Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Metrobús y accesibilidad: el aprendizaje es permanente

La ruta hacia la inclusión es un eje establecido desde su comienzo, el cual evoluciona constantemente. Se ha avanzado y hay mucho por hacer.
vie 07 agosto 2020 04:01 PM
MiInclusion.png
Cada estación está equipada para permitir el manejo autónomo de personas con discapacidad.

Las líneas amarillas acanaladas conocidas como guía táctil, se despliegan en el piso a lo largo de las estaciones de las siete líneas del Metrobús (MB). Estas funcionan para que las personas con discapacidad visual que usan bastón puedan desplazarse de forma autónoma por la estación.

También hay otro modelo de guía táctil con botonaduras, que indica un cambio de dirección. Esta se encuentra ubicada a nivel de piso de la estación y está presente en las líneas más recientes del MB. Conducen a las personas, pero además su diseño evita que los tacones se atoren, así como que la basura o el agua queden atrapadas en ellas, haciendo fácil su limpieza.

Estos ajustes razonables para las personas con discapacidad visual en Metrobús han ido mejorando a lo largo de sus 15 años de existencia, conforme ha ampliado su experiencia, sus rutas y la convivencia con todas las comunidades que integran a la Ciudad de México.

“Desde la Línea 1 del MB ya se consideraron elementos de inclusión, aunque han ido mejorando con el tiempo, conforme se han hecho recorridos con grupos de personas con discapacidad”, comparte Hilda Laura Vázquez, experta en accesibilidad web, quien vive con una discapacidad visual permanente.

Las guías táctiles son algunos de los elementos que se usan en el MB para hacer ese servicio accesible. Hay letreros en Braille, espacios reservados para quienes portan una silla de ruedas… y varios elementos más, de acuerdo a lo que describe Olivia Soberanis, jefa de la Unidad Departamental de Servicios a Usuarios y Comunicación, en el Metrobús.

“Desde que se planean las estaciones del MB se consideran todos los aspectos de la accesibilidad: los cruces, los pasos peatonales, los semáforos con señales auditivas, que los autobuses sean accesibles con sillas de ruedas y muletas, las pantallas informativas…”.

Los elementos básicos de referencia para el diseño de estaciones del Sistema de Corredores de Transporte Público de Pasajeros Metrobús incluyen los aspectos de accesibilidad universal. Se tiene una lista amplia compartida por la funcionaria y detallada en el recuadro 1 “Elementos que hacen la Infraestructura accesible e inclusiva”— que es fruto del trabajo interinstitucional entre las dependencias del Gobierno de la Ciudad de México, añade Soberanis.

La Secretaría de Obras desarrolla la obra pública y licita el proyecto ejecutivo de las líneas de MB. La Dirección Ejecutiva de Operación Técnica y Programática, a través de la Jefatura Departamental de Proyectos hace el acompañamiento técnico del proyecto ejecutivo; da seguimiento al proyecto constructivo del corredor y; propone lineamientos para la accesibilidad universal en los proyectos de corredores. Para el tema de accesibilidad ambas dependencias se coordinan con el Instituto de las Personas con Discapacidad en la Ciudad de México (INDISCAPACIDAD) que es la dependencia que guía de manera técnica y establece las políticas públicas que contribuyen en la construcción de una ciudad equitativa e incluyente para las personas con discapacidad.

Infraestructura inclusiva

En cada estación dan accesibilidad a los diversos grupos poblacionales que tienen algún tipo de discapacidad psicosocial, motriz, intelectual, visual y auditiva.

● Gratuidad en el servicio

● Acceso con rampa

● Puertas de cortesía

● Guía táctil

● Placas Braille

● Sanitarios accesibles familiares

● Puntos de abordaje preferentes

● Botón de advertencia para personas con discapacidad

● Botón con audio para conocer el próximo arribo de autobús dentro de la estación

● Cruces peatonales de accesibles con semáforos peatonales audibles

● Autobuses con ingreso a nivel y con espacios exclusivos

● Señalización visual

● Anuncios luminosos y auditivos para el cierre de puertas

● Espacio para viajar con perros de servicio y asistencia

Fuente: Metrobús CDMX

Publicidad

Una historia de esfuerzo continuo

“Recordemos que accesibilidad es la condición que permite que las personas con alguna discapacidad puedan desplazarse, de manera independiente y por sí mismas, en este caso en un medio de transporte”, explica Libertad Hernández, directora de Dis-Capacidad.com.

Lograrlo es un desafío, por ejemplo recuerda Hernández hace 15 años, cuando comenzó a dar servicio la primera línea del Metrobús en CDMX, no había botones para activar una luz que anunciara al conductor que había una silla de ruedas para ascender. Esto es necesario para que haga una maniobra de acoplamiento total entre el autobús y la plataforma, para que las sillas de ruedas y los scooters puedan entrar.

Los botones se añadieron en las primeras semanas de operación en la Línea 1. “Conforme se hicieron recorridos con personas con discapacidad fueron notando estos aspectos y se hicieron adecuaciones”, explica la activista.

Hilda Laura Vázquez coincide en la mejora progresiva en el desarrollo de la infraestructura de inclusión en el MB. Por ejemplo, asegura, han ido corrigiéndose los letreros en Braille, al igual que los espacios en los que se colocan: en una primera fase estaban en pedestales que resultaban difíciles de acceder para los usuarios con discapacidad visual.

“A lo largo de estos 15 años en el MB se ha trabajado, de cerca, con distintos grupos de personas con discapacidad. Desde la Línea 1 ha sido así”, comenta Olivia Soberanis. Añade que hay un punto concreto en el que puede apreciarse el resultado del conjunto que procura la accesibilidad: la afluencia de los usuarios a los que va dirigida.

Datos del DIF-CDMX estiman que en la Ciudad de México viven 526,593 personas con discapacidad. Cifras del Metrobús establecen que, en general, durante 2019 trasladó a 444,341,155 pasajeros. A grosso modo, sobre ese volumen brindó entre 4 y 10% de gratuidad (vea el desglose en la tabla “Gratuidad como referencia de alcance”) concepto que abarca tanto a personas con discapacidad como a miembros de la tercera edad. Esto nos da una idea de la numerosa población con discapacidad que traslada este medio de transporte.

“Hay pasajeros con discapacidad que nos han compartido que, a través del Metrobús, pueden transportarse a sus trabajos, a visitar a sus amigos y familiares, una movilidad que hace 15 años en muchos casos no era posible”, detalla Soberanis.

Gratuidad como referencia de alcance

En el Metrobús, el total de pasajeros del 01 de enero al 31 de diciembre de 2019 fue de 444,341,155.

Los siguientes son sus porcentajes de gratuidad, que se calculan con base en los accesos que se otorgan por la puerta de cortesía y, en estos casos, pueden ser personas con discapacidad o adultos mayores.

Línea 1 - 4.52%

Línea 2 - 7.55%

Línea 3 - 9.17%

Línea 4 - Sin datos

Línea 5 - 11.22%

Línea 6 - 6.78%

Línea 7 - Sin datos

Fuente: Metrobús CDMX

El desafío diario

La infraestructura que favorece la accesibilidad es un continente clave. Pero igualmente importan los espacios, las reglas y actitudes que lo habitan y este es el elemento que más áreas de oportunidad ofrece tanto en la CDMX como en los sistemas de transporte masivo y colectivo.

“El MB es funcional, pero hay que considerar que hay estaciones en las que en las salidas hay mucha gente, o se encuentran puestos ambulantes que bloquean las rampas de acceso. O hay tanta gente que se bloquea el acceso a la señalética en Braille o a las guías podotáctiles”, detalla Hilda Laura Vázquez.

La capacitación al personal que interactúa con los pasajeros también es importante en la coordinación de la accesibilidad, señala, a su vez, Libertad Hernández.

Olivia Soberanis explica que hay equipos de trabajo en el área Operativa de Metrobús que conciben y vigilan la accesibilidad, mientras que hay otro equipo básico que es la Jefatura de Unidad Departamental de Estaciones que coordina, programa, revisa las necesidades del mantenimiento preventivo y correctivo de las instalaciones fijas en los Corredores (Sanitarios en buen estado, placas braille y guía táctil colocadas adecuadamente, básicamente el mantenimiento correctivo de los elementos de accesibilidad).

“Cada aspecto importa. Por ejemplo, que los audios de los autobuses anuncien cuál es la siguiente estación, para quienes no pueden verlo. Y que en las pantallas de los autobuses también lo exhiban, para quienes no pueden oírlo”, explica Hilda Laura Vázquez.

La funcionalidad plena y permanente está entre los principales retos que afronta este sistema de transporte colectivo, que opera todos los días del año, 18 horas cada día.

Desde hace 15 años que comenzó su operación, el Metrobús creó nuevos espacios de inclusión a la Ciudad de México. Este eje fundamental es un impulsor del movimiento, en todas sus variantes.

Tarjeta Incluyente

A partir del verano de 2020, las personas con discapacidad podrán acceder a servicios gratuitos y descuentos de forma más sencilla con la Tarjeta Incluyente, que sirve para obtener gratuidad en el METRO, Metrobús, el servicio RTP y en el Sistema de Transporte Eléctrico en CDMX.

Incluirá un chip para que los usuarios puedan pasar por las entradas al transporte por sí mismos y también les sirve como identificación personal, así como para obtener otros beneficios en trámites y pagos en la ciudad.

Publicidad

Tags

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad