Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

CRÓNICA| 'Siempre nos quedará Estados Unidos'

Aunque lo ojos de gran parte del país estuvieron puestos en Tijuana, en la ciudad fronteriza la gente no se vio tan entusiasmada y siguió su vida cotidiana, otros aprovecharon para protestar.
Pre-Debate

Viva México

En Tijuana, Baja California, se realiza el segundo debate presidencial.
CUARTOSCURO/OMAR MARTÍNEZ
Pre-Debate

Seguridad

Un operativo de seguridad se desplegó en Tijuana para salvaguardar la seguridad del debate.
CUARTOSCURO/OMAR MARTÍNEZ
Pre-Debate

Elementos

La Policía Federal y Municipal de Tijuana resguardan la Universidad Autónoma de Baja California.
Notimex/Arturo Monroy
Pre-Debate

Dólar

La cotización del billete verde en casas de cambio de la ciudad fronteriza se vende en 18.35 pesos y se compra en 18.70.
CUARTOSCURO/OMAR MARTÍNEZ
Pre-Debate

A primera hora

Desde temprano patrullas realizaron recorridos por Tijuana para resguardar la sede del debate.
Notimex/Artuo monroy
Pre-Debate

Candidato

José Antonio Meade acudió a misa en Tijuana.
Notimex

En Tijuana, inicia la patria o termina, depende que dónde se vea.

Los ojos de México miraban —como lo dijo el consejero electoral Benito Nacif—, con atención el segundo debate presidencial. Los nombres de los candidatos fueron trending topic anoche tras su cita en la Universidad Autónoma de Baja California para e l segundo debate organizado por el Instituto Nacional electoral (INE ).

En los alrededores de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) hubo manifestaciones en apoyo de los candidatos. Todos juntos. Sin atacarse. Así lo explica José Luis Bañuelos, un automovilista de Uber quien todos los días recorre Tijuana: “Aquí la gente no le interesa la política. Si queda el PAN o el PRI les vale. Porque en la frontera si no estás a gusto, agarras y te vas a Estados Unidos. Y ya”.

Te puede interesar: #EnFotos: Los momentos y los detalles del segundo debate

En Tijuana no se sabe si ya acabó Estados Unidos o apenas va a empezar. En las tiendas de Avenida Revolución venden vasos tequileros con el logotipo de los Cowboys de Dallas y sarapes de Green Bay.

En la tarde del debate no había tanto interés en ver la contienda. Aquí el mayor interés es perseguir los dólares que traen los estadounidenses que se toman fotos con los burro-cebras o jóvenes que cruzan la frontera para beber legalmente, como lo hacía Al Capone en esta misma ciudad de la que traficaba el tequila en años de la prohibición alcohólica.

Publicidad

En Avenida Universidad llegaron de Mexicali un grupo de seguidores de Morena que armaron sus banderas y las comenzaron a agitar. Los cláxones los apoyaban. Ahí se arrimó Martín Macías Hernández, activista zacatecano conocido como “Martín Pueblo” y montó su personaje, un hombre que representa a todos los mexicanos y viste con harapos.

“Yo soy un luchador social solitario. Llevo ya 14 años en la lucha social. Manifestándose públicamente, mostrándole a la sociedad está imagen”. “Martín Pueblo” extiende sus brazos y enseña sus ropas todas rotas.

En el mismo sitio está Miguel Mendoza, dice que fue encarcelado dos veces por "policías corruptos" que nunca le dieron la cara cuando lo llevaron a la cárcel. Apoya a Morena y grita a todo pulmón.

“No los odio a todos”, dice el hombre a los policías mientras les agita la bandera de Morena. “No los odio a todos. Nomás de a uno por uno”.

Te puede interesar: Round2: Anaya se engancha en ataques con López Obrador y Meade

Uno a uno llegaron los candidatos a la cita en la universidad para enfrentarse a un formato inédito del debate, con ciudadanos haciendo preguntas y un modelo a "lo gringo" de twon hall donde las descalificaciones fueron las protagonistas.

Acabó el debate y pasaron los candidatos. De menos a más palabras, Ricardo Anaya solo dijo “ganamos” y se fue. José Antonio Meade celebró el encuentro y se dijo ganador, Andrés Manuel López Obrador señaló que se sintió a gusto y enseñó la cartera que dijo “a pesar de todo, aquí está”; luego salió “El Bronco” y habló de todo, de su caballo, que no ha llevado a su esposa al cine, que es el único norteño, que nadie lo cuestiona porque no es corrupto y criticó hasta el formato del debate… ah, pero eso sí, aseguró que se la pasó muy a gusto viendo el pleito.

Todos los ojos estuvieron puestos en Tijuana, pero a eso están acostumbrados los tijuanenses. A eso y a que les pregunten si aquí empieza o termina la nación, cosa que no les importa, porque como dice José Luis Bañuelos mientras rodea las calles bloqueadas por el operativo por el debate, “siempre nos quedará Estados Unidos”.

¿QUIERES MÁS NOTICIAS COMO ESTA?
Mantente informado del acontecer político en México y el mundo

Publicidad
Publicidad