Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La Ley de Cultura Cívica de la CDMX está en un ‘impasse’. Esta es la razón

La norma fue aprobada el 16 de mayo por el Congreso local, pero el gobierno no la ha publicado porque tiene observaciones sobre artículos relativos a la prostitución y a los tocamientos "lascivos".
CDMX
Convivencia entre chilangos. La norma busca sustituir a la Ley de Cultura Cívica que tenía el entonces Distrito Federal.

CIUDAD DE MÉXICO (ADNPolítico).- A pesar de que se aprobó hace más de una semana, la nueva Ley de Cultura Cívica de la Ciudad de México no ha visto la luz. ¿El motivo? La jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, la devolvió al Congreso local con observaciones, pues considera que dos artículos son contrarios a la Constitución capitalina y resultan confusos.

Aquí explicamos el conflicto.

¿Cuál es la controversia?

El 16 de mayo, el Congreso capitalino aprobó la nueva norma, que busca reemplazar a la que había para el Distrito Federal. Entre otras cosas, el documento establece las reglas para actuar con civismo en la CDMX y qué conductas constituyen una falta perjudicial a la convivencia en común.

De parte del gobierno de Sheinbaum, los artículos con observaciones son el 26 y el 27.

Publicidad

¿Qué hay con el artículo 27?

De los puntos observados por el gobierno, el que más polémica ha generado es el relativo al artículo 27, fracción VI, el cual señala: “Son infracciones contra la tranquilidad de las personas (...) invitar a la prostitución o ejercerla, así como solicitar dicho servicio. En todo caso solo procederá la presentación de la persona probable infractora cuando exista queja vecinal o de la alcaldía”.

Para esta conducta, la ley contempla una sanción económica de 11 a 40 Unidades de Medida, es decir, de 929.39 pesos a 3,379.60 pesos, o bien, arresto de 13 a 24 horas o trabajo comunitario de seis a 12 horas.

Al respecto, el gobierno de Sheinbaum sostiene que esto es contrario a los derechos establecidos en la Constitución local.

“El trabajo sexual es un fenómeno social de gran complejidad que posee un abanico amplio de prácticas, por lo que se debe buscar innovar en cuanto a su regulación jurídica y no solo pretender sancionarlo o reprimirlo”, se lee en el documento que la administración capitalina envió a los legisladores.

La Jefatura de Gobierno llama a no calificar el trabajo sexual desde una perspectiva moral —debido a que se ejerce en condiciones desfavorables como discriminación, violencia, inseguridad y abuso—, y exhorta a los legisladores a suprimir esa fracción del artículo 27.

Lee: La CDMX tendrá un cuerpo de abogadas que ayudarán a las mujeres a denunciar

¿Y qué hay del artículo 26?

El otro artículo observado es el 26, fracción X, el cual señala: “Son infracciones contra la dignidad de las personas (...) realizar tocamientos en su propia persona con intención lasciva; así como la exhibición de órganos sexuales, frente a otras personas”. Para esta conducta se contemplan las mismas sanciones que en el caso anterior.

Acerca de este asunto, el gobierno local considera que el punto es confuso y difícil de aplicar, pues la frase “tocamientos en la propia persona con intención lasciva” queda abierta a interpretación.

“Aunque se entiende la buena intención de ese Honorable Congreso al incluir la fracción que se comenta para evitar molestias y agresiones hacia otras personas, se estima que la redacción de la misma es confusa, difícil de aplicar, además de que puede reprimir y criminalizar conductas más allá de las deseadas”, dice la administración capitalina, que llama a evaluar si este aspecto debe quedar en la norma o, cuando menos, a redactarlo de manera más clara.

Lee: En 2 años, solo se presentaron 2 denuncias por acoso a mujeres en la CDMX

¿Qué han dicho otras instancias?

Sobre el artículo 27, el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación (Copred) y algunos activistas, como Marta Lamas, han señalado que la fracción observada es contraria a los derechos consagrados tanto en la Constitución federal como en la local, pues criminaliza y estigmatiza a las personas trabajadoras sexuales. También han argumentado que es contraria al principio de progresividad de los derechos humanos.

¿Qué va a pasar ahora?

El oficio del gobierno llega cuando solo quedan unos días hábiles para que termine el actual periodo de sesiones del Congreso local, por lo que no está claro cuándo se discutirá el asunto.

Hay dos escenarios: 1) Que los diputados insistan en dejar los artículos como están, lo que necesitaría ser avalado por dos terceras partes de los legisladores presentes y haría que el proyecto sea ley. 2) Que el Legislativo corrija el texto y lo envíe nuevamente a Sheinbaum para que publique la Ley de Cultura Cívica en la Gaceta Oficial.

¿Qué otros puntos incluye la ley?

La legislación aprobada introduce al marco legal capitalino el trabajo comunitario como forma de pagar por una falta cívica. Las opciones para realizarlo serían hacer servicios de limpieza, pintura, conservación, restauración de centros públicos o impartir pláticas. El infractor tendría que cumplir con el trabajo comunitario en la demarcación donde haya violado la ley.

Además, la norma incluye otros puntos que han generado polémica, aunque no recibieron observaciones por parte del gobierno. Por ejemplo, contempla sancionar los piropos con multas de entre 900 y 3,000 pesos.

Igualmente, crea el marco legal para la operación de las llamadas fotocívicas, es decir, las sanciones con las que esta administración reemplazó las fotomultas de tránsito impuestas en la gestión de Miguel Ángel Mancera (2012-2018).

Recomendamos: El ABC del nuevo reglamento de tránsito de la CDMX

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Hubo un error, por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad