Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Ingresaron 18 millones de migrantes a México en 2018, menos del 1% con papeles

Durante el año pasado apenas el .6% del total de personas que ingresaron a México recibieron permisos de estancia, trabajo o estudios; el 99.4% recorrió el país sin ningún tipo de control.
vie 20 diciembre 2019 10:00 AM
Caravana migrante
En ruta. Imagen del éxodo migrante de centroamericanos en camino hacia Estados Unidos.

Durante 2018, casi 18 millones de migrantes ingresaron por la frontera sur del país y menos del 1% obtuvo uno de los diferentes permisos de estancia o de trabajo.

Según un informe de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) donde se revisó la política migratoria, de 2014 a 2018 los ingresos por la frontera habían incrementado 8.3% al pasar de 12 millones 951 mil hasta llegar a la cantidad de 17 millones 848 mil en 2018.

“El ingreso de extranjeros por medio de los diversos trámites migratorios en los estados que conforman la frontera sur tuvo un incremento de 8.3% en promedio anual en el periodo 2014-2018, al pasar de 12 millones 951,027 internaciones, en 2014, a 17 millones 848,831, en 2018”, explica la ASF.

Publicidad

Según los datos, ese mismo año, se otorgaron 122,650 permisos, que incluyen tarjetas de trabajador fronterizo, visitante regional, visitante por razones humanitarias, residente temporal como estudiante, residente temporal y permanente.

Es decir, menos del 1% (0.6%) obtuvo algún tipo de tarjeta de estancia del total de los casi 18 millones de que ingresaron a territorio nacional.

“Se determinó que, durante 2018, el ente fiscalizado otorgó en las entidades federativas de la frontera sur 122,650 permisos de estancia, de los cuales el 63.4% (77804) fueron por tarjetas de visitante regional, el 10.4% (12723) por tarjetas de residente temporal, el 9.7% (11886) se refirieron al otorgamiento de tarjetas de residente permanente, el 8.8% (10810) por tarjetas de visitante trabajador fronterizo, el 7% (8566) por tarjetas de visitante por razones humanitarias y el .7% (861) por tarjetas de residente temporal estudiante”, detalla el ente fiscalizador.

 

Servidores públicos, rebasados

La ASF alerta que, en ese mismo año, la Coordinación General de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR), dispuso de un promedio de 21 servidores públicos para atender los procedimientos de refugio y protección.

“Para 2018, esos mismos servidores públicos tuvieron la encomienda de resolver 815 solicitudes y sus respectivos procedimientos en dicha anualidad; lo cual permite concluir que el personal encargado de atender, supervisar, coordinar y dar resolución a las solicitudes de refugio y protección complementaria se encuentra imposibilitado a alcanzar las metas y objetivos institucionales que la COMAR tiene previstos, lo cual ha generado un rezago de 31,060 solicitudes pendientes de resolución”.

La ASF acusó que el INM no contó con una revisión ni una metodología apropiada para la revisión de extranjeros.

“Aun cuando el flujo migratorio proveniente de la región de Centroamérica ha mostrado un incremento año con año, se identificó un decremento anual en la implementación de revisiones migratorias. Por lo anterior, no obstante que el INM señaló que realizó la programación de las revisiones, no acreditó contar con una metodología que le permitiera programar las mismas teniendo en consideración los puntos estratégicos en las rutas migrantes; aunado a que aun cuando existió una programación, ésta no fue adecuada en la medida que fue excedida en un 72.2%, como resultado de una deficiente planeación que no permitió establecer metas congruentes”.

 
Publicidad
Publicidad