Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La nueva Secretaría de Bienestar: los retos que enfrentará en Oaxaca

El municipio de Santos Reyes Yucuná, ubicado en este estado es el más pobre de México y un ejemplo de que los programas sociales en el país no han cumplido sus objetivos.
mar 28 agosto 2018 05:30 AM
secretaria_bienestar_rosa.png
Pobreza. Santos Reyes Yucuná es el municipio más pobre de México. A pesar de estar afiliados a Prospera y otros programas sociales, el 99.9% de la población padece alguna carencia.

CIUDAD DE MÉXICO (ADN Político) - Que todos los mexicanos tengan las mismas oportunidades de desarrollo social es una de las metas del gobierno de Andrés Manuel López Obrador y, para alcanzarla, plantea que el centro de operaciones de la futura Secretaría de Bienestar —actualmente Sedesol— se establezca en Oaxaca, insignia de la marginación porque ahí se ubica el municipio más pobre del país.

En Santos Reyes Yucuná, un municipio de la zona mixteca al noroeste del estado con poco menos de 1,400 habitantes, el 99.9% de la población vive en pobreza extrema: "disponen de un ingreso tan bajo que, aun si lo dedicasen por completo a la adquisición de alimentos, no podrían adquirir los nutrientes necesarios para tener una vida sana", define el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Según ha dicho el presidente electo, María Luisa Albores, propuesta como futura titular de la Secretaría del Bienestar, recorrerá personalmente las localidades más marginadas para conocer sus necesidades y ahí concentrar las atenciones.

El panorama que encontrará en el estado donde instalará su oficina a partir de diciembre no es alentador. Solo en la última década, la proporción de oaxaqueños en condiciones marginales pasó del 61.8 a 70.4% y de los 18 municipios con más del 75% de su población en pobreza extrema, 11 están en Oaxaca.

Recomendamos: Solo 10% de los programas sociales funciona en México, según un reporte de Gesoc

Santos Reyes Yucuná es la muestra de que los programas sociales en el país no han cumplido sus objetivos, pues a pesar de que sus habitantes son beneficiarios de Prospera, viven en la pobreza desde... siempre.

Publicidad

Un estado que apuesta poco en combatir la pobreza

Independientemente del presupuesto que el gobierno federal destina cada año a combatir la marginación en los estados, las autoridades locales hacen lo propio, algunos más que otros.

Así se demuestra en el Índice de Desempeño de los Programas Públicos Federales (Indep) 2017, elaborado por la organización Gestión Social y Cooperación (Gesoc).

Hay entidades donde se implementan hasta 50 programas adicionales a través de diversas secretarías para reducir los índices de pobreza. En Oaxaca, las secretarías de Desarrollo Social y Finanzas operan cuatro, enfocados a personas de escasos recursos y cuyo presupuesto anual asciende aproximadamente a 5.1 millones de pesos.

Sin embargo, la evaluación de Gesoc considera que faltan mayores recursos para esos programas y señala que, por la falta de presupuesto e indicadores, se desconoce si los recursos realmente se han destinado a los objetivos para los que se crearon.

No obstante, el reto del nuevo gobierno es mucho más que aumentar el presupuesto y las políticas de combate a la pobreza. Las cifras de Coneval demuestran que aumentar programas y, por ende, el presupuesto tampoco ha funcionado en México: en lugar de disminuir, la población en situación de pobreza pasó de 49.5 millones en 2008 a 53.4 millones en 2016, mientras que el presupuesto para esas políticas creció de 72,000 a 895,000 millones de pesos entre 2004 y 2018.

¿Cuál es el plan de trabajo?

María Luisa Albores González no ha detallado las acciones que implementará, pero en diversas entrevistas ha dicho que la prioridad serán los adultos mayores , a quienes se planea entrar una pensión mensual de 1,245 pesos a partir de enero de 2019.

En general, Albores González ha planteado empezar a trabajar desde el primer día de gobierno desde Oaxaca, con la meta de reducir la brecha de desigualdad social —tampoco ha manejado cifras— al término de la administración de López Obrador.

Aquí algunos de los puntos definidos:

-Realizar cambios estructurales que incluyen el cambio de nombre de la dependencia (de Secretaría de Desarrollo Social a Secretaría del Bienestar).

-Revisar los 18 programas con los que opera la Sedesol, incluido Prospera, para definir si continúan o no.

-Aumentar de dos a tres el número de subsecretarías.

-Implementar tres ejes de trabajo:

1. Crear y aplicar programas sociales como las pensiones a adultos mayores y apoyos a personas en situación de marginación.
2. Poner en marcha el plan de reforestación en el sur del país.
3. Atención en el desarrollo de pueblos indígenas.

Publicidad
Publicidad