Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La reapertura ralentiza la tendencia a la baja del COVID-19 en la CDMX

La capital del país cumple dos meses en el color naranja del semáforo epidemiológico con un delicado equilibrio entre la reactivación y el control de la epidemia de coronavirus.
sáb 29 agosto 2020 07:00 AM
coronavirus-en-la-cdmx
La Ciudad de México ha focalizado la realización de pruebas para detectar coronavirus en las colonias que presentan más casos.

La Ciudad de México cumple dos meses de iniciar su desconfinamiento paulatino, tras entrar al semáforo naranja, que a medida que avanza abre la duda sobre si vendrá un repunte en los contagios y con ello un retorno al color rojo.

El 1 de junio y junto a todo el país, la Ciudad de México entró en semáforo rojo a la "nueva normalidad" con 25,787 casos positivos acumulados y 2,658 decesos confirmados oficialmente de personas enfermas de COVID-19. Desde entonces la ciudad intentó moverse hacia la reactivación económica y de actividades sociales.

Publicidad

El principal factor para medir el avance de la pandemia ha sido la ocupación hospitalaria. Durante un mes en el semáforo rojo sólo se permitieron actividades esenciales, iniciando por la construcción.

A partir del 6 de junio, los hospitales de la ciudad registraron cada vez menos pacientes COVID-19 con un descenso en especial en las camas de hospitalización general que pasaron de 3,394 hasta 2,822 el 29 de junio, cuando se declaró semáforo naranja y acumulaba 6,456 decesos y 47,437 casos activos acumulados.

coronavirus.jpg

De a poco abrieron actividades como el comercio al menudeo, restaurantes y hoteles al 30%, tianguis y bazares así como estéticas y peluquerías.

La primera gran reactivación no ocurrió sin tropiezos: el 30 de junio se permitió la reapertura escalonada del Centro Histórico y ese mismo fin de semana los mares de gente buscaron regresar a calles como Regina y Academia y Corregidora.

En movilidad durante el semáforo rojo el Metro de la capital tuvo alrededor del 30% de los pasajeros que transportaba antes de la contingencia y con el semáforo naranja subió hasta mantenerse entre el 50% y 65% de su capacidad normal.

Publicidad

Con la reapertura vino también la ralentización del descenso en las hospitalizaciones. Fue entre el 14 y 30 de julio cuando se registró de forma lenta pero constante, alcanzando 3,493 personas hospitalizadas en la capital, 836 de esos pacientes en intubación.

Con alrededor de 16 hospitalizaciones nuevas al día tras haber superado el pico de la pandemia registrado en mayo, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, advirtió que la Ciudad de México podría regresar al semáforo rojo, lo que significaría el cierre de nuevo de las actividades que ya estaban buscando recuperarse.

En ese periodo el gobierno capitalino inició el 12 de julio una intervención en alrededor de 35 colonias que concentraban el 20% de los casos activos de COVID-19, con el objetivo de identificar y aislar los casos, para cortar la cadena de contagios y dar atención temprana a las personas contagiadas.

Entre el 10 y 12 de agosto también se permitió la apertura de albercas, deportes al aire libre, museos y cines, luego se sumaron los teatros el 27 de agosto.

De nuevo los ingresos de pacientes de COVID-19 se estabilizaron y comenzaron a descender durante las siguientes semanas hasta el 20 de agosto, bajando a 2,731 hospitalizaciones en la ciudad 696 en intubación y 2,035 en hospitalización general al 23 de agosto.

coronavirus-cdmx.jpg

Publicidad

Esta semana, el gobierno capitalino decidió realizar un cambio de estrategia al pasar de colonias a territorios de atención prioritaria, con un total de 157 colonias donde se concentra el 40% de los casos activos de COVID-19.

Sin embargo, con la Ciudad de México por iniciar su décima semana en semáforo naranja, durante los últimos cuatro días las hospitalizaciones se han incrementado una vez más: de 2,731 a 2,900 hospitalizaciones al 27 de agosto.

“Aún cuando ayer bajaron un poco las hospitalizaciones–, en los últimos días hemos tenido un muy ligero incremento.

“Llevamos ya una semana fuera del modelo en el sentido de que no se está reduciendo sino que se mantiene constante o aumenta ligeramente el número de camas hospitalizadas”, indicó este viernes la jefa de Gobierno.

La capital mantiene actualmente el 41.67% de su capacidad hospitalaria disponible: 44.81% en camas de hospitalización general y 34.17% en Unidades de Cuidado Intensivo.

Además acumula ya 92,239 casos positivos acumulados y 10,419 defunciones.

coronavirus-cdmx-covid.jpg

Mientras sigue la presión de sectores como personas que trabajan en circos, antros y bares así como de comerciantes informales por volver a trabajar, se suma la de evitar un nuevo pico en los contagios y no perder lo que se ha ganado en el control de la pandemia como ha ocurrido en ciudades de Alemania, Estados Unidos e Inglaterra.

El regreso parcial al confinamiento o su freno es un escenario que ha ocurrido de manera parcial en Baja California Sur con el cierre de ciertas playas, en Nuevo León con una especie de toque de queda para comercios no esenciales y en la propia Ciudad de México, que ha pausado y mantiene bajo un control estricto la apertura de negocios en el Centro Histórico.

Publicidad
Publicidad