Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Las ciudades mexicanas consienten al automóvil y se olvidan del peatón

Un estudio del IMCO advierte que las principales urbes del país dan prioridad a la infraestructura para el auto particular por encima de otros sectores y de la inversión en transporte público.
mar 29 enero 2019 03:51 PM
Carretera
La RCO, que supervisa 11 carreteras que abarcan 877 kilómetros, realizó una distribución de efectivo a sus accionistas de 7,000 millones de pesos el mes pasado

CIUDAD DE MÉXICO (ADNPolítico).- El desabasto de gasolina que se vivió a inicios de este mes en la capital del país y otras nueve entidades evidenció la dependencia del automóvil y la carencia de transporte público óptimo en los principales centros urbanos.

Así lo expuso este martes el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) al presentar los resultados de su Índice de Movilidad Urbana (IMU), en el cual ninguna ciudad tuvo 10.

Te puede interesar: ¿Por qué esta iniciativa del 'home office' contribuiría a la movilidad?

Oscar Ruiz, integrante del IMCO, destacó que las ciudades mexicanas no han priorizado la movilidad de las personas, sino el flujo de automóviles, causando mayores congestiones.

Puso de ejemplo a Querétaro, que en los últimos años ha tenido un importante crecimiento territorial sin que las autoridades provean de servios de transporte público, lo que eventualmente traerá más vehículos particulares.

Los gobiernos han priorizado con vialidades a las personas que viven a las afueras".
Oscar Ruiz, del IMCO
Publicidad

Refirió que, aunque la congestión y la dispersión afectan el desarrollo económico, los gobiernos siguen invirtiendo en infraestructura para automóviles y no en transporte público de calidad.

El IMU mide tiempos de traslado, nivel de congestión, velocidad promedio y accesibilidad peatonal y ciclista en las ciudades, factores con los que el IMCO determinó que el modelo actual de desarrollo urbano tiene un fuerte impacto social, que excluye a la mayor parte de la población de las zonas mejor conectadas, mayor acceso a servicios, oferta laboral y desarrollo económico.

¿Cuál es el desempeño de las ciudades en movilidad?

De acuerdo con el estudio del IMCO, de 20 ciudades evaluadas, solo estas tres tienen un nivel en movilidad adecuado:

  • Valle de México
  • Saltillo (Coahuila)
  • Guadalajara (Jalisco)

El IMCO destacó que estas también enfrentan graves retos en inseguridad, calidad del aire y bajos salarios (que no son suficientes para cubrir los costos de traslado).

En contraste, las ciudades que obtuvieron el peor nivel son:

  • Tampico (Tamaulipas)
  • Villahermosa (Tabasco)
  • Acapulco (Guerrero)
movilidad ciudades
Competitividad de las ciudades en materia de movilidad

¿Cuántos vehículos hay en las ciudades evaluadas?

Según las cifras del IMU, hasta 2017 había registro de casi 40 millones de automóviles en las principales ciudades del país; destaca que de 1980 a la fecha el parque vehicular aumentó hasta ocho veces.

Además, entre 1990 y 2015, los vehículos crecieron 3.5 veces más rápido que la población.

También puedes leer: Movilidad integral, el reto de las grandes urbes

¿Se ha invertido en transporte público?

No lo suficiente. El IMCO mencionó que, tan solo en 2015, de las 20 ciudades más importantes de México, 15 no registraron inversión en transporte público.

¿Existe una ley sobre movilidad?

Sí, pero solo Ciudad de México, Estado de México, Jalisco y Coahuila cuentan como tal con una ley de movilidad o incluyen un apartado en sus reglamentos de tránsito.

¿Qué hay de los tiempos de traslado y costos?

Ruiz mencionó que actualmente es imposible trazar una ruta o estimar el tiempo de traslado, pues, por ejemplo, la aplicación Google Maps señala que a las 9:00 de la mañana un trayecto en vehículo puede tomar entre 26 minutos y una hora.

De acuerdo con el IMU, México es el país del G20 donde los hogares gastan más en transporte: 19% de su gasto, lo que equivale a un promedio de 1,815 pesos al mes, mucho mayor que en ciudades de Canadá, EU y Europa.

Este porcentaje aumenta a 22% cuando las personas viven en las periferias —donde, además, el transporte es de peor calidad—, y estas pierden horas productivas para llegar a sus actividades.

Publicidad
Publicidad