Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El COVID-19 recrudeció los riesgos para niños migrantes en su paso por México

Al llegar a México, los menores enfrentan problemas de violencia, restricciones de movilidad y vulnerabilidad en su salud física, advierte, Jorge Vidal, de Save the children.
sáb 09 enero 2021 07:00 AM

La pandemia de coronavirus recrudeció la situación de los niños migrantes en su paso por México hacia Estados Unidos, pues en los últimos meses no solo se han visto propensos a problemas de salud, también a restricciones de movilidad e incluso a un incremento de inseguridad y explotación laboral, advirtió el director nacional de Programas de Save the children, Jorge Vidal.

En entrevista con Expansión Política explicó que, si para un hombre o mujer migrante es complicado el tránsito hacia otro país, lo es más para un menor, muchos de los cuales viajan solos, y en épocas de pandemia.

Publicidad

De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Migración (Inami), durante 2020, al menos 4,133 niños y adolescentes llegaron solos a México con la intención de llegar a Estados Unidos.

A su arribo a territorio mexicano los menores, solos o acompañados, encuentran hostilidad, y un ambiente de violencia, refiere Vidal.

“Estamos plagados de violencia, en territorio mexicano tan solo de enero a agosto se registraron 247 muertes de migrantes entre enero a agosto de 2020 y desapariciones en la ruta migratoria hacia la frontera norte”, destacó.

“Hay niveles de agresión, de violencia muy fuertes en la migración”
Jorge Vidal, director de Programas de Save the children.

En su camino hacia Estados Unidos, los menores son víctimas de robo, violación, abuso sexual, secuestro, reclutamiento de miembros del crimen organizado y transportación oculta en camiones, lo que incluso pone en riesgo su vida.

“En el caso de las niñas, hay casos de violación y abuso sexual, en el de los niños, está más orientado al reclutamiento del crimen organizado, se habla de un reclutamiento forzado, hay historias de campos de entrenamiento del crimen”, denunció.

Publicidad

A ello se suma que, debido a la pandemia de coronavirus, los trámites migratorios se han alentado, se han cerrado escuelas, se ha restringido la movilidad e incluso se han presentado dificultades económicas y laborales para los padres migrantes, quienes ven más complicado sostener a sus hijos.

En ocasiones, los niños han tenido que trabajar, y si a un migrante le pagan poco, a un niño le pagan menos.

“El pago de una jornada de trabajo pueden ser de 60 pesos para un migrante, en una dinámica de abuso de alguien que lo emplea; pero lo que está sucediendo es que a los adolescentes los explotan aún más, a veces el pago es una comida del día”, destacó.

Con las restricciones en las fronteras a causa de la pandemia de coronavirus, los migrantes tuvieron que buscar otras rutas para pasar, con lo que los riesgos incrementaron.

Para un niño, migrar puede ser una “experiencia traumatizante”, por lo que no se les debe separar de sus padres.

“Sabemos de historias de niños y niñas que estuvieron en soledad por días, sin comunicación, con la idea de ´protegerlos de adultos, pero hoy el Estado no tiene espacios”, detalló.

Por el coronavirus, los refugios también disminuyeron su capacidad de albergue, por lo que familias de migrantes han tenido complicaciones para encontrar dónde quedarse o han enfrentado hacinamiento, y en pandemia, es imposible respetar "la sana distancia".

Vidal recordó que migrar es un derecho humano por lo que el Estado mexicano debe garantizar que los niños que enfrentan esa necesidad, porque aclaró no es una opción, lo hagan en condiciones de seguridad.

Publicidad

Para ello, se requiere de una respuesta institucional fundamentada en la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes y recordó que está población en tránsito también necesita acceder a servicios básicos como salud, vivienda, alimentación y educación.

“Hoy el Estado tiene una deuda con la población migrante, con la niñez en territorio mexicano, el Estado tiene que invertir más en fortalecer sus capacidades de atención”, planteó.

En ese sentido, llamó a las autoridades a que destinen recursos para proteger a los niños migrantes en su camino hacia mejores condiciones de vida. Para Save the children es importante que el gobierno federal tome acciones para mejorar las condiciones de los niños migrantes, entre las que propone:

-Contribuir al cuidado de la salud de los menores otorgándoles kits de limpieza.
-Instalar espacios más amigables y refugios para los menores que migran.
-Promover y defender los derechos de los niños y niñas migrantes.

Publicidad
Publicidad