Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Puebla vive un reacomodo político y las tensiones previas a otra elección

La gobernadora Martha Erika Alonso y el senador Rafael Moreno Valle murieron hace un mes. Actualmente, las fuerzas políticas están entre jaloneos y se alistan para volver a pelear el Ejecutivo local.
La otra batalla de Puebla
La otra batalla de Puebla. La convocatoria a la elección extraordinaria para definir a un nuevo gobernador constitucional debe publicarse en estos días.

PUEBLA, Puebla (ADNPolítico).- A un mes de la muerte de la gobernadora panista Martha Erika Alonso y de su esposo, el exgobernador y senador Rafael Moreno Valle, en Puebla se vive un reacomodo de grupos políticos de cara a la nueva batalla electoral para definir a un nuevo gobernador.

En ese contexto, Morena incluso se ha acercado con el PRI, mientras que el morenovallismo se ha ido replegando.

Acerca del accidente aéreo en el que murieron Alonso, Moreno Valle y otras tres personas, el gobierno federal únicamente señaló este miércoles que todavía está en marcha la investigación para determinar la causa de la “inusual” caída del helicóptero en el que viajaban las cinco víctimas la tarde del 24 de diciembre.

Lee: El gobierno aún busca el porqué de la caída “inusual” del helicóptero en Puebla

Independientemente de ello, el estado ya vive sus propios ajustes, como la designación esta semana del priista Guillermo Pacheco Pulido como gobernador interino y la retirada de la vida pública de Eukid Castañón, operador político de la pareja Moreno Valle-Alonso, quien argumentó que actualmente no hay líderes que seguir en el PAN.

El PRI y Morena toman el control

Publicidad

Pacheco Pulido tomó la gubernatura promovido por Morena y después sumó el apoyo de los panistas. Ahora, el priista va conformando su gabinete con morenistas y tricolores.

Aunque inicialmente dijo que respetaría el equipo que dejó Alonso, en su segundo día en el cargo nombró al líder de los diputados federales del PES, Fernando Manzanilla, como su secretario de Gobierno. Manzanilla —quien suple a Jesús Rodríguez Almeida— ocupó ese mismo puesto de 2011 a 2013, en el sexenio de su cuñado Moreno Valle, de quien fue coordinador de campaña en 2010.

Ambos rompieron políticamente después y Manzanilla incluso acusó a Moreno Valle de tejer una red de espionaje contra sus opositores, incluyéndolo a él.

De manera similar, Pacheco Pulido hizo cambios en la Secretaría de Finanzas, a la que llegó el exlíder estatal del PRI Jorge Estefan Chidiac, mientras que para Desarrollo Social se perfila otro priista, Javier López Zavala, exrival de Moreno Valle en 2010.

Lee: Pacheco Pulido, el góber interino de Puebla impulsado por Morena y PRI

La crisis en el PAN

Del lado del panismo, la muerte de la pareja ha generado un terremoto político. La más reciente muestra de ello es que el líder de los diputados locales, Marcelo García Almaguer, fue destituido del cargo por la líder estatal, Genoveva Huerta, luego de la votación secreta en la que Pacheco Pulido fue designado interino con 40 legisladores a favor y una abstención.

En redes sociales, viejos panistas y otros cercanos al morenovallismo lo acusaron de traición y de no buscar que uno de los suyos quedara al frente de la gubernatura.

García Almaguer pidió no buscar culpables y, ante medios locales, acusó a las dirigencias del PAN de no meter más presión en las “altas esferas” para que Acción Nacional consiguiera el gobierno interino.

Gali, ¿con liderazgo?

En ese contexto, el exgobernador Antonio Gali Fayad —sucesor de Moreno Valle y antecesor de Alonso— se ha asumido como líder moral del morenvallismo e, incluso, llamó a los panistas a apoyar a Rodríguez Almeida para convertirse en interino, lo que al final no ocurrió.

Fuentes señalan que Gali públicamente respaldó a Rodríguez Almeida, aunque en realidad impulsaba a su exsecretario de Desarrollo Social, Gerardo Islas Maldonado, quien formaba parte de la terna de aspirantes al interinato, y finalmente negoció el nombramiento de Pacheco Pulido.

Más aún, ya ofreció trabajo coordinado con el priista.

El morenovallismo pierde fuerza

Dentro del grupo político del exgobernador también se registran muestras de división y retiradas.

Luis Banck, quien fue jefe de oficina de Alonso y orador en el homenaje que se rindió a las víctimas del accidente aéreo, anunció este miércoles que no tiene la intención de competir por la gubernatura en la elección extraordinaria que debe convocarse, a pesar de que se perfilaba para ello.

También hay versiones de que Rafael Moreno padre y la familia de Alonso han reclamado a Gali y al PAN haber perdido el terreno político ganado en los últimos años.

Lee: El morenovallismo, en búsqueda de un nuevo líder político

En medio de ese panorama, en los próximos días debe llamarse a los comicios extraordinarios en los que los poblanos definirán a quien tomará el lugar de Alonso para el periodo 2018-2024. El Instituto Electoral del Estado (IEE) tiene el resto de enero para hacerlo.

Del lado del PAN no está claro quién podría ser el nuevo candidato. En tanto, desde el priismo se perfila el excandidato Enrique Doger, mientras que desde Morena ya está confirmado que de nueva cuenta contenderá Miguel Barbosa , quien fue el principal rival de Alonso en 2018.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Hubo un error, por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad