Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Muchos de quienes nos han gobernado piensan como conquistadores: Patricio

En entrevista –con motivo de su más reciente libro–, el monero Patricio habla de cómo percibe la Cuarta Transformación y cuál debe ser la labor de la prensa ante al poder.
Patricio Monero
Monero. Patricio opina que la crítica al poder no necesariamente implica, se centra o es exclusiva de la crítica al presidente.

CIUDAD DE MÉXICO (ADNPolítico).– Patricio Ortiz González o Patricio, como es mejor conocido este monero integrante de la familia de los Chamucos, ha empleado a sus famosos e irreverentes monos en una nueva encomienda, alejada del humor político y centrada en comunicar información de otra índole, al mero estilo de uno de sus maestros, el fallecido Doctor Rius Frius, Eduardo del Río.

Bajo este formato, Partricio publicó el tomo I de su serie México antes de ser México (Grijalbo), un trabajo didáctico que es resultado de una investigación que llevó a cabo para adentrarse en la etapa prehispánica del territorio nacional y explicarla en los mejores términos.

Lee además: Tatiana Clouthier y el “cuarto de guerra” de AMLO (capítulo completo)

En la presentación de su trabajo, el caricaturista veracruzano confiesa cómo le impactó encontrarse en el libro de Carlos Montemayor, Los pueblos indios de México, un pasaje donde se da cuenta de la sorpresa y enojo que le causó a Hernán Cortés la mentalidad de los conquistadores españoles que llegaban al Continente para saquearlo, la cual contravenía con su objetivo de construir una nación.

“Los que llegaban lo único que querían era la rapiña, llevarse el botín y regresarse a España. Y yo encontré esa mentalidad en muchos de quienes nos han gobernador. Por ejemplo, pensé inmediatamente en Javier Duarte”, comentó Patricio en entrevista con ADNPolítico.

“Pareciera que, realmente, quienes nos han gobernado no fueran mexicanos y esa es precisamente la herencia de una mentalidad de conquista, de una mentalidad de alguien que no pertenece a este lugar”, agregó.

Publicidad

Junto a este tema, el cartonista compartió sus apreciaciones sobre la huella que dejará en la historia el gobierno de Enrique Peña Nieto, cómo percibe a la Cuarta Transformación y cuál debe ser la labor de la prensa y los mismos cartonistas frente al poder.

Conoce más: Santiago Nieto y el caso Odebrecht (capítulo completo)

Aquí la entrevista:

-¿Cómo surge la idea de elaborar un texto diferente a lo que has hecho?
Hace unos años decidí que además del cartón político, las historietas del Chamuco, quería hacer algo más perdurable y que tuviera un impacto de otro tipo. Empecé a pensar en tocar otros temas que me interesaban como medio ambiente o historia, y decidí a empezar por este, que es la historia del México indígena. Me di cuenta que no sabía nada al respecto y entonces encontré que ese tema era uno del que había poca información y comencé por ahí, a la manera de Rius: un libro didáctico, que tuviera información y que a la vez que esa información fuera accesible a través del humor y los monitos.

-En la presentación describes cómo la inercia de la mentalidad de la conquista y de los conquistadores aún persiste, ¿cómo es esto?
En la presentación cito un párrafo de un libro de Carlos Montemayor en donde muestra cómo Hernán Cortés estaba sorprendido y enojado por la mentalidad de los conquistadores que llegaban al Continente y pues él quería crear una nueva nación, pero los que llegaban lo único que querían era la rapiña, llevarse el botín y regresarse a España. Yo encontré esa mentalidad en muchos de quienes nos han gobernado. Por ejemplo, pensé inmediatamente en Javier Duarte, quien parecería que no fuese mexicano, como si no viviera aquí, y quien en seis años trató de llevarse todo lo que pudo. Pareciera que, realmente, quienes nos han gobernado no fueran mexicanos y esa es precisamente la herencia de una mentalidad de conquista, de una mentalidad de alguien que no pertenece a este lugar.

- Siguiendo esta idea, ¿cómo será recordado el gobierno de Enrique Peña Nieto?
Yo creo que será recordado, quizá, como el peor presidente que hemos tenido en nuestra historia. Como una verdadera catástrofe porque no nada más fue Peña Nieto, sino todos los que lo acompañaron, entre ellos muchos gobernadores como el que ya mencioné, Javier Duarte, que eran parte de un equipo que se hizo del poder y que pues básicamente se dedicaron seis años a saquear y a destruir todo lo que pudieron.

-¿El gobierno de Andrés Manuel López Obrador es diferente?
Definitivamente es diferente. En muchos sentidos, en la forma; en el fondo, en algunas cosas. En otras, yo creo que vamos a tener que esperar para ver si realmente fueron diferentes o no. Por ejemplo, en el combate a la corrupción, en realmente involucrar al país en una dinámica de democratización y no buscar perpetuarse en el poder como hizo el PRI, pero eso no lo podemos saber. Podemos intuir lo que quieren hacer por algunas decisiones que han tomado, pero no sabemos si realmente eso va a pasar. Creo que pueden hacer cambios realmente importantes, pero definitivamente hay cosas que no me gustan, con las que no estoy de acuerdo y que como periodistas debemos señalar, incluso de manera muy insistente.

Te puede interesar: “El único sistema de justicia que existe en México es criminalizar a la víctima

-¿Cómo definirías el concepto de Cuarta Transformación?
Híjole, como yo no soy militante de Morena ni pertenezco al gobierno pues yo no sé exactamente lo que estén pensando. Ellos hablan de un cambio de régimen y no sé qué sea exactamente lo que entiendan por cambio de régimen. A mí, personalmente, un cambio de régimen quiere decir una verdadera democratización, no la llegada de Morena y que Morena se quede para siempre. Entonces depende de cómo veas las cosas pues lo definirías, pero no sé exactamente qué es lo que ellos entiendan por una Cuarta Transformación.

-¿Qué es lo más caricaturesco que has visto en estos 100 días de gobierno?
Pues hay muchas cosas, todos los días están saliendo cosas. La misma dinámica de las conferencias mañaneras se presta mucho al chacoteo y toda esa dinámica informativa en donde en la mañana avientan un ‘bombazo’ y ya en la tarde se dedican a aguantar las críticas y luego en la noche rectifican o ratifican, todo eso ha creado una dinámica muy particular que se presta mucho al humor.

-¿Cómo debe ser la relación entre la prensa crítica y este gobierno?
Yo creo que debería de ser como debió de ser hace mucho tiempo, una relación institucional donde haya reglas claras para la publicidad oficial y demás, y que mantenga la total independencia de los medios con el gobierno y los gobiernos. Sin embargo, hasta este momento pues todavía no hay claridad para eso, pero creo que así debería de ser.

-¿La caricatura sin crítica mantiene su esencia o en qué se convierte?
Pues no, no mantiene la esencia porque durante décadas vimos a los caricaturistas oficialistas alabando al régimen en turno y pues eso mantiene unos elementos de caricatura, pero no es en realidad caricatura política. Yo creo que parte esencial de la caricatura política es la crítica al poder; ahora, algo muy interesante es que el poder no es necesariamente el gobierno, el poder son muchas cosas, está el poder económico, el poder político, el poder religioso. Entonces, la crítica al poder no necesariamente implica, se centra o es exclusiva de la crítica al presidente o al gobierno en turno, es más amplio que esto.

-¿Consideras que tu estilo personal –de caricaturizar situaciones y no personajes– ha facilitado tu trabajo?
Yo decidí no hacer cartón político, a la manera a la que lo hacen casi todos los cartonistas políticos, porque no me gusta nada. O sea dibujar personajes que me caen gordos, en general políticos o demás, me parece aburridísimo. No digo que esté mal, hay algunos cartonistas –compañeros míos y otros no– que son maravillosos, me parecen muy bien, muy respetables, pero a mi no me gusta hacerlo. Me gusta enfocarme en las situaciones y además buscarle el lado humorístico con personajes chistosos, buscando que las situaciones sean lo más absurdas y divertidas posibles.

-¿Tienes pensando en hacer otros trabajo históricos sobre México aparte de los de esta serie?
Ya estamos trabajando, yo junto con mi esposa, que es investigadora educativa, en una serie de libros sobre medio ambiente, calentamiento global y educación. Debo decirte que además de ser discípulo de Rius en la cosa de los monos, yo soy el único otro caricaturista que como él es vegetariano. Él fue vegetariano y un precursor del vegetarianismo y yo también soy vegetariano desde hace como 20 años. Y en ese libro con el que estamos comenzando va a ser la relación entre alimentación y cambio climático, cómo podemos contribuir al combatir el calentamiento global a partir de algo tan básico como es la alimentación. Entonces la respuesta es sí, definitivamente voy a tocar otros temas.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Hubo un error, por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad