Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El CEEY ve bien los programas de becas para jóvenes, pero sugiere ajustes

El Centro de Estudios Espinosa Yglesias consideró que uno de los puntos que deberían modificarse es el de la diferencia de montos entre lo que recibirán los estudiantes y los aprendices.
Jóvenes Constuyendo
Estudio y trabajo. El gobierno de López Obrador asegura que quiere dar más oportunidades a la juventud.

CIUDAD DE MÉXICO (ADNPolítico).- El Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY) señaló algunos rasgos del programa Jóvenes Construyendo el Futuro (en sus dos modalidades, para aprendices y universitarios) y de las becas Benito Juárez (para estudiantes de nivel medio superior) que, a su juicio, pueden complicar su eficacia.

Un riesgo es la diferencia de montos entre los beneficiarios de Jóvenes Construyendo el Futuro y de Jóvenes Escribiendo el Futuro, que es de 1,200 pesos, mientras que a los preparatorianos solo se les darán 800 pesos, cuando están en el periodo en el que puede haber mayor deserción escolar.

Esto, según el CEEY, sumado a que a largo plazo es más redituable concluir los estudios universitarios porque estos facilitan tener mejores salarios y oportunidades de movilidad social.

Lee: Expertos ven riesgo de clientelismo electoral en programa de becas

Otro pero es que, con la iniciativa educativa presentada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, se elimina la evaluación obligatoria para el ingreso, el reconocimiento y la permanencia en el magisterio, lo cual reduce la calidad en la educación, advierte el CEEY.

¿Entonces no sirve el programa?

Publicidad

Roberto Vélez, director ejecutivo del CEEY, dice que la motivación del programa es correcta y está justificado porque existe una población con oportunidades limitadas, pero de lo que se trata es de diseñar el mejor instrumento posible para que el esfuerzo reditúe donde debe hacerlo.

"¿Es válido (el programa)? Sí, porque existe la población y un problema de desigualdad de oportunidades; entonces, ¿cómo hacer para que efectivamente opere y no genere desincentivos que puedan afectar al final el ciclo de vida de los jóvenes?", cuestiona.

¿Cuál es el problema entre aprendices y universitarios?

En Jóvenes Construyendo el Futuro, en el que se prevén becas para personas entre 18 y 29 años para introducirlas en el mercado laboral, el monto del apoyo es más elevado (3,600 pesos) que para los universitarios (2,400), lo puede ser un incentivo para que dejen la escuela, cuando se busca evitar eso.

"En ese sentido, si tú tienes a un joven que observa que está en una situación complicada para completar la educación superior e identifica una vía de salida en el corto plazo más fácil en términos de mayor ingreso a través de la capacitación, entonces sí puede dejar la escuela e irse a la capacitación", dice Vélez.

Te puede interesar: Todo lo que tienes que saber sobre Jóvenes Construyendo el Futuro

Ante esto, el CEEY sugiere a las secretarías de Educación Pública (SEP) y del Trabajo (STPS) cerrar la brecha entre el monto de las becas para educación superior y para capacitación laboral.

¿Y con las becas Benito Juárez?

De acuerdo con el CEEY, solo 12% de los hijos con padres sin instrucción completa la educación media superior, cuando esta incrementa la probabilidad de alcanzar un empleo formal en casi el doble de lo que lo hace la educación secundaria.

Un análisis del centro detalla que la mayor tasa de abandono escolar se presenta en este nivel, de forma que solo 58% de los que entraron en él lo concluye. Las principales razones del abandono son la dificultad para cumplir con los requisitos escolares (41%) y la carencia de recursos (38%).

"Si hay falta de recursos, ¿800 pesos son suficientes? El joven viene de una situación donde la desigualdad de educación es brutal, no tiene mucho sentido quedarse ahí, están perdiendo el tiempo en lugar de buscar un trabajo fuera", señala Vélez.

Recomendamos: ¿Dónde están las becas educativas de AMLO?

¿Los apoyos garantizan calidad?

Por último, el CEEY advierte que el apoyo económico no va a garantizar la calidad de la educación de los jóvenes, pues existen personas que han venido acumulando desigualdades del sistema educativo, y el simple hecho de dar un incentivo económico para que se mantengan en él no necesariamente funciona.

El dinero solito no te resuelve el problema, hay que saber cómo colocar el recurso".
Roberto Vélez, director ejecutivo del CEEY

"Para lograr bienestar, no basta con asumir excelencia, sino que tenemos que recuperar los componentes de la calidad, como la evaluación", dice Vélez, quien enfatiza que se tiene que entender el problema, ver las razones y, a partir de eso, hacer más eficaces estos programas.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Hubo un error, por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad