Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Autoridades detienen al ‘Mochomo’, considerado pieza clave del caso Ayotzinapa

El arresto de José Ángel Casarrubias Salgado ocurrió en Metepec, en el Edomex. Autoridades estiman que fue una figura fundamental en la desaparición de los 43 normalistas.
lun 29 junio 2020 04:00 PM
Ayotzinapa
El pasado 26 de mayo, ciudadanos realizaron protestas en diferentes ciudades para recordar el crimen contra los 43 normalistas. La imagen corresponde a una manifestación en Chilpancingo, Guerrero.

Las autoridades mexicanas detuvieron a José Ángel Casarrubias Salgado, ‘el Mochomo’, uno de los supuestos líderes del cártel Guerreros Unidos, involucrado en la desaparición de los 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, informaron este lunes fuentes federales.

Casarrubias Salgado, uno de los principales sospechosos de participar en el crimen contra los jóvenes normalistas, fue detenido el miércoles en cumplimiento de una orden de arresto emitida por un juez federal del Estado de México.

Publicidad

La detención ocurrió en el municipio de Metepec, en el propio Estado de México, y en ella participaron agentes de la Fiscalía General de la República (FGR) y de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC).

José Ángel Casarrubias Salgado es hermano de Sidronio Casarrubias Salgado, otro supuesto líder de Guerreros Unidos detenido en 2014 y quien declaró que el grupo criminal participó en la desaparición de los 43 estudiantes, sucedida el 26 de septiembre de ese año en el municipio de Iguala, Guerrero.

En los próximos días, Salgado Casarrubias será presentado ante un juez, quien determinará la legalidad de su detención y le informará acerca de los cargos por los que fue aprehendido.

"Nunca pensé que no nos fueran a regresar a nuestros hijos", madre normalista

Publicidad

A inicios de marzo, el presidente Andrés Manuel López Obrador firmó un acuerdo con la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y la FGR para esclarecer la desaparición de los estudiantes.

La noche del 26 de septiembre de 2014, 43 jóvenes fueron detenidos por policías municipales y entregados a integrantes de Guerreros Unidos.

Según la versión del gobierno del entonces presidente Enrique Peña Nieto (2012-2018), los delincuentes los asesinaron e incineraron sus restos en un vertedero de basura.

No obstante, investigadores independientes descartaron la posibilidad de que fueran incinerados los cuerpos y el actual gobierno mexicano decidió reabrir las investigaciones.

Incluso, creó una comisión especial para dar seguimiento a esas indagatorias, con la promesa a las familias de los jóvenes desaparecidos de mantener su búsqueda, esclarecer qué ocurrió y finalmente hacer justicia.

Publicidad
¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad