Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#CómoReactivarMéxico | El COVID-19 los cambió de giro: hoy fabrican caretas

Ante las restricciones a las actividades económicas por la cuarentena, algunos fabricantes han encontrado en la elaboración de equipo médico una vía para seguir generando ingresos o para apoyar.
dom 26 abril 2020 06:27 AM
Grupo Visnav
La empresa Grupo Visnav se estableció hace 12 años y se dedica a la fabricación de muebles para centros comerciales, hoteles y restaurantes. Con la cuarentena por el COVID-19, decidió empezar a fabricar y vender caretas de protección para personal médico.

Después de vivir un 2019 complicado por la desaceleración de la actividad industrial en el país, Grupo Visnav enfrenta este año un desafío todavía mayor: sobrevivir a la pandemia del coronavirus COVID-19 y al impacto que está dejando en la economía de México y de todo el mundo.

En marzo, al igual que sucedió con otras empresas, la orden del gobierno federal de suspender todas las actividades no esenciales como medida para prevenir contagios representó un golpe para la compañía, que nació hace 12 años y se dedica a la fabricación de muebles para centros comerciales, hoteles y restaurantes.

Publicidad

Fernando Visuet, su director general, cuenta que esa disposición gubernamental los llevó a él y a su equipo a plantearse qué hacer: detener sus labores totalmente —aunque eso significara tener que encarar las pérdidas— o buscar una vía para poder seguir operando y generando ingresos.

“Nosotros teníamos que parar y mandar a descansar a todo nuestro personal, pero parar al 100% la actividad de la empresa era empezar a tener cero entradas para la empresa y para todos los colaboradores. Entonces, ante este panorama que no era viable, estuvimos tratando de ver opciones, empezamos a ver alternativas, y entre ellas surgió la propuesta de una de nuestras colaboradoras para fabricar caretas”, relata Fernando.

De esa manera, luego de analizar la idea, de verificar que la compañía contaba con la maquinaria y con el personal para elaborar cierto volumen de piezas, y de darse cuenta de que con esto podrían sumarse al combate contra el COVID-19, Grupo Visnav decidió virar hacia la producción de estos equipos e ir a ofrecerlos a las propias instituciones públicas que hacen frente a la pandemia.

Mediante su planta ubicada en Toluca, la empresa produce entre 2,500 y 3,000 caretas protectoras al día. Según Fernando, él y su equipo ya se han acercado con hospitales del Estado de México y con la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), e incluso ya empezaron a surtir de material al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

A dos meses de que el primer contagio de COVID-19 fue detectado en México a finales de febrero, el caso de Grupo Visnav es solo un ejemplo de la forma en la que en esta cuarentena ha obligado a las empresas a ajustar sus operaciones y diversificarse para poder sobrevivir, aunque en ese proceso se han topado con obstáculos.

Publicidad

Fernando cuenta que una dificultad a la que se ha enfrentado Grupo Visnav es que la propia contingencia ha hecho más complicado encontrar materias primas, por lo que pide a las autoridades dar flexibilidad para que los proveedores puedan laborar.

Otro problema —más significativo aún— es que las instituciones federales plantean pagar los pedidos en dos o tres meses, cuando la compañía requiere dinero ya para mantenerse y estar en posibilidades de cubrir la nómina de sus 90 trabajadores.

“Al final de cuentas, es una cadena: si no hay quien suministre, no hay quien fabrique y luego no hay quien compre. Yo lo que le pediría al gobierno es apoyo. Ahorita estamos en una emergencia, necesitamos reaccionar de la manera más rápida posible las partes que tengamos la posibilidad. La parte que a ellos les tocaría es que nos apoyen con el flujo de efectivo, liberar más constante el recurso para que podamos seguir produciendo”, dice.

Planta de Grupo Visnav
Grupo Visnav tiene una planta activa en Toluca, Estado de México. Su plantilla laboral asciende a 90 personas, aunque su director general dice que llegaron a ser 300.

El objetivo: proteger a los médicos

Corte Láser Fénix es otro negocio que empezó a elaborar caretas protectoras ante la emergencia sanitaria, aunque sus responsables señalan que fue más por la intención de apoyar en el combate al COVID-19 que por generar ganancias.

Mariana Weber, la propietaria del lugar, cuenta que ella y su equipo incluso decidieron “detener la empresa al 100% para poder ayudar”.

Así, de cortar cartón, madera y acrílico para maquetas o anuncios publicitarios, Corte Láser Fénix pasó a confeccionar caretas para los médicos que atienden a las personas enfermas.

Publicidad

La idea surgió cuando una amiga de Mariana que trabaja como enfermera le confesó sentirse expuesta a sufrir un posible contagio debido a la falta de equipo de protección. Fue entonces cuando Mariana le fabricó una y, en cuanto esa primera careta tuvo “luz verde”, se concretó el plan de donar otras más, para lo cual inició una recolección de recursos entre familiares y amigos, así como la conformación de un grupo de voluntarios.

Cada día, ese equipo produce caretas con pet y foami y recibe hasta 80 mensajes de médicos que solicitan donaciones. Si las piezas son para hospitales públicos, son gratuitas; si son para instituciones privadas, tienen un costo de recuperación de 85 pesos.

Para que una donación se dé, Corte Láser Fénix pide a los interesados enviar una fotografía de la credencial que los acredita como médicos, así como un video en el que al menos 10 doctores o enfermeras soliciten el equipo de protección y detallen para qué hospital será. Por institución, lo más que se dona son 60 máscaras.

A la fecha, el negocio ha regalado unas 3,000 caretas y tiene abierta una cuenta bancaria en caso de que alguien quiera apoyar en su labor (la 500253974 de Inbursa, a nombre de Roberto Gil Aguilar).

“La mayor satisfacción es ver llegar a los médicos y ver la cara que ponen. Con eso se te quita el cansancio, el estrés, todo, todo se te quita. Lamentablemente, no nos podemos acercar para darles un abrazo y echarles ánimo, por seguridad de todos”, dice Mariana, egresada de la licenciatura en Diseño Industrial.

En economía, un panorama “nada alentador”

Ante una cuarentena que el 23 de abril cumplió un mes y que se prevé que dure al menos hasta el próximo 30 de mayo, no son pocas las voces que señalan que al gobierno federal le ha faltado anunciar más apoyos para las empresas afectadas por la suspensión de las actividades no esenciales.

Cámaras industriales, políticos de oposición, analistas y organizaciones civiles advierten que esa ausencia de medidas para el sector —a través de beneficios fiscales o de programas específicos— tendrá como consecuencias una importante pérdida de puestos de trabajo y un fuerte golpe a la economía nacional.

“El gobierno federal no ha apoyado a las empresas productivas para el mantenimiento de empleos con fondos federales. Sigue con sus proyectos faraónicos, invirtiendo millones y millones de pesos en proyectos que no van a ser rentables y, en vez de eso, debió haber cancelado esos proyectos y relocalizar esos fondos para apoyar al empleo en general”, dice Gerardo Prado Hernández, abogado y presidente de la organización civil Appleseed México.

Durante su conferencia de prensa mañanera del 22 de abril, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció un nuevo decreto de austeridad gubernamental e insistió en que en los próximos meses se concretará la creación de 2 millones de fuentes de empleo. Sin embargo, desde la trinchera de las compañías que hoy luchan por sobrevivir, esa meta se ve casi imposible de alcanzar.

Conoce más: El gobierno baja sueldos, cancela subsecretarías, pero conserva 'obras estrella'

“Nosotros somos un ejemplo de este descenso de la economía, que principalmente ha afectado a la industria de la construcción y mueblera”, dice Fernando, de Grupo Visnav.

“Los ánimos hoy son de preocupación, no solo en nuestro sector: es en general. Con amigos, conocidos y competidores con los que he tenido la oportunidad de intercambiar opiniones, todos coincidimos en que el panorama no es nada alentador a corto y mediano plazo. Todos tenemos que sumar esfuerzos y buscar alternativas y otras fuentes de ingreso”, advierte.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad