Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Ante el regreso a clases, la falta de agua preocupa a escuelas de Iztapalapa

"Sufrimos mucho del agua", dicen trabajadores de planteles de la demarcación, pendientes de no contar con un insumo esencial para mantener la higiene y prevenir contagios de COVID-19.
mié 25 agosto 2021 11:59 PM
20210824_163638.jpg
En el patio de la Secundaria 249, las autoridades del plantel colocaron un tinaco que llenan con el agua de las pipas que envía la alcaldía, para poder satisfacer las necesidades de sus casi 1,600 alumnos, docentes y trabajadores.

Con documentos, uniformes nuevos y libros de texto por recibir, pero sin saber si sus hijos tendrán agua para lavarse las manos, madres y padres acuden a inscribir a los menores en la Secundaria 249 México-Tenochtitlan, ubicada en el Desarrollo Urbano Quetzalcóatl, en la alcaldía Iztapalapa.

La escuela está frente a la estación Quetzalcóatl de la nueva Línea 2 del Cablebús, una de las principales obras de infraestructura de la actual administración de la Ciudad de México. En contraste con la inversión en este proyecto, el plantel de educación básica encara el problema de escasez de agua desde hace años.

Publicidad

"Una semana nos cae agua y la otra no; además, en una semana nos puede llegar nada más dos o tres días. Aquí sufrimos mucho del agua", cuenta una trabajadora administrativa, quien pide omitir su nombre.

A un costado del patio central, se instaló un tinaco de 10,000 litros en un intento por aminorar el problema. La secundaria depende de las pipas de la alcaldía para llenarlo y poder cubrir una demanda de 818 alumnos en su turno matutino y 775 en el vespertino.

La trabajadora explica que los directivos del plantel suelen solicitar entre dos y tres pipas por semana, aunque no son suficientes.

"Es complicado porque el turno de la mañana a veces usa la mayor parte del agua, por el aseo, los baños y demás; entonces, para cuando llega el turno de la tarde, no tenemos. Por eso siempre tenemos que llamar a las pipas de la alcaldía, a veces vienen, a veces no", detalla.

La secundaria también carga con otro problema que afecta su suministro de agua. Tras el sismo del 19 de septiembre de 2017, la cisterna se dañó, lo que ha provocado que el líquido que sí les llega se pierda en fugas.

"Después del sismo hicieron algunos arreglos, pero eso (la cisterna) ha quedado pendiente, ya no hubo seguimiento; (el tinaco) era una alternativa pero de todos modos, si hay filtraciones, el agua se acaba", cuenta una de las maestras del plantel, quien también pide omitir su identidad para no poner en riesgo su empleo.

Según una encuesta de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) presentada en abril pasado, a nivel nacional cuatro de cada 10 escuelas no tienen acceso a agua potable, lo que dificulta mantener las medidas de higiene en el próximo regreso a las aulas.

Publicidad

En la Secundaria 249, los trabajadores coinciden en que, si antes ya era difícil contar con el agua suficiente para al menos 1,593 estudiantes, profesores y otros empleados, con la pandemia de COVID-19 esa carencia preocupa aún más dado que una de las principales recomendaciones para prevenir contagios es el constante lavado de manos.

"Al no tener agua y considerando que debe ser un lavado constante de manos, los chicos corren riesgo", reconoce la maestra.

La falta de agua ha impactado también a los más pequeños, como es el caso de los estudiantes del Jardín de Niños Guillermo Grimm, que tiene 183 alumnos y se ubica en la Súper Manzana 6 de la Unidad Habitacional Vicente Guerrero.

Cuando en junio se realizó el primer intento de reanudar clases presenciales en la Ciudad de México, este preescolar se encontraba en sequía y también en penumbras, cuenta Ana Laura Santiago, madre de una de las alumnas.

"La directora nos dijo que no podía ordenar el regreso porque no había luz eléctrica en el plantel, no había agua; de la luz y el agua tenía cuatro meses, pero seguían llegando los recibos. Era imposible que los niños asistieran", dice la mujer.

Hasta el momento no nos han dicho nada más, no sabemos si va a ser presencial o mixto. No sabemos tampoco si la escuela ya tiene agua o luz".

Publicidad

Aunque está dispuesta a enviar a clases a su pequeña de casi cinco años si se adopta un esquema mixto, Ana Laura reconoce estar preocupada ante la posibilidad de contagios.

"Tengo conocidos en el sector salud que me dicen que la situación es muy grave, inclusive en recién nacidos que se han contagiado del virus, pequeñitos que los han intubado", señala.

"La higiene es de lo principal para evitar el COVID, el estarse lavando las manos constantemente. Para los niños sería un foco de infección el no poder estarse limpiando las manos", advierte.

Iztapalapa es la segunda alcaldía con más colonias que reciben agua por tandeo en la capital, con 56, solo superada por Tlalpan, con 94. Magdalena Contreras también tiene 56 y Gustavo A. Madero 24.

La jefa de gobierno capitalina, Claudia Sheinbaum, afirmó este martes que, de las casi 3,000 escuelas públicas que se ubican en la Ciudad de México, solo son 44 las que no se encuentran en condiciones para su reapertura.

"Son diversos (motivos), en algunos casos se requiere toda la instalación hidrosanitaria; entonces, se está trabajando. Lo que queremos dejar claro es que desde que entramos estamos atendiendo las escuelas, que ha habido una cooperación muy importante de las 16 alcaldías, que estamos en coordinación con la Autoridad Educativa Federal y que estas 44 escuelas están trabajando para que muy pronto puedan estar listas", aseguró Sheinbaum en una conferencia de prensa con otros funcionarios.

"Es un porcentaje muy menor, menos del 1% de todas las escuelas de la ciudad", insistió la mandataria, a menos de una semana del inicio del ciclo escolar 2021-2022.

Publicidad
Publicidad