Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

‘Semilibertad’ en medio del Pacífico: Así era la vida en Islas Marías

La vida en el complejo penitenciario Islas Marías terminó su ciclo el pasado 8 de marzo. Este es un retrato del día a día de sus internos y de sus trabajadores.

ISLAS MARÍAS, Nayarit (ADNPolítico) - ¿Cuándo fue la última vez que estuviste sin celular o tuviste que bañarte con agua fría porque se terminó el gas? Así era la vida diaria en el excomplejo penitenciario Islas Marías, que ahora se convertirá en un centro para la educación ambiental y cultural dirigido a jóvenes y niños.

Todos los días, mientras funcionó como una cárcel con un esquema de ‘semilibertad’ en sus cuatro complejos carcelarios –repartidos en más de 270 kilómetros de superficie—, el sonido de una trompeta anunció a su población el inicio de la jornada.

Te recomendamos: Las Islas Marías se despide como penal con honores y dudas sobre el futuro

Por los pasillos del Centro Federal de Rehabilitación Social (Cefereso) Morelos, que contaba con la población más extensa del complejo, este instrumento sonaba a las 5:00 horas y avisaba a los internos que era hora de levantarse. Posteriormente, una ducha con agua fría terminaba por despertarlos.

Hora de trabajar...

Publicidad

A esa hora, relata Víctor Manuel Hernández Tapia, uno de los custodios, llegaba el primero de seis pases de lista que se realizaban de manera cotidiana en cada uno de los penales del complejo. Esto servía para mantener informada a la dirección del penal sobre la presencia física, tanto de los internos, como de quienes se encargaban de resguardarlos.

A las 6:00 horas, la población del penal recibía la primera de tres comidas en alguno de los comedores cuya concesión estaba a cargo de la empresa La Cosmopolitana, la misma que ha sido señalada por monopolizar el servicio de alimentación en las prisiones mexicanas.

Luego iniciaba el trabajo. Entre los reos había quienes realizaban tareas para el mantenimiento de la prisión, mientras que otros hacían labores en talleres de carpintería o en la granja camaronera que operaba a un costado de la laguna salinera, aquella en la que alguna vez hubo presos que llevaron a cabo trabajos forzados.

#ClipADN | Islas Marías, de cárcel a centro cultural

En la actualidad, la situación era distinta, quienes trabajaban en la granja camaronera recibían el salario mínimo por alimentar a los crustáceos y verificar las condiciones durante los tres turnos en los que operaban.

Otra opción para los internos era capacitarse en la Casa Telmex, un centro en el que podían recibir un curso de 12 módulos orientado al manejo de herramientas digitales que también podían tomar los integrantes de su familia. Sin embargo, con el paso del huracán Willa, este centro quedó inhabilitado.

Hacia la noche, terminada la jornada, algunos internos regresaban a sus habitaciones, una especie de casitas de block pintadas de blanco con techos de teja y camas de cemento con un baño sin puerta, las cuales compartían con varias personas.

En las últimas fechas eran pocos los dormitorios ocupados, pues aunque el complejo tenía capacidad para más de 5,000 internos, apenas era ocupado por unos 600 internos, muy pocos con sus familias.

Todo esto llegó a su fin con el último pase de lista del pasado 8 de marzo. Los reos, ahora están a 776 kilómetros de la isla en un penal tradicional, donde las reglas han cambiado, al igual que el futuro de las Islas Marías.

#EnFotos: Las Islas Marías dejan atrás su etapa como cárcel y abren sus puertas

El lugar con "muros de agua"

El lugar con "muros de agua"

El actual gobierno de México anunció que cerraría las Islas Marías como prisión para convertir el lugar, en junio próximo, en un centro para la educación en torno al ambiente y la cultura.
Presidencia
En medio del océano

En medio del océano

En el siglo XX, el lugar inspiró al escritor José Revueltas para escribir la novela 'Los muros de agua'.
Dennys Rodríguez / ADNPolítico
Colonia penal

Colonia penal

Aunque en sus inicios era una de las prisiones más crueles e inhumanas, en los últimos años se transformó en un centro de readaptación donde las personas privadas de la libertad vivían en una especie de colonias.
Presidencia
Complejo penal

Complejo penal

Las Islas Marías albergaban cuatro complejos: Morelos, Bugambilias, Aserradero y Laguna del Toro, un penal de máxima seguridad.
Presidencia
Cambio de vida

Cambio de vida

El cierre tendrá impacto en la vida de al menos 450 empleados del Órgano Administrativo Desconcentrado de Readaptación Social.
Presidencia
Semarnat en las Islas

Semarnat en las Islas

Se tiene previsto que el nuevo centro opere en junio de este año ya bajo la administración de la Secretaría de Medio Ambiente, que se encargará además de la preservación de las islas.
Dennys Rodríguez / ADNPolítico
Visita a las Islas Marías

Visita a las Islas Marías

Esta es la primera vez que el gobierno de México abre completamente las puertas del centro penitenciario más antiguo del país a la prensa.
Presidencia

Dos meses en medio del mar; 15 días en casa

La vida no era muy distinta para los más de 400 trabajadores que aún laboran en el complejo penitenciario, quienes residían en la zona habitacional de Balleto, ubicada en la entrada de la Isla que recibe a sus visitantes con un mural dedicado al fallecido Nelson Mandela, quien antes de convertirse en presidente de Sudáfrica pasó 18 años recluido en una isla.

Como parte del Órgano Administrativo Desconcentrado de los Centros de Readaptación Federal, los trabajadores administrativos de Islas Marías pasaban dos meses en la isla completamente desconectados: no había posibilidad de ingresar teléfonos celulares y tampoco había señal para comunicarse a través de estos dispositivos.

Lo único a lo que tenían acceso, según cuentan algunas extrabajadoras, era a llamadas cuyo tiempo estaba limitado. También podían acceder a Internet, pero los daños por Willa dejaron algunos equipos inservibles.

La vida en la isla, recuerdan, era tranquila, se habían adaptado al sonido del mar, a su calma y a vivir entre los internos que lo mismo podían encontrar en los talleres, que en las inmediaciones de los Ceferesos.

Algunas veces, había tiempo para eventos: lo mismo se organizaban festivales que carnavales. El maestro Jorge Correa era el encargado de las obras de teatro, algunas enfocadas a concientizar a los internos sobre el abuso en el consumo de drogas. Pero también, bajo el mando de la maestra Rosita, lo internos montaron El hombre de la Mancha y varias obras más.

Cumplidos los dos meses, los funcionarios salían de la isla hacia sus casas donde permanecían durante 15 días. Con el cambio decretado por el gobierno, la duda sobre su retorno a la isla ha hecho que varios inicien su mudanza, lo mismo cargan con cobijas y pantallas que con sus antenas de Sky.

Te puede interesar: El cierre del penal de las Islas Marías enmarca los 100 días de AMLO

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Hubo un error, por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad