Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

PCR, rápidas, serológicas, ¿cuál es la diferencias entre las pruebas de COVID?

Ante el llamado de realizar pruebas masivas que puedan llevar a una reactivación económica segura, ¿cuál es la diferencia entre cada prueba? Aquí te contamos.
jue 21 mayo 2020 05:50 AM
Pruebas COVID
Existen tres tipos de pruebas para detectar COVID.

La presión por la realización de pruebas para detectar COVID-19 creció en los últimos días ante el fin de la Jornada Nacional de Sana Distancia y el regreso a la “nueva normalidad”.

Ante ello, especialistas han dicho que las pruebas podrían servir para dar mayor seguridad a las empresas y a las personas para tener un retorno controlado a sus actividades.

México se apegó a la realización de las pruebas PCR, recomendadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS). A la fecha, se han analizado bajo esta vía a más de 177,000 personas, de las cuales 51,633 resultaron positivos al virus SARS-CoV-2.

Publicidad

El subsecretario de Salud y vocero de la pandemia, Hugo López- Gatell, ha dicho que se analiza realizar “encuestas serológicas” y este martes la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) aprobó el uso de tres de éstas pruebas para determinar la existencia de COVID-19 en el organismo, así como la presencia de anticuerpos en pacientes recuperados.

Pero, ¿cuál es la diferencia entre cada? Aquí te contamos.

Pruebas moleculares o PCR

Las pruebas de reacción en cadena de la polimerasa (PCR, por sus siglas en inglés) son las recomendadas por la OMS. Sirven para confirmar los casos de COVID-19. Detectan el material genético del SARS-CoV-2, es decir el ARN (ácido ribonucleico), en las muestras tomadas de secreciones respiratorias del paciente.

El resultado positivo –que tarda alrededor de seis horas– indica que el paciente está infectado en el momento de la realización de la prueba, lo que permite aislar al paciente y sus contactos. Tienen una alta sensibilidad y especificidad y pueden detectar el virus en etapas tempranas de la enfermedad. No obstante requiere personal capacitado para su realización.

Andreu Comas García, investigador de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, señala que en el caso de las PCR, se deben realizar seis pasos, que van desde la extracción de la muestra, la calidad de la prueba y la interpretación, y que si en alguno falla puede dar un “falso negativo”.

El gobierno de México en coordinación del Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (InDRE) es el responsable este muestreo. Las pruebas que se realizan en laboratorios públicos y estatales se desarrollan bajo el mecanismo Berlin-Test y son las que se toman en cuenta para hacer el análisis nacional. No obstante hay 20 tipos más aprobados en el país que pueden aplicar en laboratorios privados.

Te puede interesar: Estos son los laboratorios validados por Salud para detectar COVID-19

México es uno de los países del mundo con menor tasa de pruebas aplicadas. Sin embargo, el subsecretario de Promoción y Prevención de la Salud, Hugo López-Gatell, señala que esto no se debe a falta de recursos, pues se aplicarán las pruebas que se necesiten para detectar el virus, y sostiene que su uso es de vigilancia epidemiológica.

Publicidad

Las rápidas o serológicas

Las otras pruebas que sirven para identificar COVID-19 son las serológicas –detectan inmunoglobulinas IgG/IgM– o pruebas rápidas, ya que el resultado puede estar en minutos. Estas son diferentes a las PCR porque no analizan las secreciones de la garganta y nariz, sino la sangre de las personas para saber si produjo anticuerpos.

“Las llamadas tiras reactivas, dispositivos de plástico de baja tecnología están encaminadas a detectar no al virus y a su material genético, sino a la respuesta inmune del cuerpo humano ante el virus. Esto es: detecta los anticuerpos”, explicó la Secretaría de Salud en un comunicado.

Las inmunoglobulinas IgG se presentan siete días después de la infección, mientras que las IgM entres tres y cinco días después, por lo que si se aplica antes de esos días puede resultar un "falso negativo". Es por eso que la OMS no las recomienda para el diagnóstico del virus.

En México, la Cofepris autorizó tres test rápidos a los fabricantes Abbott- Laboratories Inc.; Beijing Diagret Biotechnologies Co. Ltd; y Hangzhou Biotest Biotech Co. Ltd.

Publicidad

Los antígenos

Existe otro tipo de prueba las de antígenos. La Administración de Medicinas y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) aprobó recientemente una de este tipo para uso de emergencia. En México no se ha aprobado ni una de este tipo, debido a que no están recomendadas por la OMS.

Este test también se realiza a través de un hisopo nasal y puede informar los resultados más rápidamente que las pruebas PCR, pero no es tan sensible, por lo que es más probable que pierda la exactitud para detectar el virus.

Tanto las pruebas de antígeno y PCR son moleculares, con la diferencia que las primeras detectan proteínas superficiales. Pueden dar una “instantánea” de tu estado en ese momento específico, es decir, que si se estuvo expuesto al COVID-19 al día siguiente, se podría enfermar la persona y no saberlo.

El dilema de la pruebas

La pruebas PCR y serológicas son necesarias y útiles para la detección del virus y pueden ser complementarias, pues mientras que las PCR ayudan a identificar a los positivos en el momento de la infección, las serológicas o rápidas pueden ubicar a quienes ya generaron anticuerpos y posiblemente son inmunes, aunque no hay suficiente evidencia científica al respecto.

De acuerdo con el presidente de Funsalud, Héctor Valle, y el investigador el Cinvestav, Alfredo Herrera, la realización de pruebas es indispensable para el regreso a las actividades, pues ayudan a disminuir el riesgo de contagio al detectar qué colaboradores ya fueron infectados y pueden regresar a trabajar con mayor seguridad.

La sugerencia es que se hagan ambas pruebas, de manera masiva, para detectar qué porcentaje de la población ya está infectada, ya que una de las limitaciones de la aplicación de pruebas en México es que se está haciendo en mayor parte a las personas sintomáticas y en 100% a los pacientes graves, lo que no permite detectar a quienes pueden estar contagiados, pero no presentaron síntomas.

“En estos momentos de la pandemia, sobre todo cuando se piensa iniciar la fase de regreso a la actividad normal, es fundamental identificar quiénes están infectados, con síntomas o asintomáticos. Así, con una segunda prueba los que ya superaron la infección podrían regresar a la vida cotidiana con seguridad, porque ya no podrían transmitirla”, señala Herrera.

López-Gatell dio a conocer que que ya se prepara una encuesta serológica para detectar si hay "inmunidad" ante el COVID-19.

Durante la conferencia vespertina del s´abado, dijo que esta prueba se sumará a la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2020 -del Instituto Nacional de Salud Pública-, que se planea para julio próximo.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad