Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#Elecciones2022 : Tamaulipas, entre el hartazgo y el reto de bajar la violencia

Tamaulipas renovará su gobierno el próximo 5 de junio, y lo hará en un contexto de violencia que no ha logrado ser frenada ni en los gobiernos del PRI ni en el del PAN.
sáb 23 abril 2022 11:58 PM
qué se juega Tamaulipas
La entidad marcada, por su ubicación geográfica, por el tráfico de drogas, de migrantes y de robo de combustible, definirá su rumbo el próximo 5 de junio.

El próximo 5 de junio , los tamaulipecos acudirán a las urnas para elegir al nuevo gobernador de la entidad que entrará en sustitución del panista Francisco Javier Cabeza de Vaca, quien hace seis años desterró los más de 80 años de gobiernos emanados del PRI, en una entidad que ha sido marcada por el tráfico de drogas, de migrantes y del robo de combustible.

En esta ocasión el candidato de Morena, el senador con licencia Américo Villarreal, formado en las filas tricolor, compite en las preferencias con César 'Truko' Verástegui, el abanderado de la coalición Va por Tamaulipas, conformada por el PRI, PAN y PRD, y el elegido por Movimiento Ciudadano (MC), Arturo Diez.

Publicidad

La entidad tiene la posibilidad de cambiar el panorama político en la entidad, hasta ahora dominado en su mayoría por Acción Nacional, o tener una nueva alternancia ahora de la mano de Morena, lo que le permitiría al partido tener una presencia notoria en el norte del país sobre todo en la frontera con Estados Unidos, considerando los triunfos en las pasadas elecciones en Sonora y Baja California.

La disputa por la entidad se intensificó desde hace uno años y se recrudeció en 2021 cuando la Fiscalía General de la República (FGR) acusó al gobernador Cabeza de Vaca de delincuencia organizada, operaciones con recursos de procedencia ilícita y defraudación equiparada , por lo que se inició su proceso de desafuero, el cual fue frenado por la mayoría panista y con apoyo del PRI y MC en el Congreso local.

En ese entonces, el mandatario estatal acusó al presidente Andrés Manuel López Obrador de uso faccioso de las instituciones y de actuar con "venganza" en su contra, por su participación en la desaparecida Alianza Federalista que unió a gobernadores de oposición en busca de mayores recursos para sus entidades y propuso modificar el pacto fiscal. Este hecho marcó distancia entre el Poder Ejecutivo y el estatal.

"Es público y notorio, es de dominio público que tenemos diferencias con el gobierno del estado, pero independientemente de esas diferencias tenemos que poner por delante el interés general", reconoció el presidente en octubre de 2020.

Por su parte, los políticos de Morena en la entidad, han acusado a los panistas de maniobras para blindar al gobernador. Apenas el martes 19 de abril, el diputado local de Morena, Marco Gallegos, acusó que se hicieron movimientos en las comisiones del Congreso para detener las comparecencias de funcionarios del gobierno de García Cabeza de Vaca.

En conferencia en el Senado de la República, donde acudieron nuevamente a que se desaparezcan los poderes, acusó que quieren hacer un “doble blindaje al jefe político de los legisladores del PAN”, en referencia al gobernador. Además acusó que con Cabeza de Vaca aumentó la deuda al llegar a 15,552 millones de pesos al corte de 2021 y se espera que cierre su administración en cerca de 20,000 mdp.

"Tamaulipas está inmerso en una crisis política que se acentuó con el proceso de desafuero de la Cámara de Diputados contra el gobernador, todo eso además de polarizar el ambiente político ha traído esta crisis que se refleja en el Congreso local", señala Pedro Alonso Pérez, académico de la Universidad Autónoma de Tamaulipas.

En Tamaulipas se percibe un cierto un cierto hartazgo social con el partido gobernante (PAN).
Pedro Alonso Pérez, académico de la Universidad Autónoma de Tamaulipas.

Publicidad

Crimen organizado, homicidios y desapariciones

La tensión política con el gobierno federal no es el único factor de relevancia en la entidad que, aunque ya dejó de estar en los primeros lugares de homicidios dolosos a nivel nacional, enfrenta una crisis de desapariciones y concentra disputas importantes entre grupos del crimen organizado.

Especialistas consultados por Expansión Política coinciden en que el principal reto para la próxima administración en Tamaulipas es el combate al crimen organizado y, a su vez, la reducción de la inseguridad, algo que ni PRI ni PAN han logrado.

De acuerdo con el investigador del Departamento de Estudios Culturales de El Colegio de la Frontera Norte (El Colef), José Andrés Sumano, la violencia en Tamaulipas responde a la pulverización de los grupos criminales que luchan por el control del territorio. Actualmente operan cuatro células del Cártel del Golfo (Los Metros, Los Ciclones, Los Rojos y Las Panteras) y dos de Los Zetas (Los Zetas Vieja Escuela y el Cártel del Noreste).

"Hay más de seis grupos criminales disputándose el territorio, las rutas que conllevan consigo los negocios que tienen el narcotráfico, hoy por hoy dominado por el fentanilo y las metanfetaminas, pero también los negocios del tráfico de migrantes particularmente esa zona porque es una ruta muy utilizada por los migrantes", señala.

Pedro Alonso Pérez, doctor en Historia por la UNAM y docente de la Universidad Autónoma de Tamaulipas, señala que la situación de violencia generada por grupos del crimen organizado viene desarrollándose desde la década de 1940 con una particularidad: las actividades ilícitas son de "adentro hacia afuera".

"Tamaulipas es parte de las principales rutas del trasiego de droga, de tráfico de personas y de otros delitos. En este estado, el crimen organizado se originó y se ha desarrollado desde dentro, es decir, desde el propio aparato del gobierno y de las autoridades que tendrían que combatirlo, y no como en otros estados fronterizos, donde el crimen ha incursionado desde el exterior", explica.

En la administración de Cabeza de Vaca, de octubre de 2016 a marzo de 2022, Tamaulipas ha registrado 4,708 homicidios dolosos, según las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional Seguridad Pública (SESNSP). La mayoría de estos eventos están relacionados con enfrentamientos entre grupos de la delincuencia organizada.

Publicidad

Pero hay otra situación que desde hace tiempo preocupa a habitantes y colectivos, y se trata de la crisis de desapariciones forzadas. El informe de Búsqueda e Identificación de Personas Desaparecidas de la Secretaría de Gobernación (Segob) da cuenta de 11,924 denuncias en Tamaulipas de 1965 a la fecha, lo que lo convierte en el segundo estado con más personas no localizadas, solo después de Jalisco (14,937).

"Uno de los problemas más graves que tenemos es el número de personas desaparecidas, y la Comisión Estatal de Búsqueda de Personas, pues no funciona, está muy limitada en recursos humanos y económicos", señala Raymundo Ramos, presidente del Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo.

El activista agrega que el actual gobierno de Tamaulipas tiene "quebrada" a la Comisión de Atención a Víctimas del Estado, lo que impide brindar atención oportuna, tal como marca la ley, y se limita a entregar despensas de 80 pesos.
"Cuando las víctimas son violentadas por el Estado no hay ayuda. Habría que transformar totalmente la comisión", puntualiza.

Publicidad

La ventaja de Morena

En el plano electoral, las encuestas públicas dan la ventaja al candidato de Morena, Américo Villarreal Anaya, un personaje que aunque está ligado al priismo, tiene el 60% de las preferencias electorales, de acuerdo con una encuesta de Enkoll .

El senador con licencia busca seguir los pasos de su padre, Américo Villarreal Guerra, quien gobernó Tamaulipas bajo la bandera del PRI de 1987 a 1993. Este aspecto, y el hecho de ser postulado por Morena, le dan más posibilidades en la contienda, estima Josué Jijón, de la consultora Integralia.

"Américo Villarreal trae buen arrastre por ser el hijo del exgobernador que lleva el mismo nombre, es decir, el conocimiento (entre la ciudadanía) de Américo Villarreal es por su padre. A eso se suma que la marca Morena ha ganado contiendas importantes dentro del estado, como Reynosa, Matamoros, Nuevo Laredo, Ciudad Victoria y Altamira, que juntos concentran cerca del 80% de la población", puntualiza.

El especialista agrega que una desventaja de Villarreal Anaya es que su campaña ha demostrado que todavía no conecta tanto con la gente, a diferencia de su principal rival, César Verástegui, quien realiza un “destacado oficio político” a ras de tierra.

Sin embargo, dice Jijón, Morena tiene a su favor el descontento social de Tamaulipas por los gobiernos priistas y panistas. Y a esto se suma el proceso de desafuero en contra del gobernador Cabeza de Vaca, que jugó un papel clave para definir las preferencias electorales este año.

Publicidad
Publicidad