Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La termoeléctrica de Morelos divide opiniones entre los pobladores de Huexca

Previo a la consulta convocada por el gobierno, algunos habitantes expresan apoyo a la obra porque creen que llevará desarrollo a la zona; otros se oponen y alertan de riesgos ecológicos y a la salud.
Huexca
Rechazo. Algunos opositores afirman que la central contaminará la zona, el agua en particular.

YECAPIXTLA, Morelos (ADNPolítico).- La operación de la central termoeléctrica de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) que se empezó a construir en la comunidad morelense de Huexca, y que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador someterá a consulta este fin de semana, divide opiniones entre los habitantes del lugar.

Mientras para unos la puesta en marcha de esta planta solo provocará daños ambientales y enfermedades a los pobladores de Huexca y comunidades aledañas, para otros traerá beneficios como empleos y desarrollo económico en la región.

Ana Gabriela Jiménez Morales es una de las lugareñas a favor de la planta.

“Traería progreso a la comunidad, traería empleos y bueno, bastantes beneficios”, dijo en entrevista. “Es algo bueno para el pueblo. Estamos al tanto de los pros y los contras y todo lo que puede ocasionar”.

A decir de Ana Gabriela, el propio proceso de construcción ya ha tenido efectos positivos, que quedaron suspendidos por las protestas de pobladores que se oponen a la obra.

“Teníamos pavimentación de calles, el centro de salud nos lo iban a componer, iba a ser como un minihospital, y las escuelas se trabajó un poco en ellas”, dijo. “Muchos beneficios que había para la comunidad se los llevaron a otras comunidades por la gente que se está oponiendo”.

Publicidad

La termoeléctrica forma parte del Proyecto Integral Morelos (PIM), que data de 2009 y fue presentado formalmente en 2011 por la CFE y el entonces gobernador, Marco Adame, del PAN. El PIM contempla la construcción de dos centrales, un gasoducto de 30 pulgadas y 150 kilómetros de longitud que atravesaría Puebla, Tlaxcala y Morelos, línea eléctrica y un acueducto.

Lee: Por qué crea polémica el plan para una termoeléctrica en Morelos

La construcción de la primera central arrancó en el gobierno de Graco Ramírez, del PRD, aunque desde entonces enfrentó el rechazo de pobladores, quienes instalaron plantones y buscaron bloquear vialidades.

Esos trabajos concluyeron en el gobierno de Ramírez, que terminó el año pasado para ceder el poder a Cuauhtémoc Blanco, de Morena, aunque la planta todavía no puede operar al 100% de su capacidad.

Voces en contra

En tanto, el rechazo de algunos grupos se mantiene. Uno de los opositores era Samir Flores, un activista que señalaba que no se había consultado a las comunidades y afectadas y posibles riesgos, y quien fue asesinado la madrugada del miércoles pasado.

Como él, otros pobladores advierten de potenciales daños ecológicos y a la salud de los lugareños.

Lee: Asesinan a activista opositor a termoeléctrica en Huexca

“(Nos oponemos) por toda la contaminación que viene, de que daña el aire, la tierra y todo; entonces, estamos bien en contra y, luego, está bien cerquita el jardín de niños. Se siente muy feo”, dijo Faustino Pérez Rendón, un adulto mayor que habita en Huexca.

“Para mí, (el proyecto) es malo por lo que nos han hecho saber, por la escasez de agua, la contaminación que va a tener, es lo que puedo decir”, comentó Eleuterio Castro, otro habitante de esta comunidad.

Algunas vecinas, además, aseguran que desde que inició la construcción aumentó la frecuencia de delitos, como los asaltos en el transporte público.

“Desde que se inició la obra de la termoeléctrica ha habido mucha gente que se integró al pueblo, desconocidos; han asaltado las combis, entra mucha gente extraña, y desde ahí está mal porque antes éramos el pueblo unido, nos conocíamos, nos saludábamos, y desde que llegó la termoeléctrica son muchos problemas y mucha inseguridad”, dijo Araceli Barrios Pérez.

Ante la situación, el presidente López Obrador convocó este fin de semana, 23 y 24 de febrero, a una consulta para decidir sobre el futuro de la obra. El ejercicio es organizado por la Secretaría de Gobernación (Segob) en municipios de los tres estados implicados.

Lee: Lo que sabemos de la consulta en Morelos

Para los opositores al proyecto, el tiempo que el gobierno federal dio para socializar los pros y contras de la termoeléctrica fue muy poco, por lo que incluso activistas interpusieron una queja ante las comisiones de Derechos Humanos nacional y de Morelos.

“Está muy mal y en las consultas también está muy mal, porque ¿cuánto tiempo nos dio? 15 días. Entonces, ahí veo que está muy mal”, dijo Faustino Pérez.

“(Si se aprueba) no podríamos hacer nada, por eso lo están llevando a encuesta, esa es mi forma de pensar”, reclamó Eleuterio Castro.

Mientras la división de opiniones persiste, el gobierno se prepara para que la consulta inicie este sábado. López Obrador asegura que, si se aprueba, se tomarán medidas adicionales para que no haya afectaciones a las localidades donde impactará el proyecto. Sin embargo, para los opositores al plan eso no es suficiente.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Hubo un error, por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad