Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

En un año, el COVID-19 arrasó con más de 124,000 adultos mayores

A un año de que se registró el primer deceso por COVID-19 en México, 124,101 personas mayores de 60 años han fallecido a causa de la enfermedad.
jue 18 marzo 2021 04:53 PM
pareja de adultos mayores que pueden solicitar pensión alimenticia a sus hijos
El 63% de los decesos de COVID-19 corresponde a personas de 60 años y más.

El 18 de marzo de 2020, apenas 19 días después de que se confirmó el primer caso de COVID-19 en México, se registró el que sería el primero de los casi 200,000 fallecimientos de la enfermedad que a la fecha ha provocado 2.6 millones de muertes en el mundo.

De los 195,908 decesos oficialmente registrados en el país hasta este miércoles, el 63% corresponde a personas de 60 años y más; es decir, 124,101. De éstos, 75,451 eran hombres (60.8%) y 48,650 mujeres (39.2%).

Publicidad

Desde el año pasado, la Organización Panamericana para la Salud (OPS) alertó que si bien todos están el riesgo de contraer COVID-19, las personas mayores tienen mayor probabilidad de enfermar gravemente si se infectan.

“La pandemia de la COVID-19 ha enfatizado las necesidades y vulnerabilidades que tienen las personas mayores en lo que respecta a su derecho a la salud”, señaló Carissa F. Etienne, directora de la OPS, previo al Día Internacional de las Personas Mayores.

De acuerdo con el informe “El impacto de la COVID-19 en las personas mayores” esto puede ser debido a condiciones subyacentes que afectan al 66% de las personas mayores, aunado a que, desde antes de la pandemia, más del 50% de estas personas en algunos países de ingresos bajos y medianos carecían de acceso a servicios de salud esenciales.

Al ser el grupo poblacional más afectado por el virus SARS-CoV-2, la política nacional de vacunación se enfocó principalmente en estas personas, luego del personal médico en primera línea, con lo que se espera reducir la mortalidad por esta causa en un 80%.

Publicidad

“Cuando se logra con ese diseño cubrir al 20% de la población a vacunar, se logra ya una reducción del 80% en la mortalidad. Se evita el 80% de las muertes cuando se vacuna al 20% de la población si se inicia con personas mayores”, explicó el subsecretario Hugo López-Gatell en conferencia de prensa a finales de 2020.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Salud, entre los fallecidos, alrededor de cuatro de cada 10 tenían hipertensión (45.21%) y diabetes (37.42%). Esta última ha estado en los últimos años entre las tres primeras causas de muerte en el país. En 2019, ocupó el segundo lugar con 104,354 decesos y, según el reporte de Inegi, a agosto de 2020 estaba ya en la tercera posición, superada por COVID-19.

Actualmente, México ocupa el lugar 12 a nivel mundial por mortalidad por COVID-19, con 1,519 decesos por millón de habitantes. Se encuentra detrás de Bélgica, Eslovenia, Reino Unido, Hungría, Bosnia y Herzegovina, Italia, Bulgaria, Portugal, Estados Unidos, Eslovaquia y España.

Mortalidad
México se encuentra entre los 15 países con mayor tasa de mortalidad por COVID-19.

Publicidad

Las muertes estimadas

Los casi 200,000 decesos registrados en un año de pandemia en el país no son definitivos. Tan solo en el más reciente informe de la Secretaría de Salud, se estiman a la fecha 216,501 defunciones, en tanto que el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) contabiliza 262,322 defunciones contando los que dieron negativo, pero con alguna Enfermedad Respiratoria Viral (ERV) y a quienes aún no tienen resultado.

Desde mediados del año pasado, surgieron cuestionamientos sobre cuántas personas estaban muriendo en realidad por COVID-19, ya que había cifras de los registros de defunción que no estaban siendo contabilizadas por la Secretaría de Salud. Al respecto, desde mayo, se formó un grupo interdisciplinario para analizar los decesos.

Al cierre de 2020, autoridades sanitarias han estimado el exceso de mortalidad durante el primer año de la pandemia en 45%, lo que significa que de los 723,773 decesos esperados, ocurrieron en realidad 1 millón 50,383, es decir hubo 326,610 no esperados que pueden atribuirse directa o indirectamente a COVID-19. De esa cifra, solo 125,485 contaban con un resultado positivo a SARS-CoV-2.

El exceso de mortalidad por todas las causas empezó a observarse a partir de la semana epidemiológica 13 (22 al 28 de marzo), con un aumento continuo hasta la semana 21 (17 al 23 de mayo), siendo el punto más alto en la semana 28 (5 al 11 de julio) con 98.0% de exceso de mortalidad por todas las causas.

Respecto a los decesos no esperados, el grupo de edad más afectado fue el de 45 a 64 años, con un exceso de mortalidad de 71.5%, seguido del grupo de 65 años y más con 42.5% y del grupo de 20 a 44 años con 23.1%

Por su parte, la Ciudad de México, con la más alta tasa de decesos por COVID-19, reporta hasta el 26 de febrero un exceso de mortalidad de 61,322, siendo enero pasado el mes con el mayor número de muertes no esperadas, con 20,330.

A un año de que se registró el primer deceso por COVID-19 en el país, y con más de 2 millones de casos confirmados, aún no es posible conocer el impacto real de la epidemia que ha dejado a unas 200,000 familias de luto.

Publicidad
Publicidad