Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Otras víctimas de la pandemia: cierran de 13,500 restaurantes en CDMX y Edomex

En una carta abierta, empresarios de la industria solicitaron a las autoridades ser considerados como una actividad esencial y que se les permita regresar a trabajar.
mié 06 enero 2021 02:00 PM
restaurantes de cdmx
La Canirac advirtió que, de mantenerse las condiciones actuales, los restauranteros se verán impedidos a cumplir con las contribuciones fiscales.

Integrantes de la industria restaurantera lanzaron un llamado de auxilio a la jefa de gobierno de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum y al gobernador de Estado de México, Alfredo del Mazo pues aseguraron que los restaurantes están en peligro de desaparecer a pesar de ser parte esencial de la economía en México.

En una carta abierta publicada este jueves en varios medios de comunicación, los empresarios advirtieron sobre el cierre de 13,500 restaurantes desde el inicio de la pandemia de COVID-19, por lo que urgieron a las autoridades que la industria sea considerada como una actividad esencial y se les permita regresar a trabajar.

Publicidad

De acuerdo con el documento, tan solo en el Estado de México antes de la pandemia se tenían registrados 70,000 restaurantes que generaban 340,000 empleos directos y de los cuales ya han cerrado definitivamente 10,000 unidades, con una pérdida de, al menos, 50,000 empleos directos.

NOS ESTÁN EXTINGUIENDO ¡YA NO PODEMOS MÁS! ¡No condenen a sus trabajadores al desempleo ni a miles de negocios a la quiebra!"

#QuéPasóCon la pandemia al inicio del 2021?

Ante la situación, los firmantes aseguraron que se encuentran ante “una muerte lenta y dolorosa” porque implica además perder el patrimonio de miles de personas y por consiguiente la seguridad de un ingreso para millones de familias.

Los empresarios puntualizaron que las condiciones actuales son muy distintas a las que se tuvieron a principios del año pasado, ya que los restaurantes se han acabado sus ahorros en adecuar los establecimientos con las medidas sanitarias y protección a los trabajadores, colaboradores, proveedores y clientes.

Esto pese a que según expresaron, “los restaurantes no son fuente de contagio, así lo han demostrado estudios internacionales y las mismas autoridades mexicanas han coincidido en esto”.

Advirtieron además que bajo estas circunstancias, se está condenando a miles de personas al desempleo, pues se calcula que a finales de este 2021 se habrían perdido 450,000 empleos.

Indicaron que desde que se anunció el semáforo rojo en el Valle de México, la venta informal y el comercio de comida ambulante siguieron operando por lo que aseguraron que ellos no han recibido apoyo de ningún tipo teniendo en cuenta que la crisis de salud aún estará presente por un amplio tiempo.

“Si algo queda claro es que O ABRIMOS O MORIMOS“, finaliza el documento firmado por la industria restaurantera.

Publicidad

La Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) ya ha alertado que la industria restaurantera en el país, especialmente en la Zona Metropolitana del Valle de México podría estar en en riesgo de desaparecer ante las nuevas restricciones emitidas por la segunda ola de contagios de COVID-19.

El organismo empresarial estima que el regreso al semáforo rojo en la capital y en el Estado de México provocará pérdidas de hasta 120 millones de pesos por concepto de renta y pondrá en riesgo hasta 450,000 empleos formales generados por este sector.

El pasado lunes, en conferencia de prensa virtual, el presidente del organismo en el Estado de México, Mauricio Massaud, expuso que el cierre de actividades no esenciales que se efectuó en diciembre pasado provocó pérdidas por 35,000 millones de pesos, así como 100,000 empleos directos del sector restaurantero.

La Canirac detalló que en los poco más de 10 meses de pandemia, 90,000 restaurantes han cerrado en todo el país, de los cuales 13,500 se encontraban en la zona metropolitana.

El organismo puntualizó que el 75% de los restaurantes que se mantienen abiertos no vende ni la mitad de lo que percibía en 2019. Por ello, la industria, además de confiar en que las actividades reabran el 10 de enero, como estaba previsto, urgen el apoyo de los gobiernos locales y federal.

"Entendemos la necesidad de unirnos ante el COVID-19, por lo que pedimos: declaratoria sanitaria para llegar a acuerdos con arrendadores, proveedores y empleados; apoyos fiscales; garantizar el cumplimiento del semáforo rojo", señaló.

La Canirac ha sido uno de los organismos industriales que más llamados hace a la población para atender las medidas sanitarias, además de asumir estrictos protocolos de higiene aún cuando, refiere, la mayor fuente de contagios es en reuniones familiares, no en establecimientos públicos.

Según una encuesta realizada por el propio organismo, el 51% de la industria consideraba que podía resistir cerrada por dos semanas; hoy solo es el 28%.

Publicidad

Sobre lo señalado por la industria restaurantera, la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, reconoció que es de los sectores más afectados, pero pidió a los empresarios no "politizar" la situación.

"Particularmente, el sector restaurantero ha sido de los más afectados, muchos negocios viven al día y lo que hoy estamos pidiendo a la ciudadanía es que se pueda adquirir productos de los restaurantes llevándolos a casa (...) Con todo el respeto que me merecen todos los empresarios, pues sí es importante no politizar estos temas, no electorizarlos", dijo este miércoles en conferencia de prensa.

Sheinbaum Pardo comentó que las siguientes decisiones dependerán del estatus del semáforo epidemiológico que dé la Secretaría de Salud federal, y recordó que su gobierno abrió un programa específico para los trabajadores de restaurantes.

"Vamos a tomar la decisión (de reabrir) este viernes, de acuerdo con el semáforo que se nos dé, que sea lo mejor para la ciudad. Lo segundo es que tenemos la situación particularmente de los trabajadores de los restaurantes y por eso abrimos este programa de apoyo emergente, que es poco, pero por lo menos es para la renta básica de un mes; y lo tercero, que se divida el tema de la pandemia y la responsabilidad de las empresas de lo político", agregó.

En diciembre pasado, el gobierno de la Ciudad de México presentó cuatro apoyos sociales emergentes ante el regreso a semáforo rojo y el cierre de actividades.

Se trata de créditos a micro y pequeñas empresas, apoyos a trabajadores de restaurantes, un adelanto en Mi Beca para Empezar y el descuento del Impuesto Sobre la Nómina para negocios ubicados en el Centro Histórico.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad