"Hemos podido domar la epidemia" de COVID-19, dice López Obrador

El presidente aseguró que gracias al cumplimiento de las medidas de distanciamiento, no se han desbordado hospitales.
El mandatario insistió con que los programas sociales se va a reactivar más rápido la economía.

El presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que, hasta el momento, no hay un desbordamiento de casos de COVID-19 en los hospitales, porque “se ha podido domar la epidemia”, aunque las autoridades de Salud estiman que el pico más alto se dé en la segunda semana de mayo, entre el 8 y 10.

En un mensaje emitido por redes sociales, el mandatario celebró que haya una disponibilidad de 70% de camas de terapia intensiva para los pacientes graves con COVID-19 y que, gracias a que el crecimiento de la epidemia ha sido “horizontal”, México se ha podido preparar “muy bien” con ventiladores y especialistas.

Publicidad

"O sea, vamos bien, porque se ha podido domar la epidemia, en vez de que se disparara, como ha sucedido desgraciadamente en otras partes", dijo este domingo, cuando el número de casos se ha duplicado en la última semana.

De acuerdo con la Secretaría de Salud, van 13,842 contagiados y 1,305 fallecimientos, siendo la Ciudad de México, la que concentra mayor cantidad de casos y muertes.

Ante eso, la jefa de gobierno capitalino, Claudia Sheinbaum, advirtió que los casos aumentarán esta semana y que los pacientes intubados, es decir que están graves y requieren cuidados intensivos y ventiladores, se triplicaron en 14 días.

Por su parte, el Ejecutivo agradeció a los ciudadanos por estar cumpliendo las medidas de Sana Distancia “al pie de la letra”.

"Agradeciendo a la gente porque se siguen cumpliendo las medidas al pie de la letra y nos han ayudado mucho, por eso no tenemos un desbordamiento, no se saturan los hospitales. Les puedo informar que tenemos una disponibilidad de hasta 70% de camas, de terapia intensiva con ventiladores, con especialistas", mencionó.

Promete apoyos a viviendas

Por otra parte, el presidente anunció apoyos para viviendas, las cuales aseguró “no serán créditos”, para beneficiar entre 60,000 y 70,000 personas para el mejoramiento, ampliación o compra de viviendas.

Las ayudas, señaló, servirán por ejemplo si las familias ya crecieron y tienen que hacer una habitación o dos más, o un baño, en el mismo espacio. Pero también para adquirir vivienda en colonias marginadas.

El mandatario también señaló que se va a ampliar el programa de "intervenciones", a cargo de la Secretaría de Desarrollo Territorial y Urbano (Sedatu) en colonias populares en 50 municipios, a fin de contribuir a la reactivación económica y la generación de empleos.

Este programa consiste en la introducción de agua, drenaje, pavimento y alumbrado público para mejorar los espacios urbanos, lo que va a servir para reactivar la economía con la industria de la construcción y crear empleos.

“Se hacen las obras, se da empleo y se reactiva pronto la economía. Va aplicarse en 50 municipios del país, ya se hizo una selección de acuerdo con los municipios más necesitados de acuerdo con las zonas periféricas de las ciudades que carecen de servicios públicos, de acuerdo también con los que están siendo más afectados por el coronavirus", expuso.

En ese sentido, la directora general de la Conagua, Blanca Jiménez Cisneros, señaló que la dependencia trabaja las 24 horas para que los hospitales COVID-19 y las comunidades más vulnerables cuenten con agua segura durante la contingencia.

En materia de atención a zonas vulnerables urbanas y rurales, la Conagua junto con la Secretaría de Salud trabajan para garantizar que quienes no cuentan con un acceso seguro a agua potable, lo tengan.

Ente las medidas están:

  • Inventario de 2,665 pipas de Conagua, de las secretarías de la Defensa Nacional y de Marina, así como de gobiernos estatales, para abastecer de agua potable a comunidades vulnerables. Adicionalmente, la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción ha puesto a disposición de Conagua 104 pipas adicionales para su uso durante la actual contingencia.
  • Suministro de 82.1 millones de litros de agua en pipa, en beneficio de 139,000 habitantes de siete entidades.
  • Suministro de 43 millones de litros de agua con bombas, en beneficio de 44,700 habitantes de Sinaloa y Tamaulipas.
  • Supervisión del caudal de entrega y de la concentración de cloro en el agua abastecida a la Zona Metropolitana del Valle de México.
  • Estudio de mercado del precio de las pipas en el sector privado y reporte de precios irregulares a Profeco.
  • Elaboración de un manual de desinfección no convencional para atender comunidades indígenas y periurbanas, que se tradujo a nueve lenguas indígenas y se distribuye con apoyo de la Secretaría de Bienestar. Además, se están suministrando reactivos y equipos para desinfección.
  • Financiamiento de acciones para incrementar el abasto y el saneamiento en zonas de atención prioritaria.