Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

CDMX: Diputado que se porte mal será sancionado hasta con suspensión de sueldo

El Congreso capitalino publicó este mes las reglas de comportamiento para sus integrantes, que buscan evitar insultos u otras faltas de respeto por parte de los legisladores, e incluyen sanciones.
Diputados de la CDMX
Legisladores chilangos. El primer Congreso de la CDMX inició funciones en septiembre de 2018.

CIUDAD DE MÉXICO (ADNPolítico).- Los casos de diputados que faltan a las sesiones, se duermen en sus curules, hablan con groserías, se pelean a golpes o hasta llegan a una sesión en estado de ebriedad o son señalados de corrupción han dado la nota en más de una ocasión.

Conscientes de esto —y con la promesa de que ellos no caerán en este tipo de conductas—, los integrantes del nuevo Congreso de la Ciudad de México acaban de estrenar un reglamento que fija las normas con las que los legisladores capitalinos deberán conducirse. Además, establece sanciones para quienes no lo hagan, mismas que incluso llegan a la suspensión de la dieta o sueldo.

Se trata del Código de Responsabilidad Parlamentaria del Legislativo local, aprobado en marzo pasado y publicado a principios de este mes. Según lo avalaron los propios diputados, es un documento obligatorio para todos los miembros del recinto de Donceles.

Lee: La nueva Ley de Participación Ciudadana ‘desafía’ al Congreso de la CDMX

¿Qué señala este código?

Publicidad

Entre otras cosas, esta normatividad prohíbe que los legisladores acepten regalos si esto interfiere con el desempeño de sus labores, exige que se abstengan de dar o recibir un trato preferencial ante entidades públicas y privadas, y les demanda no “obstruir” el desarrollo de las sesiones en el pleno, con actos como interrumpir a los oradores.

Además, establece que los diputados deben regirse por principios como responsabilidad, integridad, objetividad, cordialidad y estos otros:

Respeto: Utilizar un lenguaje acorde con la “dignidad parlamentaria” y eliminar el uso de expresiones vulgares, despectivas, degradantes o soeces.

Ser ejemplo público: Frente a las críticas de la ciudadanía y de la prensa, los diputados deben mostrar “un grado de tolerancia superior al que, razonablemente, pudiera esperarse de una persona que no ejerce un cargo público”.

Transparencia: Brindar información comprensible y verificable sobre la actividad que desarrollan como representantes populares.

Honradez: Desempeñar su cargo y desarrollar sus funciones evitando el provecho estrictamente personal y familiar.

Independencia: Mantener una actitud alejada de influencias ajenas a los objetivos de cumplir con su función de legislar en beneficio de la sociedad.

¿Y qué pasa si alguno incumple?

En caso de incumplir con este código, se establece que el legislador será sancionado.

Las sanciones contempladas incluyen la remoción de las comisiones a las que pertenezca, la suspensión de su sueldo o dieta, o recibir amonestación pública o privada.

Más aún, si la conducta infractora diera a lugar a la comisión de un delito, intervendrán las autoridades correspondientes.

¿Cómo se decidirán las sanciones?

Para los legisladores señalados de no cumplir con el código, se conformará un Comité de Responsabilidad Parlamentaria, el cual deberá prevenir la realización de actos contrarios a la ética por parte de los diputados, establecer los mecanismos necesarios para la presentación de quejas en contra de conductas de los diputados, y recomendar a la Mesa Directiva las sanciones para los legisladores que incumplan con la normatividad del Legislativo capitalino.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Hubo un error, por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad