Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El COVID dispara el trabajo no remunerado para las mexicanas: 50 horas semanales

El Coneval advierte que la pandemia ha incrementado la carga para las mujeres del país, sobre quienes recaen tareas escolares y del hogar y otros cuidados, lo que agrava la brecha de género.
mié 10 febrero 2021 05:26 PM
mujeres trabajo no remunerado pandemia
La Cepal indicó que en 2020 las mujeres dedicaron el doble del tiempo al acompañamiento escolar; incluso, muchas tuvieron que dejar sus trabajos.

Antes de la pandemia de COVID-19, las mujeres ya dedicaban casi tres veces más de su tiempo a las tareas de cuidado en comparación con los hombres, y ahora, con las medidas de confinamiento, esta situación se agravó y pone en riesgo su autonomía económica.

Este problema consta en dos informes presentados esta semana por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) y por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), en los que se alerta acerca de que actualmente hay más mujeres en los hogares haciendo trabajo no remunerado que dentro de los espacios laborales.

Publicidad

Según el Informe de Evaluación de la Política de Desarrollo Social 2020, presentado el martes por el Coneval, en 2018 se estimó que las mujeres dedicaban 22 horas a la semana a los quehaceres domésticos y 28 horas al cuidado de otras personas, lo que equivale a 2.5 veces el tiempo que dedican los hombres a estas actividades.

Hoy, las mujeres dedican 50 horas semanales al trabajo no remunerado, en promedio. "Esto se agudiza con la presencia de toda la familia en el hogar y la necesidad de adoptar las medidas de prevención en salud derivadas del confinamiento y del aislamiento social por la pandemia", destaca el informe.

Las medidas de confinamiento en México se decretaron en marzo de 2020 y duraron alrededor de tres meses. Por ello, en muchas mujeres recayeron tanto la carga escolar, debido a la suspensión de clases presenciales, como las labores de cuidado de sus familiares.

En la presentación del informe de la Cepal, Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva del organismo de la ONU, resaltó este miércoles que la situación representa un retroceso de 10 años en las brechas laborales que tanto había costado reducir.

Bárcena explicó que muchos países de la región optaron por cerrar guarderías y escuelas, lo que obligó a las madres a dejar sus trabajos por estas cargas de trabajo no remunerado.

"Muchas mujeres se ven obligadas a quedarse en casa. En 2020, las mujeres dedicaron el doble del tiempo al acompañamiento escolar. Se ha exacerbado la carga de cuidado no remunerado para las mujeres, lo que es un trato injusto si se compara con la carga que tienen los hombres", expuso.

Publicidad

En noviembre de 2020, la Cámara de Diputados aprobó reformas a los artículos 4 y 73 de la Constitución en materia de sistema de cuidados, para establecer la corresponsabilidad entre mujeres y hombres.

En el documento, que fue enviado al Senado, se cita que 90% de las tareas de cuidado, domésticas y de crianza recaen sin paga en las mujeres.

Situación laboral

El informe del Coneval muestra que, en el primer trimestre de 2020, aproximadamente 2.7 millones de personas se encontraban trabajando en el sector salud, el cual está en la primera línea de atención a la pandemia.

De este número, 1.7 millones son mujeres, 63% de la población ocupada en ese sector. "Destaca que la población que labora en este sector ha experimentado un incremento significativo en la carga laboral, así como una mayor exposición al riesgo de contagio de la COVID-19 y, del total de esta población, las mujeres representan casi dos terceras partes", resalta.

En tanto, la secretaria ejecutiva de la Cepal señaló que las mujeres representan 73.7% de las trabajadoras del sector salud, pero no ganan lo mismo que los hombres: hay una diferencia salarial de hasta 24%.

Además, con relación a la ocupación de mujeres que se dedicaban al trabajo doméstico remunerado, en 2020 este cayó en 33.2 % en México.

"El trabajo doméstico remunerado, que se caracteriza por una alta precarización y por la imposibilidad de ser realizado de forma remota, ha sido uno de los sectores más golpeados por la crisis de COVID-19", dijo Bárcena.

En este sentido, consideró urgente reforzar las políticas de empleo y asegurar a las mujeres participación en los sectores dinamizadores de la economía "en condiciones de trabajo decente".

Publicidad
Publicidad
Publicidad