Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#Crónica | Ifigenia sonriente y opositores hacen "cus-cus"

La entrega de la Medalla Belisario Domínguez se realizó sin la asistencia del presidente López Obrador, lo que no evitó que el PAN le mandara sus “saludos”.
jue 07 octubre 2021 07:26 PM
Ifigenia Martínez recibe la Belisario Domínguez.

En Sesión Solemne, el Senado entregó la presea Belisario Domínguez edición 2021 sin pancartas, gritos, ni estridencias. Sin el presidente Andrés Manuel López Obrador como testigo, para evitar críticas opositoras. Pero éstas estuvieron presentes, casi imperceptibles, sin aspavientos.

Aunque la atención estuvo centrada en el reconocimiento a la economista Ifigenia Martínez, antes de ese momento, el más sonriente, hubo expresiones de crítica por la entrega de la Belisario Domínguez en la vieja Casona de Xicoténcatl.

Publicidad

El primer episodio

Desde su cama de hospital por un accidente automovilístico anoche, el cuestionamiento de la senadora Beatriz Paredes Rangel, del PRI, se hizo presente. La exembajadora redactó el discurso sobre uno de los laureados, Manuel Velasco Suárez, pero encargó su lectura a la legisladora panista Josefina Vázquez Mota.

El homenaje fue post mortem al “padre de la bioética en México”, pero ambas opositoras hablaron también por los vivos.

“¿Qué diría?, con ese don de gentes, con ese valor civil que lo caracterizaba, ¿qué diría el doctor Velasco Suárez ante la crisis de adquisición de medicamentos por las que atraviesa el sistema de salud pública mexicana?”.

Seguramente, se contestaron en el discurso, “hubiera convocado a realizar con objetividad las circunstancias, los problemas y a tomar las medidas inmediatas pertinentes para no dejar al pueblo mexicano sin medicamentos en las diversas instituciones de salud del país”.

Serio, el secretario de Gobernación, Adán Augusto López, en representación del presidente López Obrador, no acusó de recibo por las críticas desde la tribuna.

Pero así como fue señalado, el sistema de salud también fue homenajeado con la Medalla Belisario Domínguez, pero en su edición 2020, por la labor de médicos, enfermeras y personal sanitario en contra del COVID 19.

Esa medalla que por la pandemia no fue entregada el año pasado, quedó en resguardo de la mesa directiva del Senado, en espera de mejores tiempos para su entrega.

En tanto, Ifigenia saludaba con la mirada y sonreía.

Publicidad

El segundo episodio

La anunciada ausencia del presidente López Obrador no impidió que el primer mandatario estuviera presente en la sesión, pues fue tema de cotilleo unos en su defensa, otros ofendidos por el “plantón”.

Fue la senadora Ifigenia Martínez, acreedora principal de la presea Belisario Domínguez, por su edición 2021, quien lo hizo presente con su discurso. Primero, de forma indirecta, cuando pidió a todos los actores políticos a retomar la “madurez institucional” y también cuando urgió a respeto a la división de poderes “sin amenazas ni presiones”.

Después, en forma directa, cuando agradeció la carta que le mandó el presidente para disculparse por su inasistencia, lo que suscitó aplausos en el salón.

El momento sirvió para que las cámaras que transmitían la señal captaran una expresión de la panista Xóchitl Gálvez; apenas bastaron unos segundos para ver un ademán, casi sin moverse desde su escaño: apretaba la mano de afuera hacia adentro con la palma hacia arriba: “le dio cus-cus”, se interpretó después en las redes.

Ifigenia Martínez no se percató del momento, siguió con su discurso; siguió sonriendo.

Publicidad

El tercer episodio

Terminó el discurso, Ifigenia Martínez saludó a todos: políticos y políticas del gobierno federal, de la oposición y de Morena; saludó a algunos invitados de honor; saludó a legisladores de su generación como Porfirio Muñoz Ledo (infaltable); legisladores de las nuevas generaciones, al gobernador chipaneco Rutilio Escandón.

Luego salió del salón de plenos para dirigirse al muro donde quedó inscrito su nombre en forma permanente en la Casona de Xicoténcatl: Maestra Ifigenia Martínez Hernández.

Ifigenia no dejó de sonreír.

Publicidad
Publicidad