Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#GuacamayaLeaks: En 2019, comuneros de Totolapan pidieron a las Fuerzas Armadas

En un escrito detectado en los correos de Sedena, los habitantes expusieron el hostigamiento del crimen y pidieron al Presidente instalar un cuartel de la Guardia Nacional, lo cual no sucedió.
mié 12 octubre 2022 05:59 AM
Una bandera desgarrada y los hoyos de las balas se observan en la fachada del Palacio Municipal de San Miguel Totoloapan, ayer un comando armado asesinó a 20 personas en su interior, entre ellas el presidente municipal Conrado Mendoza.
En agosto de 2019, pobladores de Tierra Caliente enviaron un escrito al presidente Andrés Manuel López Obrador ante el constante hostigamiento del crimen organizado que los extorsionaba, chantajeaba y robaba.

El episodio de violencia en la comunidad de Totolapan, Guerrero, ocurrido el miércoles 5 de octubre, pudo haberse evitado. Desde 2019, pobladores de esa zona denunciaron al presidente Andrés Manuel López Obrador ser víctimas de un “constante hostigamiento” de miembros del crimen organizado y le solicitaron instalar un destacamento de la Guardia Nacional para proteger a la comunidad, sin embargo, eso no sucedió.

Uno de los correos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), hackeados por el grupo Guacamaya, contiene la carta que pobladores de Guerrero enviaron al presidente de la República y en la que advirtieron que una tragedia podía fraguarse en esa zona de Tierra Caliente.

Publicidad

“Los grupos de la delincuencia que están por todas partes nos siguen hostigándonos, el día 10 de agosto quisieron entrar más de 150 sicarios a nuestro territorio y pudo haber ocurrido una gran tragedia, por lo que estamos pidiendo la presencia de la Guardia Nacional de una forma permanente en esta región”, se lee en el cuerpo de correo a través del cual enviaron el escrito.

Alrededor de 5,000 pobladores de las comunidades Toro Muerto, Linda Vista, Plan Verde, Lumbreras, Cucharillo, Chachalaco, Campamento de Vaca, Cruz de Ocote, El duraznito, Las Conchitas, El Encino, Las Habillas, El Salto y Rancho Grande plantearon al presidente que en materia de seguridad pública querían hechos, no palabras.

“Queremos hechos reales, porque la delincuencia organizada es un monstruo real que no tiene ningún miramiento para asesinar o delinquir y por lo tanto mucho menos tiene oídos para sermones para dejar de ser (sic) lo que hace”, plantearon.

Ante el clima de violencia que prevalece en esa región de Tierra Caliente, los pobladores se organizaron para formar un grupo de autodefensas en 2015. Antes de ese año, los comuneros, según denunciaron, eran víctimas de extorsiones, chantajes, robos, quema de viviendas, así como de presuntas imposiciones para trabajar con la delincuencia organizada.

“En el 2013 y 2014 hubo asesinatos, levantones, secuestros, extorsiones, pago de piso a comerciantes, robos en casas y negocios, asaltos y retenes en nuestras carreteras precarias de terracería donde nos obligaban a que les entregáramos nuestras identificaciones para luego llamar a sus jefes para ver si estábamos en la lista de sus enemigos o si éramos una buena víctima y también despojaban del dinero y pertenencias a los viajeros, además nos quería obligar a que nos integráramos a su organización delictiva para informarles del movimiento de otros grupos y del Ejército”, describieron los pobladores.

 

Ante esta situación, los habitantes de esta zona optaron por formar un grupo de autodefensas, el cual afirmaron, era auténtico y no de “sicarios abanderados con falsos movimientos de paz”.

“Hemos pagado un precio alto por esta seguridad. Todos los pueblos de nuestra organización han tenido que cuidar día y noche sin recibir un compensación económica cuando sabemos que este trabajo le corresponde al Estado Mexicano”, plantearon.

El Tequilero

Raybel Jacobo de Almonte, alias el Tequilero, es mencionado por los pobladores. A él, le atribuyeron la “masacre” de comunidades en la zona.

Este hombre fue el fundador de “Los tequileros”, un grupo local muy violento en la zona de Tierra Caliente. Décadas atrás, fue quien encabezó el tráfico de drogas en San Miguel Totolapan que es un municipio con alta producción de opio.

“Los cultivos de enervantes se han generalizado en toda la sierra como una alternativa económica, pero que también al final es de subsistencia; consecuentemente, todos los grupos del crimen organizado del país han puesto los ojos sobre la sierra, convirtiéndose potencialmente en campo de batalla entre carteles, pero nuestras familias en medio de un infierno de violencia”, advirtieron los pobladores.

 

Corrupción de autoridades

Ante los niveles de violencia que acechaba a la región, los pobladores advirtieron que las autoridades estaban rebasadas, pero también cooptadas por el crimen.

“El gobierno está rebasado por la delincuencia organizada por el inmenso poder económico que ha amasado en las últimas décadas, con el cual tiene todo el poder para comprar a cuanto se ponga enfrente, desgraciadamente para lograr sus fines dan dos opciones: plata o plomo por lo que muchos se someten a esta realidad y se corrompen, igualmente los recursos tanto económicos y humanos de nuestro actual gobierno son insuficientes ante la dimensión de este monstruo, que ha penetrado todas las esferas de nuestra sociedad y gobierno”, plantearon.

Pero también denunciaron que las pasadas y nuevas autoridades de comunidades como San Miguel Totolapan, AJuchitlán y Arcelia “pagan piso” a diferentes grupos de sicarios.

La presencia de la Guardia Nacional

Para proteger a los habitantes de la región, los pobladores solicitaron al presidente de la República instalar un destacamento de la Guardia Nacional, pero ello no sucedió.

“La segunda semana de este mes de agosto un grupo de 150 sicarios quiso entrar a nuestras comunidades pero logramos contenerlos y disuadirlos temporalmente porque se percataron que nuestra gente ya no la sorprenderían y que estaban dispuestos a defenderse, pero ellos siguen con esa perversa intención de someternos por lo que le solicitamos urgentemente la presencia de la Guardia Nacional en esta región de la sierra antes de que vaya a haber derramamiento de sangre”, alertaron.

Sin embargo, el derramamiento de sangre que lograron contener en ese momento finalmente se dio el 5 de octubre de 2022, cuando se presentó un enfrentamiento entre integrantes de Los Tequileros y La Familia Michoacana, que dejó 20 personas muertas entre ellas el presidente municipal de San Miguel Totolapan, Conrado Mendoza, su padre Juan Mendoza y funcionarios municipales.

Una semana después de la tragedia de Totolapan, Evelyn Salgado, gobernadora de Guerrero, anunció que se instalará un cuartel de la Guardia Nacional y se creara una base de operaciones mixtas con elementos de policías estatales y las Fuerzas Armadas.

Newsletter
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Ve a tu email y consulta tu suscripción

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad
Publicidad