Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

“No le tememos al coronavirus, lo que nos mata es el hambre”

Diego Jiménez afirmó que hasta antes de la epidemia por el COVID-19, al día ganaba entre 100 y 200 pesos, pero ahora no se está llevando ni un peso porque las tiendas cerraron.
mar 14 abril 2020 02:28 PM
Diego-diablero.jpeg
DESEMPLEADOS. Hace unos días Diego Méndez se manifestó afuera de las oficinas de Gobierno de la Ciudad de México para exigir alguna ayuda para enfrentar la emergencia sanitaria por el COVID-19, que les ha quitado el empleo.

Desde hace 20 años, Diego Méndez Jiménez se ha dedicado a ser “diablero”, un trabajo en el que recibe ‘propinas’ por cargar en su ‘diablito’ –de ahí el nombre– costales de verduras, bultos de semillas, bolsas de carne o cualquier otro producto que la clientela le pida.

Confiesa que aunque hay días buenos y otros malos, siempre salía lo necesario para cubrir sus gastos, pero ahora señala que con la pandemia del coronavirus, lo que menos ha habido es trabajo.

Publicidad

“Nuestras familias están sufriendo, no tienen nada de comer, tenemos que llevar, si se puede, puro bolillo para pasar el día. Nosotros no le tememos al virus, nosotros somos de guerra, salimos a trabajar. Nosotros no le tememos al coronavirus, lo que nos mata es el hambre”, comentó en entrevista con Expansión Política.

Diego suelta un momento su “diablito”, su instrumento de trabajo, para conversar cómo la declaración de emergencia sanitaria por el coronavirus lo está dejando sin sustento diario.

“Nosotros no tenemos un sueldo, no somos asalariados, por lo que queremos ver si el gobierno nos apoya con algo”, refiere el hombre que porta una bolsa pequeña, conocida como mariconera, que usualmente utiliza para echar las propinas.

El hombre de tez morena trabaja en la zona de la Merced, lugar que desde hace unos días ha visto disminuir la afluencia de clientes. Dice que ni cuándo fue la epidemia de la Influenza A H1N1, que tuvo como epicentro México, cayó tanto el trabajo.

Publicidad

Diego explica que al día ganaba entre 100 y 200 pesos, pero desde hace algunas jornadas, no se está llevando ni un peso.

“Cuando las tiendas están abiertas, nosotros tenemos un poquito de trabajo, pero ahora que las tiendas ya están toda cerradas, ya no hay opción de ganar dinero”, comenta.

Conoce más: #ElDatoDeLaSemana: La pérdida de empleos formales

Aunque el coronavirus ha dejado hasta ahora alrededor de 2,500 contagios y más de 100 muertes en México, Diego Méndez aseguró que los diableros no le temen a contraer el virus, por ello pese a las recomendaciones de quedarse en casa, salen a trabajar incluso sin cubrebocas.

“Nosotros somos de guerra, salimos a trabajar. Nadie trae cubrebocas, del diario estamos así trabajando. Nosotros no tememos al coronavirus, lo que nos mata a nosotros es el hambre”, sostiene.

Publicidad

Y es que no es que Diego no quiera quedarse en casa durante hasta el próximo 30 de abril como lo recomendó la Secretaría de Salud, pero asegura que es la necesidad de sobrevivir la que lo hace salir todos los días.

Afirma que si el gobierno de la Ciudad de México les ofrece una ayuda económica, se mantendría en casa porque no tendría la necesidad de salir, pues su trabajo está suspendido.

“Tenemos familia, pero a lo mejor podríamos pasar una semana con 1,500 pesos o que nos dieran un apoyo de 5,000 pesos durante los días que dure la contingencia, pero con que nos ayuden a algo porque la verdad sin trabajo, no tenemos nada”.

El hombre originario de Chiapas comparte que en sus gastos tiene que considerar el arrendamiento del lugar de donde vive, la luz, el agua, porque sabe que el gobierno ni el casero les condonará esos servicios.

Además, sostiene que lamentablemente no cuenta con ahorros porque los pesos que gana a diario los gasta con sus hijos.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad
Publicidad