Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Muerte, enfermedad y desempleo, los miedos de los menores de CDMX en la pandemia

La Comisión de Derechos Humanos capitalina considera que no se debe esperar a que termine la emergencia –cuyo final no está determinado– para voltear a ver el desarrollo de este sector.
sáb 03 octubre 2020 11:59 PM
Tres niños esperan sentados sobre la banqueta a sus familiares en el área de urgencias del Hospital Ajusco Medio.
Las personas menores de edad, invisibilizadas en la pandemia por COVID-19.

En la Ciudad de México para los niños y adolescentes el COVID-19 no es cosa de juego: 85.5% tiene como principal preocupación que un miembro de su familia muera por el virus, 85% que en su familia alguien enferme por el coronavirus y el 70.7% de los menores desde 6 hasta 17 años teme que uno de sus padres o tutores pierda su trabajo, de acuerdo con la consulta “Infancias encerradas”, realizada por la Comisión de Derechos Humanos local.

Nashieli Ramírez, titular de la comisión, considera que los menores han quedado invisibilizados ante la emergencia sanitaria pues la atención se ha centrado en los grupos de mayor riesgo: personas de la tercera edad o con condiciones como obesidad, hipertensión y diabetes.

Publicidad

Es una idea errónea pero común que los niños y adolescentes no se preocupan o no son conscientes de los mismos problemas que viven los adultos, señala la comisionada.

“A los niños, niñas y adolescentes les impacta de igual manera lo que está pasando a su alrededor y lo que supuestamente tendría que no ser parte de sus preocupaciones, el primer paso es reconocerlo”, afirma Ramírez en entrevista con Expansión Política.

Ahora entiendo que los perritos no tienen que estar encerrados".
Testimonio de un niño de 6 años entrevistado por la Comisión de Derechos Humanos de la CDMX

¿Qué es lo que te preocupa?

Los niños y adolescentes entre 6 y 17 años que participaron en los 19,004 cuestionarios de la consulta "Infancias encerradas", contestaron como “me preocupa mucho” a los siguientes escenarios:

  • 85.5% Que las personas de tu familia se mueran por el coronavirus.
  • 85% Que las personas de tu familia enfermen por el coronavirus.
  • 70.7% Que haya personas en tu familia que pierdan su trabajo.
  • 57.8% Que tus abuelas, abuelos y otras personas mayores tengan que pasar tiempo solas.
  • 55.2% Que falte mucho tiempo para volver a la escuela.
  • 53.3% Que la policía castigue a alguien de tu familia por no quedarse en casa.
  • 41.6% Que falte la comida u otras cosas necesarias en los mercados, tiendas o supermercados.
  • 39.5% Que haya personas que se vuelvan violentas por no poder salir a la calle.
Estando encerrada me aburro porque no tengo con quien jugar, y a la vez me preocupa que mis papás se queden sin trabajo".
Testimonio de una niña de 11 años entrevistada por la Comisión de Derechos Humanos de la CDMX

Publicidad

Los menores son considerados con bajo riesgo en caso de contagio del virus SARS-CoV-2: en la capital se habían registrado apenas 1,500 personas de 0 a 17 años contagiadas entre 51,658 casos acumulados, un 2.9% del total de los casos.

Sin embargo, la pandemia sí llegó a disrumpir la vida de los niños y adolescentes de la capital: desde el 25 de marzo se mantienen cerradas las escuelas públicas y privadas, así como guarderías y Centros de Asistencia e Integración Social (CAIS).

Tan sólo en la ciudad hay un millón 986,106 de preescolar a media superior que han suspendido sus actividades: 277,342 de preescolar, 805,705 de primaria, 436,827 en secundaria y 466,232 en educación media superior.

Que no puedes salir y tienes que estar todo el día aburrido con mucha tarea y eso me estresa mucho, y a veces ya no quiero comer ni hacer nada porque me estreso y me frustro muy fácil con las tareas y trabajos. Y eso hace que me enoje mucho".
Testimonio de una niña de 11 años entrevistada por la Comisión de Derechos Humanos de la CDMX

Encierro, ausencia de amigos y espacios para socializar, tensión dentro de las familias, falta de recursos económicos por desempleo y una difícil adaptación de un sistema de educación a distancia que fue creado sobre la marcha, son algunas de las situaciones que enfrentan los menores.

“Los niños siguen encerrados, la pandemia sigue en curso y la incertidumbre por cuándo vamos a volver a la ‘normalidad’ es incierta todavía, entonces hay un llamado de atención importante", apunta la comisionada.

Publicidad

“Hay que reconocer que las medidas de contención están sostenidas en su mayor parte por esta población. Si nosotros podemos seguir pensando que aún tenemos una suerte de aislamiento social lo debemos a que la carga de ese aislamiento la tienen los niños, niñas y adolescentes simplemente con la salida de la escuela”, considera.

La comisionada detalla que de acuerdo con la Secretaría de Educación Pública (SEP) se podría tener una deserción escolar del 10% de los estudiantes en la Ciudad de México, sin embargo considera que en nivel medio superior y superior podría alcanzar hasta un 25%.

Es feo estar encerrado ya que mi mamá no ha podido salir a trabajar y lo poquito que teníamos ya lo empeñó para darme de comer. Es muy triste quedarte sin comer".
Testimonio de un adolescente de 15 años, con discapacidad motriz, entrevistado por la Comisión de Derechos Humanos de la CDMX.

Ramírez Rodríguez indica que la presencia de la familia ha significado una sensación de seguridad y protección para los niños y adolescentes ante la incertidumbre, según reflejan los cuestionarios realizados entre el 27 de mayo y el 15 de junio.

¿Cómo vives la pandemia?

Los niños y adolescentes respondieron de quién están acompañados durante el confinamiento, así como los recursos con los que cuentan para su educación y entretenimiento.

¿Te has podido quedar en casa?

  • 86% Sí
  • 9% No siempre
  • 2% No
  • 3% No contestó

¿Con quién vives?

  • 91.4% mamá
  • 72.6% hermanos
  • 67.5% papá
  • 44% abuelas y abuelos
  • 34.2% otros familiares
  • 4% otras personas

En tu casa tienes…

  • Computadora o tableta 72%
  • Impresora 33.6%
  • Mesa propia 59.9%
  • Libros y cuentos 87%
  • Juegos de mesa 82.5%
  • Teléfono celular 52.9%

Nashieli Ramírez sostiene que es necesario como primer paso visibilizar el impacto de la crisis de COVID-19 en los más jóvenes y después tomar acciones para atender el efecto que tiene en ellos.

“En el ámbito público lo que se requiere son acciones inmediatas que tienen que ver con procesos de contención, de atención a la salud mental, a la deserción escolar.

"Hay que generar oportunidades para que los niños usen por ejemplo los parques, con cierta restricción de horarios y medidas pero que salgan", subraya la comisionada.

Nunca pensé que para estar sano debías de alejarte de las personas que amas".
Testimonio de una adolescente de 17 años entrevistada por la Comisión de Derechos Humanos de la CDMX.

La ombudsperson indica que no se debe esperar a que primero termine una emergencia –cuyo final no está determinado– para voltear a ver el desarrollo emocional y social de los niños y adolescentes.

“Todo esto está provocando una crisis de salud mental que forma parte de la salud. (…) Se tiene que reconocer que ellos viven la misma realidad que vivimos nosotros, no viven en un mundo alterno, hasta cuando fantasean están tratando de decirnos algo”, explica.

#NiñosYBichos |El día del niño en tiempos de coronavirus

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad