técnicos” de las decisiones monetarias, en México y el mundo, siguen la fórmula de subir las tasas de interés para controla la inflación, con la consecuencia de disminuir el crecimiento económico.

"Es como cuando se tiene un carro que se calienta, camina, pero se calienta, esa es la inflación, el que el carro se caliente. Entonces para que el carro no se caliente se apaga y ya no camina", indicó el mandatario a modo de ejemplo.

 

Por eso, indicó, “deben buscar otras opciones y regresar a la idea original de que los pueblos progresan fundamentalmente con producción que eso es lo básico, producir, no apostar todo al mundo financiero, a la especulación, se requiere impulsar la actividad productiva en todo el mundo”.

El mandato constitucional del Banco de México es mantener el poder adquisitivo de la moneda nacional y, en este sentido, una de sus herramientas principales es la tasa de interés interbancaria. La tasa de interés no controla directamente la inflación ni las variables que la determinan. En el caso actual, algunas de las causas son la crisis en las cadenas de suministro globales, la guerra en Ucrania, cierres en China por el COVID, entre otras.

Según la teoría económica, la tasa de interés y la inversión tienen una relación inversa y directa con el ahorro. Es decir, cuando las tasas de interés son altas, se incentiva el ahorro y no la inversión, lo cual tiene un efecto en la reducción de la demanda agregada. Esto puede reducir, por tanto, el crecimiento económico y el empleo.

Para el presidente López Obrador, sería preferible no subir la tasa de interés con tal de mantener el crecimiento económico. El problema es que, si la inflación persiste con niveles altos, puede haber incertidumbre en las perspectivas del comportamiento de los precios y una desincentivación de la confianza, tanto de consumidores, como de productores.

 

En Estados Unidos, por ejemplo, la confianza del consumidor cayó el mes pasado a su nivel más bajo y, según las encuestas, “casi la mitad de los encuestados atribuyen la situación financiera actual del hogar a la inflación”.

Es decir, no hay garantías de que manteniendo bajas las tasas de interés ocurra el crecimiento económico a los niveles que desea Andrés Manuel López Obrador, de 6% al final de su sexenio. De hecho, los economistas cada vez temen más un escenario de estanflación.

Recientemente, UBS proyectó tres escenarios para la economía mundial. Uno de ellos es un periodo de estanflación : alta inflación y poco o nulo crecimiento económico.

El encargado de la política monetaria en Estados Unidos, Jerome Powell, indicó que ve una baja probabilidad de recesión debido a la solidez del mercado laboral y la demanda.

Pero, al ser cuestionado por el Senado de Estados Unidos, reconoció que era factible que las subidas de la tasa de interés de la Fed pudieran propiciar la entrada en recesión de Estados Unidos en algún momento.

En la Unión Europea ya se planteó subir las tasas de interés tras un largo periodo de tasas negativas. Pero, en ‘rebeldía’, países como Turquía, con una inflación anual de 73.5%, mantiene su tasa de interés en un nivel relativamente bajo de 14%.

En su defensa, el banco turco dijo que la inflación está impulsada por los altos precios de la energía, encarecimiento de alimentos y materias primas agrícolas, causados a su vez por eventos geopolíticos externos. Es decir, por efectos temporales sobre la formación de precios, según el comité encargado de las decisiones monetarias.

 

Lucha contra el alza en combustibles y alimentos

La inflación en la canasta básica es una de las preocupaciones de Andrés Manuel López Obrador y su estrategia es contener el alza de los precios a través del Paquete contra la inflación y la carestía (PACIC). El cual, a través de acuerdos y otro tipo de políticas, incluyendo arancelarias, busca que 24 productos de la canasta básica dejen de subir sus precios.

Además, el gobierno federal lleva ya varias semanas sin cobrar el IEPS para las gasolinas, además de otorgar un subsidio adicional para distribuidores. La preocupación es compartida con el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, el cual propuso ya dejar de cobrar 18 centavos de dólar por galón, reduciendo una parte de los impuestos que los estadounidenses pagan por el consumo de combustible.

Este viernes, López Obrador anunció su intención de proponer un plan anti-inflacionario a su homólogo estadounidense, el cual incluye usar los excedentes petroleros para contener el alza en las gasolinas y que Estados Unidos compre combustible a México.

La inversión, la pata de la mesa que sigue rota

Finalmente, los expertos apuntan que la inversión, tanto pública como privada, es la asignatura pendiente de la recuperación post-COVID. La inversión es clave para el crecimiento económico. La inversión privada se encuentra 12% por debajo de su último máximo, conseguido en enero de 2018. La inversión pública, por su parte, se encuentra 50.2% por debajo del máximo de 2009.

"La inversión es determinante del crecimiento económico, lo que implica que México se está condenando a tasas cada vez más bajas de crecimiento del PIB”, indicó recientemente Gabriela Siller, del Banco BASE.

Recomendaciones

Publicidad
Publicidad