Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

5.1 billones de pesos: el costo de la violencia en México en 2018

El impacto económico de la violencia en México en 2018, fue cinco veces mayor que el salario mensual promedio de un trabajador, de acuerdo al informe del Instituto para la Economía y la Paz (IEP).
mar 09 abril 2019 02:19 PM
Asesinato-1.jpg
Violencia. En 2018 la tasa de homicidios en México se elevó en 14%, alcanzado "niveles históricamente altos”.

CIUDAD DE MÉXICO (ADNPolítico).- El 2018 fue considerado el año más violento en la historia moderna de México, con un impacto económico en el país de 5.16 billones de pesos y un nivel de paz que cayó a 4.9%.

De acuerdo con el Índice de Paz Global –presentado este martes por el Instituto para la Economía y la Paz (IEP)– el costo de la violencia se elevó 10% en 2018, lo que a su vez equivale al 24% del PIB.

En específico, el impacto económico de la violencia en 2018 fue cinco veces mayor que el salario mensual promedio de un trabajador mexicano, según los hallazgos del informe.

La violencia y el miedo a la violencia producen importantes trastornos económicos.
Instituto para la Economía y la Paz.

¿La razón? Los incidentes violentos generan costos por daños a la propiedad, lesiones físicas o trauma psicológico. Mientras que el miedo a la violencia altera el comportamiento de la economía, sobre todo al cambiar los modelos de inversión y consumo, pero también al desviar los recursos públicos y privados de las actividades productivas y dirigirlos a medidas de protección.

El Índice detalla que el indicador que más contribuyó al impacto económico de la violencia en México fue el de homicidio (2.63 billones de pesos); seguido de violación robo y asaltos (1.6 bdp).

Publicidad

Recomendamos: Aumentan homicidios en el primer bimestre de 2019

Pocos recursos al sistema judicial

Pese a los elevados índices de violencia, México gasta solo el 0.81% de su PIB en seguridad interna y en su sistema judicial. Esto es la mitad del promedio establecido por la OCDE, lo que nos coloca en el nivel más bajo de los 33 países miembros de la organización.

Aunado a esto, destaca el Índice de Paz, solo en 7% de los delitos se abrieron carpetas de investigación en 2017 y menos del 3% terminó en una sentencia, lo que arrojó una tasa de impunidad del 97%.

Actualmente, México tiene un promedio de 3.5 jueces y magistrados por cada 100,000 habitantes –muy por debajo del promedio global de 16– y 110 oficiales de seguridad pública por el mismo número de ciudadanos (menos de la mitad del promedio del resto de América Latina).

El déficit de jueces se traduce en que menos casos vayan a los tribunales y contribuye a que haya bajas tasas de condenas".

También puedes leer: Moody's advierte sobre el incremento de la violencia en México

Otro factor que no contribuye al sistema judicial mexicano es que sigue enfrentando altos índices de corrupción. Según el IEP, en 2018 casi 70% de los ciudadanos creían que los jueces eran corruptos, y más de 65% tenían la percepción de que en el Ministerio Público había corrupción.

Este panorama se agudiza en los estados que experimentan los niveles más altos de violencia, pues no necesariamente reciben más financiamiento per cápita destinado a seguridad interna.

Los estados menos pacíficos

Aunque el nivel de paz en México durante 2018, mejoró en 10 estados, 22 sufrieron deterioro. La razón principal, refiere el informe, fue el recrudecimiento de la tasa de homicidios, que se elevó en 14% alcanzado "niveles históricamente altos”.

En el Índice de Paz 2019, Yucatán volvió a colocarse como el estado más pacífico de México, seguido de Campeche, Tlaxcala, Chiapas e Hidalgo, aún cuando el año pasado registraron un incremento en sus tasas de homicidios.

Mapa de la paz
Mapa de la paz. Yucatán es, por segundo año, el estado más pacífico de México; mientras que Baja California experimenta los niveles más altos de violencia.

Mientras que, por primera vez, Baja California se ubicó como el estado menos pacífico de México; seguido de Guerrero, Colima, Quintana Roo y Chihuahua.

En 2018, Baja California –que en junio próximo renovara gubernatura– presentó las tasas más altas en crímenes de la delincuencia organizada y homicidios, por lo que su deterioro de paz aumentó 33%.

El informe concluye que se requieren estrategias mucho más amplias para construir la paz, que atiendan tanto las causas como los síntomas de la ilegalidad.

También puedes leer: En 2018, CDMX tuvo la tasa de homicidios más alta desde que se tiene registro

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad