Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La reforma electoral de AMLO desecha avances conseguidos desde 1977, alertan

Exconsejeros y opositores aseguran que la propuesta del presidente atenta contra el espíritu de las ocho anteriores; el exconsejero Javier Santiago define como graves los acercamientos Morena-PRI.
dom 13 noviembre 2022 11:59 PM
La reforma electoral de AMLO desecha avances conseguidos desde 1977, alertan
El presidente tiene en la mira una reforma para eliminar al INE y al Tribunal Electoral.

El país no puede regresar al centralismo y, mucho menos, se debe abonar a la inestabilidad o abrir la puerta a una dictadura, con una reforma electoral regresiva que lejos de fortalecer la autonomía del Instituto Nacional Electoral (INE), busca pulverizar a las anteriores construidas desde 1997, opinaron el exconsejero Javier Santiago y el líder nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRD), Jesús Zambrano.

Mientras, José Roberto Ruiz Saldaña, consejero electoral dice sin rodeos que para no afectar la autonomía del INE y la equidad entre las fuerzas políticas, simplemente se tendría que retirar la iniciativa de reforma electoral que envió el presidente Andrés Manuel López Obrador al Congreso de la Unión el pasado 28 de abril.

Publicidad

Alertan que el país se encamina por vez primera a discutir una iniciativa electoral surgida desde el Ejecutivo Federal y no por los partidos de oposición. De aprobarse, anotan, quedarían atrás muchos de los avances alcanzados en las ocho reformas electorales construidas a lo largo de 45 años: las de 1977, 1986, 1989-90, 1993, 1994, 1996, 2007-2008 y en el 2014.

También advierten que sería la primera reforma que busca ponerse a prueba en una elección presidencial, dado que en los últimos 25 años los cambios electorales se realizaron al inicio de un sexenio y tuvieron efecto en los comicios intermedios.

Por ello, Santiago Castillo, alerta sobre el “acercamiento de posiciones” en el Congreso de la Unión entre Morena y el Partido Revolucionario Institucional (PRI), en temas como la disminución de del 500 a 300 diputados, no así de senadores y, en la desaparición de OPLEs, lo que regresaría al país al centralismo, entre otros.

Zambrano Grijalva coincide en que la reforma significa el regreso al centralismo e incluso, sería la puerta hacia una dictadura y Ruiz Saldaña advierte de la grave amenaza a la autonomía del INE y a la equidad de la contienda.

¿Cuáles son los puntos clave de la reforma de AMLO?

Tanto los expertos electorales como el dirigente partidista coinciden que la reforma del Ejecutivo Federal, dañarían gravemente la autonomía del INE y la equidad de los partidos políticos. La columna vertebral de la iniciativa de AMLO contempla los siguientes puntos:

-Cambiar el perfil y el nombre del Instituto, del INE a INEC (Instituto Nacional Electoral y de Consultas).

-Reducir de 500 a 300, los diputados y de 128 a 96, senadores.

-Los consejeros del INEC y magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) serán propuestos por los tres poderes de la Unión y electos a través del voto popular.

-Disminuye de 11 a siete los consejeros del INEC.

-Se entregará financiamiento público a partidos políticos solo para campañas electorales.

-Reducir a 30 minuto diarios de propaganda política en radio y televisión.

-Disminuir la participación en una consulta popular de 40% a 33% para que sea vinculante.

-Eliminar los órganos electorales locales (Institutos y tribunales).

-Implementar el voto electrónico.

 

Reforma electoral puede derivar en centralismo e inestabilidad

Al hacer un primer análisis de la reforma electoral que envió AMLO al Congreso de la Unión, el exconsejero electoral Javier Santiago Castillo, plantea que Morena y el tricolor, han acercado posiciones que implicarían graves retrocesos para el INE.

“Entre los acercamientos, que tienen hasta ahora Morena y el PRI, porque aún no hay coincidencias, son la disminución de los diputados de 500 a 300, aunque en el caso de los senadores no está de acuerdo el tricolor en la disminución que propone la reforma de pasar de 125 a 96”, dice a Expansión Política.

Morena plantea la representación proporcional por entidad federativa y el PRI, 150 electos por Mayoría Relativa y 150, de Representación Proporcional (RP), aunque las posiciones se acercan más a la del PRI, porque “qué es lo que quiere el presidente: más dinero, es un asunto muy vulgar, pero así es”.

Otros temas en los que también hay aproximaciones, anota el académico de la Universidad Autónoma Metropolitana, es el cambio de nombre del INE al INEC, así como la desaparición de los 32 institutos y tribunales electorales.

“En esto hay una incongruencia del PRI, porque no creo que hayan cambiado su Programa de Acción en donde decían que defendían el sistema federalista, aunque junto con la oposición, aprobaron una reforma centralista, en el 2014”, indica el también exconsejero presidente del Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF), hoy de la Ciudad de México.

 

Regresar el control de las elecciones al gobierno

De su lado, el líder nacional del PRD, Jesús Zambrano, hace una convocatoria para defender al INE del intento del gobierno y de Morena de aprobar una reforma regresiva que les permita tener el control de las elecciones y con ello, abrir paso a una dictadura.

Llama a la ciudadanía para salir a las calles este 13 de noviembre para marchar “codo con codo” del Ángel de la Independencia al Monumento a la Revolución contra la “embestida” que representa la iniciativa del presidente López Obrador que implicaría la pérdida de poder contar con elecciones libres y democráticas.

“Por eso hay que defender al INE, porque de otra manera lo que se va a hacer es regresar al control de las elecciones por parte del gobierno de la República como se hacía antes, o peor aún, porque ahora estamos en ruta de una dictadura que se quiere instalar en nuestro país y no hay que permitirlo”, alerta el político sonorense.

El también ex diputado federal asegura que la ruptura de la democracia frenará cualquier posibilidad de desarrollo en nuestro país, por lo que también convocó al PRI para que en el debate de la reforma electoral, no negocien con Morena.

Lejos de ello, lo conmina a honrar su palabra y cumplir con los compromisos que se comprometió con la coalición Va por México, es decir, rechazar una reforma que solo busca afectar las facultades, estructura, organización y operación del INE.

Para Zambrano no es momento de que los priistas o algunos de ellos, salgan a “querer aparecer como los salvadores de la patria buscando un acuerdo con Morena”.

Y respecto a si hablado con Alejandro Moreno, líder del tricolor, aclaró que no, pues recuerda que el exgobernador de Campeche “traicionó” lo pactado con panistas y perredistas respecto a detenewr la reforma para evitar la militarización del país.

 

Lo más recomendable es que no haya reforma electoral

Para el consejero electoral José Roberto Ruiz, de aprobarse la iniciativa de reforma electoral del Ejecutivo, el país experimentaría los mayores retrocesos en esta materia, de ahí que la tarea será emprender nuevas batallas para poder avanzar en la consolidación de la democracia.

“Vamos a presenciar retrocesos que otras generaciones les costaron la vida. En los 90s cuando el PRD y la oposición lucharán porque los votos se cuenten bien. Creo que si se logra confirmar ese escenario de avalar retrocesos, se tienen que emprender nuevamente las batallas, para recuperar lo perdido”, destaca,

De tal suerte, considera que “lo más recomendable” es que no se apruebe una reforma electoral, dado que, con la actual, se pueden llevar a cabo los procesos federales del 2024.

“Lo que tendría que hacerse para no afectar al INE y la equidad entre las fuerzas políticas, pues sería por completo esa iniciativa. Realmente solo rescato el intento de disminuir a nivel local el número de diputaciones locales, dependiendo de la población que exista, porque lamentablemente sí hay congresos locales muy grandes”, expuso.

Ejemplificó el caso del congreso de Veracruz, que cuenta con 50 diputaciones y 30 distritos locales, respectivamente, cuando a nivel federal hay 20 distritos federales.

Enumeró tres aspectos centrales de la iniciativa que afectarían directamente la autonomía del INE:

-La eliminación del servicio civil de carrera, lo cual es perjudicial, dado que se trata de funcionarios electorales que han logrado una alta especialidad, dado que se busca contratar personal eventual.

“No se necesita ser muy perspicaz para saber que se contrataría a operadores políticos del gobierno”, anotó.

-La elección de consejeros y magistrados mediante voto popular vulnera considerablemente la autonomía de ambas autoridades electorales, porque “para ganar elecciones se requieren estructuras partidistas”.

- El INE ya no tendría la administración y actualización del padrón electoral, pero la iniciativa constitucional no dice a quién se le encargaría esa atribución, aunque “tampoco se necesita ser muy perspicaz para imaginar que se iría al gobierno, al Ejecutivo”.

Y entre los elementos que afectarían la equidad entre las fuerzas políticas está el supuesto modelo de representación “pura”, con 32 listas plurinominales, una en cada entidad federativa, con lo que las minorías legislativas tendrían menos posibilidades de alcanzar diputaciones federales.

Lo anterior, porque “hoy los partidos llamados pequeños con todos los votos de toda una circunscripción, logran meter diputaciones, pero si se atomiza esa votación, estado por estado, no les va alcanzar para meter diputaciones”.

Otro ejemplo que afecta la equidad sería suprimir el financiamiento ordinario a los partidos políticos nacionales, porque es evidente que para hacer política se requiere recursos y hay institutos políticos que reciben menos, lo cual contrastaría con el partido Morena.

Y respecto a la marcha del próximo domingo, dijo que “no puedo hablar por mis colegas, tendría que preguntarles a ellos, pero creo que el México que queremos es de libertades. Entonces, creo que debemos de respetar este tipo de manifestaciones que son bienvenidas en un país democrático”.

Publicidad
Publicidad