Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La 65 Legislatura se instalará con simulación en paridad de género

La integración paritaria, establecida en 2019 en la Constitución, será disfrazada en la próxima Legislatura con cargos de menor rango para las mujeres en los órganos de gobierno.
mar 27 julio 2021 11:30 AM
Diputados
Los liderazgos de los partidos en la nueva Cámara de Diputados los tendrán hombres y ello propiciará desigualdad del poder.

Los diputados de la 65 Legislatura perfilan disfrazar el cumplimiento de reglas de paridad en la conformación de los órganos de gobierno de la Cámara de Diputados, con nombramientos de legisladoras mujeres en cargos de menor rango.

Aunque en teoría todos los legisladores son iguales, en la realidad son quienes integran la Junta de Coordinación Política (Jucopo) los que concentran la toma de decisiones en San Lázaro y esa instancia estará conformada sobre todo por hombres.

Publicidad

Entre otras facultades, la Jucopo tiene poder de mando en temas financieros, relativos a la asignación de recursos a las bancadas, y políticos: la conformación de las comisiones, los nombramientos de funcionarios de Cámara y qué se discute o no en el pleno, por lo que incluso han desplazado a la mesa directiva de la conducción de las tareas legislativas.

De acuerdo con el artículo 31 del Reglamento de la Cámara de Diputados, la Jucopo se integra con los coordinadores de cada grupo parlamentario. Y serán siete las bancadas en la 65 Legislatura, por lo que la paridad implicaría mínimo tres legisladoras e incluso cuatro, pero hoy, a más de un mes de que se instale esa Legislatura que se considera de “paridad plus” (serán 248 diputadas y 252 diputados), las mujeres ya fueron desplazadas.

Apenas el 5 de julio Expansión Política informó el optimismo de las diputadas de todas las bancadas que impulsaron en 2019 el paquete de reformas constitucionales conocidas como de “paridad en todo” y que obligan a que ese principio sea obligatorio en todos los niveles de gobierno y órganos del Estado, incluidos el poder Legislativo y los organismos autónomos.

Vieron próximo romper el techo de cristal que ha limitado a las mujeres el acceso a instancias de decisión. Pero ese principio constitucional no será acatado a plenitud por los próximos diputados.

Pero ahora, con el argumento de aplicar sus propias reglas estatutarias, 4 partidos ya se apresuraron a designar varones como líderes parlamentarios: el primero fue el Revolucionario Institucional (PRI), al designar a Rubén Ignacio Moreira; le siguió el Partido del Trabajo (PT) al acordar a su líder eterno Alberto Anaya; luego el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), que eligió a Carlos Puente y Morena, que optó por repetir con el liderazgo de Ignacio Mier.

Publicidad

Así, la Jucopo que operará la próxima Legislatura tendrá mayoría de varones como líderes parlamentarios, por ahora 4, pero podrían ser incluso 7.

Esto porque está pendiente la elección de la coordinación del Partido de la Revolución Democrática (PRD) para la que se perfila Luis Ángel Espinosa Cházaro y la designación del líder parlamentario de Acción Nacional (PAN) donde hay 3 varones en la puja por ser los nominados por el líder panista Marko Cortés: los diputados Juan Carlos Romero (actual líder, quien fue reelecto), Jorge Romero y Santiago Creel.

Y por último Movimiento Ciudadano (MC), cuya coordinación podría recaer en Jorge Álvarez Maynez o Salomón Chertorivsky.

Con ello se confirmaría el desplazamiento de las mujeres legisladoras de la Jucopo. Sin embargo, podrían aún quedar relegadas a segundo plano, y no ser excluidas del todo.

Esto porque se espera que designen vicecoordinadoras para integrar la Jucopo, aunque esa figura no está considerada en el reglamento y es solo por “usos y costumbres” de San Lázaro que ocupan un asiento.

Pero ejercen funciones de suplencia, supeditados al mando del coordinador, aunque también son una oportunidad de acceder a la Jucopo, expuso la actual coordinadora de MC en San Lázaro, Fabiola Loya Martínez.

“Es una oportunidad ser vicecoordinadora, lo fui 2 años y medio y estuve en la mayoría de las reuniones de la Jucopo, creo que es un trabajo en el que vamos acompañando la toma de decisiones, no creo que se disfrace (de que tienen peso) sino que en realidad las decisiones podrían darse de forma consensada” con el coordinador, explicó.

Loya Martínez añadió que "tras las reformas a la Constitución debe haber paridad en toda la Cámara y en su momento también en los partidos, para que se vea reflejado ese principio en las decisiones de cómo se integran los órganos legislativos porque al final es desde ahí donde nacen las decisiones de quienes van a representar la bancadas, o presidentes de comisiones o en su caso candidatos, cuando hay elecciones”.

El hecho es que, a juzgar por las primeras decisiones de los que serán grupos parlamentarios, “todo apunta para que esta sea una Legislatura de hombres” por el mando que tendrán en la Junta, a pesar de que casi la mitad de San Lázaro la integren diputadas, consideró Mariana Niembro, directora de Borde Político.

“Incluso los mismos partidos que están aprobando estas reformas (de paridad) son los mismos que detienen la paridad en la selección de candidaturas e incluso lo estamos viendo en la selección de sus cuadros y sus líderes parlamentarios”, expuso.

Los legisladores deben acatar el principio de paridad establecido en todas las leyes, pero eso no basta, deben acatarlo también en la integración de los órganos de dirección de la Cámara de Diputados y para eso son los partidos políticos los que deben verse obligados a tener representantes mujeres, agregó.

Así, la Jucopo que operará la próxima Legislatura tendrá mayoría de varones como líderes parlamentarios, por ahora 4, pero podrían ser incluso 7.

Esto porque está pendiente la elección de la coordinación del Partido de la Revolución Democrática (PRD) para la que se perfila Luis Ángel Espinosa Cházaro y la designación del líder parlamentario de Acción Nacional (PAN) donde hay tres varones en la puja por ser los nominados por el líder panista Marko Cortés: los diputados Juan Carlos Romero (actual líder, quien fue reelecto), Jorge Romero y Santiago Creel.

Y por último Movimiento Ciudadano, cuya coordinación podría recaer en Jorge Álvarez Maynez o Salomón Chertorivsky.

Con ello se confirmaría el desplazamiento de las mujeres legisladoras de la Jucopo. Sin embargo, podrían quedar relegadas a segundo plano, pero no ser excluidas del todo.

Esto porque se espera que designen vicecoordinadoras mujeres para integrar la Jucopo, aunque la presencia de esas vicecoordinaciones en la Junta no está contemplada reglamentariamente y es sólo por “usos y costumbres” de San Lázaro que ocupan un asiento.

Pero ejercen funciones de suplencia, supeditados al mando del coordinador, aunque también son una oportunidad de acceder a la Jucopo, expuso la actual coordinadora de MC en San Lázaro, Fabiola Loya Martínez.

“Es una oportunidad ser vicecoordinadora, lo fui 2 años y medio y estuve en la mayoría de las reuniones de la Jucopo, creo que es un trabajo en el que vamos acompañando la toma de decisiones, no creo que se disfrace (de que tienen peso) sino que en realidad las decisiones podrían darse de forma consensada” con el coordinador, explicó.

Añadió que tras las reformas a la Constitución debe haber paridad en toda la Cámara y en su momento también en los partidos para que ello se vea reflejado en la integración de los órganos legislativos porque al final, es desde ahí donde nacen las decisiones de quienes van a representar las bancadas, o presidentes de comisiones o en su caso candidatos, cuando hay elecciones.

"El hecho es que, a juzgar por las primeras decisiones de los que serán grupos parlamentarios, todo apunta para que esta sea una Legislatura de hombres por el mando que tendrán en la Junta, a pesar de que casi la mitad de San Lázaro la integren diputadas", consideró Mariana Niembro, directora de Borde Político.

“Incluso -expuso- los mismos partidos que están aprobando estas reformas (de paridad) son los mismos que detienen la paridad en la selección de candidaturas e incluso lo estamos viendo en la selección de sus cuadros y sus líderes parlamentarios”.

Los legisladores deben acatar el principio de paridad en todas las leyes, pero eso no basta, deben respetarlo en la integración de los órganos de dirección de la Cámara de Diputados y para eso son los partidos políticos los que deben verse obligados a tener representantes mujeres, agregó.

Publicidad

La politóloga explicó además, en el foro El Congreso que México necesita, que la idea de tener ese acceso a instancias donde se toman las decisiones es incidir en estas y que no se vean forzadas, como ocurrió en esta 64 Legislatura, a integrar el Grupo de Igualdad Sustantiva –que formaron diputadas de todas las bancadas- para empujar iniciativas y trabajo legislativo, que de otro modo enfrentaban trabas de sus líderes (varones) en San Lázaro.

Así se vieron obligadas a actuar en ese grupo un tanto informal, pues en la Legislatura que está por concluir solo una diputada permaneció casi 2 años como integrante de la Jucopo; la coordinadora de los diputados del PRD, Verónica Juárez Piña, quien en esa calidad fue la encargada de cabildear y empujar la mayor parte de temas que enfrentaron resistencia masculina.

A partir de este año se incorporó como líder de la bancada de Movimiento Ciudadano Fabiola Loya, y luego Marcela Velasco, del PRI, ante la ausencia por enfermedad de René Juárez Cisneros.

“Entendemos que es una cuestión que deberán resolver los partidos internamente y nuestra iniciativa no pretende entrometerse en la vida de los partidos; sin embargo, si en la vida de la Cámara y de sus órganos directivos", dijo.

Los partidos deberían –sostuvo la emecista- “valorar a las mujeres que vienen. Vienen algunas con trayectorias impresionantes. No quisiera hablar de alguna en particular pero vienen varias muy valiosas ex gobernadoras, exlegisladoras, expresidentas municipales, con trayectoria muy probada” y que podrían contribuir con la gobernabilidad y trabajo de la Cámara.

En la mesa directiva también hay desplazamiento

Además de la Jucopo, según la Constitución todos los órganos de gobierno de la Cámara de Diputados deberían ser paritarios.

Eso incluye a la mesa directiva de la Cámara, la conferencia para la Dirección y Programación de los Trabajos Parlamentarios, y la mesa de decanos, estos dos últimos prácticamente carentes de poder real.

Publicidad

En la mesa directiva de la Cámara de Diputados, que de acuerdo con la Ley Orgánica del Congreso es la que ostenta la representación legal y ordena y conduce los procesos legislativos, es previsible que sí haya más mujeres que hombres.

Hoy, la mesa directiva, de 11 integrantes, está presidida por una mujer, la diputada Dulce María Sauri (PRI) y de los 10 integrantes restantes, 8 son mujeres y 2 varones, correlación que podría repetirse en la nueva Legislatura.

Sin embargo, de acuerdo con los legisladores y expertos en materia parlamentaria en la mesa directiva no podría tenerse la incidencia deseada, pues esta ha sido desplazada en sus funciones sustantivas por la Jucopo y dado que esta concentra el poder de la representación partidista decide todo acerca de lo que se procesa o no en términos legislativos, incluso por encima de las facultades de la mesa.

"(La Jucopo) es un mounstrito que ha sometido a los diputados de la nación pues (en ella) se hacen arreglos por debajo del agua, se ha convertido en una instancia por encima de la mesa directiva de la Cámara de Diputados que es la autoridad superior”, advirtió el pasado 13 de julio el ex presidente de la Cámara, Porfirio Muñoz Ledo.

En San Lázaro y a través de la Junta -denunció- hay una “dictadura de los partidos “que controla a los legisladores y les acota derechos.

En tanto, apenas se instale la 65 Legislatura los diputados tendrán ocasión de realizar más nombramientos en los que sí garanticen 50-50, y es en la conformación de las 46 comisiones legislativas.

Hoy, 20 de ellas son presididas por mujeres y son grupos de trabajo con incidencia en el quehacer legislativo: la de Hacienda, Gobernación, Puntos Constitucionales, Justicia, Seguridad Pública, Salud, entre otras.

La próxima Legislatura deberán ser al menos 23 comisiones y todas con relevancia.

La congeladora legislativa

La Legislatura que está por cerrar trabajos dejó pendientes reformas para hacer posible que hombres y mujeres legisladores accedieran a las instancias directivas de San Lázaro en proporción 50-50.

Aunque las reformas constitucionales ya obligan a los diputados a tener instancias de decisión integradas de forma paritaria, legisladoras de varios partidos promovieron reformas legales para hacer viable esa integración 50-50, con el reconocimiento de que al ser decisión de las bancadas y los partidos, es difícil que estos se cumplan.

En junio de 2020, la diputada Laura Rojas, del PAN, expresidenta de la mesa directiva camaral, presentó una iniciativa de reformas a la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos y del Reglamento de la Cámara De Diputados, para establecer que se “procurará la paridad de género y la pluralidad representada en la Cámara” en la Jucopo.

Ese órgano, a su vez, “garantizará la paridad de género en la Presidencia de las comisiones ordinarias”.

Y la mesa directiva se propone paritaria, en tanto que su presidencia “será rotativa entre una mujer y un hombre alternadamente, para el año legislativo correspondiente”.

El pasado 7 de julio, el PRD promovió otra iniciativa, esta de reformas a la Ley Orgánica el Congreso General, respaldada también por legisladores de PRI y PAN, para establecer como obligatoria la designación de los coordinadores y vicecoordinadores de bancada “de manera paritaria, recayendo alternadamente en un hombre y una mujer”.

La reforma modifica la conformación de la Jucopo, al establecer de forma obligatoria la inclusión de los vicecoordinadores –y no sólo los coordinadores-, y de cumplir con la paridad.

“Se deberá atender, en estos nombramientos, al principio de paridad entre los géneros y designar, alternadamente, a un hombre y una mujer” propuso la enmienda a la que se sumaron los demás partidos.

“La Junta de Coordinación Política se compondrá, consecuente y naturalmente, de la mitad de hombres y la mitad de mujeres, correspondiéndose directamente con el porcentaje de la integración paritaria por género al que se encuentran obligados los poderes de la Unión y la Cámara de Diputados como parte de uno de ellos, así como los partidos políticos como entidades de interés público”, dice el texto propuesto, mismo que no fue dictaminado y por tanto no ha sido votado en el pleno.

Los perfiles

Las decisiones partidistas a la hora de definir sus coordinaciones parlamentarias se justifican por sus estatutos que no les obligan a designar liderazgos camarales femeninos, en paridad o una rotación entre diputadas y diputados.

Pero tanto para la Jucopo como para la mesa, las fracciones parlamentarias tienen perfiles de donde escoger, pues ganaron la elección, diputadas de amplia experiencia política y legislativa.

Por mencionar algunos ejemplos, serán diputadas de Morena, con experiencia legislativa, Aleida Alavez Ruiz, exdiputada local y actual diputada federal, presidenta de la Comisión de Gobernación de la Cámara de Diputados.

También será integrante de la próxima Legislatura Yeidckol Polevnsky, exsenadora y expresidenta nacional de Morena y exlideresa empresarial.

Por el PRI formarán la bancada tricolor, Marcela Guerra Castillo, exsenadora, dos veces diputada federal y exdiputada local; Alma Carolina Viggiano Austria, tres veces diputada federal, actual secretaria general del PRI y Blanca Alcalá, exsenadora, exdiputada local, ex alcaldesa de Puebla, entre otras.

Por MC habrá dos exgobernadoras y exsenadoras: Amalia García Medina, exmandataria de Zacatecas, e Ivonne Araceli Ortega Pacheco, ex gobernadora de Yucatán. En tanto, del PT estará la exsenadora Magdalena del Socorro Núñez Monreal.

Publicidad
Publicidad