Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La CEDH y el gobierno del ‘Bronco’ chocan por la situación de los penales en NL

La Comisión Estatal de Derechos Humanos señaló que en las cárceles locales existen problemas como hacinamiento y explotación laboral. El gobierno rechazó que los reos sean explotados.
jue 12 diciembre 2019 01:49 PM
Penal de Topo Chico
Este año, el gobierno estatal cerró el penal de Topo Chico, señalado por sus deficiencias y por los hechos de violencia que ocurrieron ahí en los últimos años.

MONTERREY, Nuevo León.— La Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) y el gobierno de Nuevo León se confrontaron esta semana por la situación de los penales de la entidad y, en particular, por las condiciones de los reos que realizan algún trabajo en ellos.

Sofía Velasco Becerra, titular de la CEDH, señaló que los internos sufren de explotación laboral, pues trabajan más horas del límite establecido en la ley y no reciben las prestaciones debidas. En las cárceles, los presos pueden llevar a cabo algunos trabajos, principalmente de manufactura, como parte del proceso para concretar su reinserción social.

Publicidad

Durante la presentación del Diagnóstico de la situación penitenciaria de Nuevo León 2018-2019, Velasco aseguró que en los penales de Apodaca y de Cadereyta, los reos realizan labores para distintas empresas con turnos de hasta 10 horas diarias, a pesar de que la Ley Federal del Trabajo señala que las jornadas podrán durar un máximo de ocho horas al día. Además, no están dados de alta en algún servicio médico.

“Se constató que muy pocas personas privadas de la libertad realizaban actividades escolares, y que no todas las que trabajaban contaban con las prestaciones que establece la Ley Federal del Trabajo y la Ley Nacional de Ejecución Penal, pues no recibían aguinaldo”, dijo la funcionaria.

El diagnóstico de la CEDH también advierte de hacinamiento en las celdas de los dos penales revisados, carencia de personal especializado y falta de técnicos que garanticen el derecho a la vida, a la salud, a la seguridad, al trabajo, a la educación, al deporte y a la reinserción social de los reclusos.

Según la comisión, la capacidad penitenciaria de Nuevo León es de 8,527 internos y la población privada de la libertad es de 6,634, lo que representa una ocupación de casi 78%.

Lee: El gobierno de Nuevo León hará visitas guiadas al cerrado penal de Topo Chico

Publicidad

Tras la difusión del diagnóstico, el gobierno de Jaime Rodríguez Calderón, ‘el Bronco’, negó que dentro de los penales haya violaciones a los derechos de los presos.

El secretario de Gobierno, Manuel González, rechazó que en las cárceles haya explotación laboral. El funcionario aseguró ante medios que las personas privadas de la libertad llegan a acuerdos con las empresas y que ellas mismas deciden cuántas horas trabajan.

“Nada de eso existe. No sé cuál haya sido la intención de ese visitador (de la CEDH) que hizo esos reportes. Hay internos que trabajan tres horas, otros cinco, otros trabajan ocho, pero depende de la decisión de cada uno de ellos, del tiempo que quieran trabajar”, dijo González.

Eduardo Guerrero Durán, asesor del gobierno estatal en políticas penitenciarias, señaló que las autoridades reforzarán la infraestructura médica al interior de los penales, para que los internos no deban salir a atenderse en hospitales.

La situación de los penales de Nuevo León continuamente es foco de atención, debido a hechos de violencia como los que ocurrían en el penal de Topo Chico, cerrado por la administración de Rodríguez Calderón este mismo año.

Publicidad
¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad